Manchester United, el gigante que se despereza: eliminó a Liverpool de la FA Cup y manda en la Premier League

El portugués Bruno Fernandes anota, de tiro libre, el gol de la victoria por 3-2 frente a Liverpool; Manchester United está en los octavos de final de la FA Cup y es puntero de la Premier League. Crédito: Martin Rickett / POOL / AFP 24 de enero de 2021  • 19:11 Puntero de la Premier…

Manchester United, el gigante que se despereza: eliminó a Liverpool de la FA Cup y manda en la Premier League

El portugués Bruno Fernandes anota, de tiro libre, el gol de la victoria por 3-2 frente a Liverpool; Manchester United está en los octavos de final de la FA Cup y es puntero de la Premier League. Crédito: Martin Rickett / POOL / AFP
24 de enero de 2021  • 19:11

Puntero de la Premier League y con el pasaje a los octavos de final de la FA Cup, tras eliminar a Liverpool. Manchester United escapa de las tinieblas del pasado reciente y pretende recuperar el protagonismo que lo acompañó en sus días de esplendor. Reconquista aquel magnetismo a la sombra de los reflectores que en los últimos años alumbraron al City de Pep Guardiola y al rival de este domingo, que conduce Jürgen Klopp y al que derrotó por 3-2 en Old Trafford. Con un entrenador formateado en el club, Ole Gunnar Solskjaer; el desequilibrio de la juvenil estrella Marcus Rashford; el esfuerzo del incansable Edinson Cavani; la técnica de Paul Pogba, y el dedo en el gatillo del portugués Bruno Fernandes, autor del gol del triunfo, los Reds Devils tienen argumentos como para ilusionarse.

Dos colosos de Inglaterra, una rivalidad histórica. Liverpool, campeón defensor de la Premier y ganador en 2019 de la Champions, descubrió en una semana que la maquinaria está desajustada, en baja: el domingo pasado, en Anfield no logró quebrar el cerrojo que propuso Manchester United en un juego correspondiente a la liga, y cuatro días después cayó en el mítico estadio frente a Burnley, dejando un invicto de 68 partidos en casa. La férrea economía que impuso la conducción en materia de gastos impide reorganizarse defensivamente, después de las bajas de los zagueros centrales Virgil van Dijk, Joe Gómez y Joel Matip, lo que impulsa al entrenador a recurrir a los volantes Fabinho y Henderson para rellenar la zona o exponer al juvenil Rhys Williams, que fue presa fácil para los astutos atacantes de Manchester United.

Los goles de Manchester United 3 vs. Liverpool 2

La depresión general que provocan los estadios vacíos es un alimento para los Reds Devils, que tras la eliminación en la Champions League -cayeron a Europa League, al finalizar en el tercer puesto en el grupo H, detrás de PSG y Leipzig- sostuvieron el paso en la Premier con la mejor cosecha de puntos desde 2013, cuando sir Alex Ferguson marcaba el ritmo. Fiel a la partitura que dibuja el noruego Solskjaer, United dejó que Liverpool tomara el control y ocupara los espacios, y hasta le dio la ventaja del primer gol, una definición de Mo Salah tras un pase de Firmino. Las bandas eran el lugar por explotar por Manchester y lo corroboró el gol de Mason Greenwood, que saltó a espaldas del lateral izquierdo Robertson después de una maravillosa acción de Rashford, que inició el movimiento por el sector derecho.


La estocada de Marcus Rashford para anotar el 2-1 parcial de Manchester United sobre Liverpool, por los 16os de final de la FA Cup. Crédito: Phil Noble/Pool via AP

Así como Rashford hizo gala de su desequilibrio para el 1-1, en el 2-1 mostró que tiene clase para definir. Esperó una y otra veces el adelantamiento que proponía Liverpool de su defensa y explotó la fragilidad del joven Williams. La pericia de Manchester United para encontrar las fallas de los rivales tiene un contrapeso, cuando el equipo intenta interpretar otras aristas del juego colectivo: una salida sin ajuste desde el fondo provocó la reaparición del egipcio Salah en el marcador.


Mason Greenwood cierra por la derecha la jugada que diseñó por el sector opuesto su compañero Marcus Rashford y abre el marcador en Old Trafford. Crédito: Laurence Griffiths/Pool via AP

Solsjkaer mandó al campo a Bruno Fernandes por un incómodo Donny Van de Beek y el portugués hizo gala de su pegada, previo consejo del uruguayo Cavani, a quien Fabinho le cometió una falta al borde del área. “Intentá un remate fuerte al palo del arquero”, reveló el luso acerca de la corta charla que mantuvo con el salteño. Y hacia ahí salió la pelota, como un teledirigido que Allison no pudo controlar: el balón pasó sobre la cabeza de Thiago Alcantara, mientras el guardavalla daba un pequeño paso hacia el centro del arco. Cuando intentó regresar, Manchester United desataba el festejo.

En la temporada 2012/13 Manchester se coronó por última vez en la Premier League y en la 2015/16 levantó la FA Cup, el trofeo del campeonato más antiguo del mundo. En 2016 festejó la Community Shield, y la Copa de la Liga en 2016/17. Unos años después, el gigante de Inglaterra se despereza, logra resultados y tiene intérpretes como para tocar la partitura que dicta el director de la orquesta. No tiene el brillo ni el encanto de otras épocas, pero hizo primeros pasos firmes para recuperar el protagonismo perdido.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.