Mujeres en los eSports: la pelea contra los prejuicios para que el hobby se transforme en profesión

Las jugadoras de Isurus Gaming se abrazan luego de obtener la clasificación para la final del Girl Gamer Festival de San Pablo “¡Isurus Gaming a la final!”, exclama el caster del partido. Las jugadoras, Sol Checa “Solxiz”, Juana Giménez “Lady”, Evelin Denisse Acuña “Chjna” y Julieta Grillia “Khizha” se levantan, se sacan los auriculares, y…

Mujeres en los eSports: la pelea contra los prejuicios para que el hobby se transforme en profesión

Las jugadoras de Isurus Gaming se abrazan luego de obtener la clasificación para la final del Girl Gamer Festival de San Pablo

“¡Isurus Gaming a la final!”, exclama el caster del partido. Las jugadoras, Sol Checa “Solxiz”, Juana Giménez “Lady”, Evelin Denisse Acuña “Chjna” y Julieta Grillia “Khizha” se levantan, se sacan los auriculares, y gritan. Una audiencia con cotillón futbolero las alienta. Ellas saltan, lloran y se funden en un clásico abrazo de gol con su coach, Joaquín Cuevas Abasolo “lokomotioN”, vestido con la misma camiseta deportiva azul metalizado. Mientras tanto, los fotógrafos inmortalizan el momento en el que equipo femenino argentino de Counter Strike Global Offensive (CS:GO) clasifica para la final del Girl Gamer Festival que se realizó en San Pablo, Brasil. Quedará grabado en sus mentes, pero también en la historia de los esports de la Argentina: esla primera vez que un equipo femenino se clasifica para la final en un torneo internacional de esports.

¿Y por qué el dato debería llamar la atención? A diferencia de los deportes tradicionales, los esports son intrínsecamente igualadores. El desempeño de un jugador no depende ni de su capacidad o destreza físicas. Esto supone que el género tampoco es una característica diferenciadora. Siguiendo esta lógica, hombres y mujeres deberían poder formar equipos mixtos y entrenar juntos. También deberían poder competir unos contra otros. Sin embargo, esto casi no ocurre hoy en día.


¿Por qué una mujer no podría competir de igual a igual con un hombre en los eSports? Crédito: Shutterstock

Mientras que la industria de los deportes electrónicos crece de manera exponencial a nivel mundial, la inclusión y diversidad asoman cada vez con más fuerza. Creadores de contenidos digitales, jugadoras independientes, empresas privadas y otros actores acompañan este fenómeno, que empezó como un nicho en la industria del entretenimiento y hoy tiene un alcance masivo que resiste a los prejuicios.

El esport es una competencia multijugador en un formato organizado -un torneo o liga- con un objetivo: ganar un título de campeón o un premio en metálico, donde hay una clara distinción entre jugadores y equipos que compiten entre sí.

Esta industria fue una de las pocas que se vio beneficiada durante la crisis económica global de la pandemia del coronavirus en 2020. Un reciente reporte de la consultora Newzoo indica que las ganancias de los eSports en 2020 fueron de 1.1 billones de dólares, que implica un crecimiento del 15.7% interanual.

Esports: mucho más que un pasatiempo

Según un estudio de Newzoo, más de mil millones de mujeres consumen, juegan o pasan el tiempo con videojuegos, y así representan el 46% de entusiastas de esta nueva forma de entretenimiento. La investigación de la organización France esports de 2019 indica que, si bien las mujeres representan casi la mitad de los jugadores amateurs de videojuegos en Francia, un 90% de las personas que compiten en ligas o torneos son hombres. En España, según el libro blanco de la Asociación Española de Videojuegos, alrededor de un 30% de los seguidores de videojuegos son mujeres, pero su presencia no se da en la escena competitiva, “donde muy pocas han competido a alto nivel”, según se indica en la publicación.

En 2019, el argentino Thiago Lapp (K1ng), de tan solo 13 años de edad, compitió en la Copa del Mundo de Fortnite, se ubicó en el quinto lugar y ganó casi un millón de dólares representando al equipo de 9z team. El hecho de que alguien de esa edad ganara esa magnitud de dinero de una sola vez, hizo que los esports cobraran mucha cobertura mediática en la Argentina. Entre los cien finalistas de esta competencia, no había ninguna mujer.

En la escena competitiva argentina, hay mucha diferencia en cuanto a participación de mujeres y hombres. Sin embargo, de a poco, los clubes de esports van sumando equipos femeninos, o mujeres a sus equipos de hombres. Evelin Denisse Acuña es una de las pocas jugadoras profesionales de esports que hay en el país. Todos se refieren a ella por su alias en el juego, “La China”. El 26 de marzo de 2018, Isurus Gaming presentó su primera escuadra femenina, entre quienes estaba ella. “Estuve 15 años jugando un videojuego por diversión en mis tiempos libres y hoy en día es mi trabajo. Si alguien quiere dedicarse a lo mismo, no se den por vencidos. Es difícil, pero la satisfacción de lograrlo no te la saca nadie en la vida”, expresa.


La China Acuña, una de las pocas profesionales argentinas de eSports.

El último club al que perteneció la China fue 9z team, y aunque no forma más parte de esa organización, sigue trabajando con sus compañeras de equipo, Julieta “Khizha” Grillia, Florencia Gaitán “Flossie”, Josiane Santos “Josi”, Camila Naper “Naper” y su coach, Julián Acosta “Zote”. Se preparan para un nuevo objetivo, la semifinal del torneo World Electronic Sports Games (WESG), que se disputará el 19 de febrero de 2021. Los ganadores viajan a China, donde se disputa presencialmente la final.

Guillermo Coria, el ex top ten mundial de tenis, es uno de los deportistas de renombre que ingresó al mundo del gaming, como co fundador del equipo de esports “New Pampas”, lanzado en septiembre de 2020. Según Coria, las mujeres “aportan una mirada distinta que ayuda a nutrir la competencia”. Respecto de la actual situación de las jugadoras, comenta que la escena latinoamericana femenina todavía no está tan desarrollada como en otras partes del mundo, y es desfavorable en algunos aspectos. Por eso considera que el tema de las oportunidades es algo para prestarle atención, y que deben trabajar sobre ello de manera conjunta todas las partes que conforman el ecosistema de los esports. También rescata que recientemente hubo muchos cambios positivos en relación a las posibilidades de las mujeres, y que en el futuro el tiempo y el involucramiento serán claves para que este tema avance.


Guillermo Coria apuesta por los eSports con su equipo New Pampas. Fuente: Archivo

Al hablarle directamente a las protagonistas de esta historia, las Gamers, Coria hace hincapié en su experiencia personal: “La única manera de hacer crecer algo es involucrándose, en mi caso fue primero con el tenis cuando tenía 13 años, y ahora me pasa con los deportes electrónicos”. Agrega: “Obstáculos y prejuicios siempre van a haber en el camino, lo importante es seguir firme con tu objetivo”. Y enfatiza: “Jugadora profesional, amateur, caster, streamer o lo que decidas hacer, no lo dudes y hacelo”.

La unión hace la diferencia

Hoy en día muchos juegan a favor de la inclusión y la diversidad en la industria de los esports. Este es el caso de los creadores de contenido digital e Influencers, quienes lo hacen a través de sus cuentas en las plataformas más populares: Twitch, YouTube e Instagram.

Carolina “Carolo” Vázquez soñaba de chica jugar fútbol profesionalmente, pero no tuvo opciones de entrenar en un club y lo hacía solo entre amigos. Durante muchos años se desempeñó como creativa publicitaria; después de vencer miedos e inseguridades, decidió dejar su trabajo para dedicarse a su pasión: el fútbol. Específicamente, al FIFA, un videojuego que comúnmente es asociado con los hombres, y al que ella conoció gracias a su hermano.

En su canal de YouTube “Pibas jugando al FIFA” entrevistó a futbolistas profesionales de la escena local mientras juegan un partido de FIFA. Este canal busca difundir la participación de las mujeres en los videojuegos, y también apoyar el fútbol profesional femenino. Carolo cree que la mejor manera de abrir camino a las mujeres en los esports es dando un mensaje de forma creativa, no confrontativa.

Las organizaciones internacionales juegan un papel importante a la hora de visibilizar el rol de la mujer en esta industria. Por ejemplo, Women in Games (WIGJ) es un ente sin fines de lucro con sede en Inglaterra. Desde fines de 2019, Jorgelina Peciña es una de las embajadoras de nuestro país y según comentó, buscará crear espacios de networking y difusión de temas. Jorgelina está en la industria del gaming desde el 2007, y ha visto su crecimiento “meteórico” en los últimos años. La ubica bajo el paraguas del entretenimiento, junto a la música y el cine.

Sobre esta temática, Jorgelina destaca fenómenos alentadores, como las creadoras de contenido que promueven la visibilidad de las jugadoras, o el hecho de que las mujeres ya no deban esconderse bajo un apodo masculino o neutral, como sí lo hacían antes por miedo a no poder jugar o a ser acosadas.

El arte es otro modo de darle voz a la mujer en esta industria. Game on! son eventos donde se busca mostrar otro tipo de videojuegos, dar cuenta de que hay nuevas posibilidades y caminos a explorar más allá de los géneros estandarizados y las producciones comerciales. Su creadora es María Luján Oulton, quien integra además el Comité de eventos en Women in Games Argentina.

Además de las exhibiciones, Game on! organiza Game jams, charlas y acciones que buscan ampliar el concepto de los videojuegos, y también se trabaja con artistas y desarrolladoras mujeres. “Estamos en un momento de visibilizar las diferencias y en el que las mujeres se animan a hacerse escuchar”, explica María Luján.

También hace referencia a un momento de fuerte llegada del feminismo, el cual se está haciendo sentir notoriamente en toda el área de tecnología, acompañado por varias asociaciones y agrupaciones. Los videojuegos se han sumado a esta ola. Este es ciertamente el camino para que el salto del hobby a la profesión en los esports sea cada vez menos difícil para las mujeres.

Conforme a los criterios de

Más información

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.