¿Cuántos equipos del fútbol argentino juegan mejor que Defensa y Justicia?

¿Cuántos equipos del fútbol argentino juegan mejor que Defensa y Justicia? ¿Cuántos tienen un estilo de juego tan definido y sostenido más allá de los cambios de nombres y de entrenadores? Muy pocos. Y no hablamos de este presente luminoso, remontémonos al subcampeón de la Superliga 2019, también con Beccacece al mando, un equipo que…

¿cuantos-equipos-del-futbol-argentino-juegan-mejor-que-defensa-y-justicia?

¿Cuántos equipos del fútbol argentino juegan mejor que Defensa y Justicia? ¿Cuántos tienen un estilo de juego tan definido y sostenido más allá de los cambios de nombres y de entrenadores?

Muy pocos. Y no hablamos de este presente luminoso, remontémonos al subcampeón de la Superliga 2019, también con Beccacece al mando, un equipo que jugaba mejor que casi todos y que enseguida perdió a la dupla central (Lisandro Martínez-Barboza), a todo el medio campo (Domingo Blanco, Leonel Miranda, Matías Rojas, Gastón Togni), a su delantero estrella (Uvita Fernández) y a su técnico, que se fue a Independiente.

Se desarmó y se volvió a armar. Con distintos nombres, casi todos semi desconocidos o descarte de otros equipos. Pero el entrenador que llega no borra lo que hizo el anterior y el estilo se mantiene. Defensa y Justicia desde hace años trata de jugar por abajo, usa el ancho de la cancha para ser profundo y tiene intensidad para defender y atacar. Dependiendo de la lucidez de sus individualidades, a veces brilla. Pero más allá de eso su juego lo identifica.

En su reciente experiencia sudamericana se transformó en un especialista en brasileños: venció a Vasco da Gama (1-0), a Bahía (3-2) y ahora a Palmeiras (2-1), todos como visitante. No hay nada de fortuito en el detalle: jugadores y conducción confían en lo que tienen y lograron esos triunfos (el último, casi épico) yendo a buscarlos, sin especular.

Párrafo aparte para Palmeiras, uno de los peores campeones de la Copa Libertadores de la historia. Un equipo desangelado, que no le aporta prestigio ni al fútbol brasileño ni al sudamericano. Más bien, les suma preocupación.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA