PGA Championship: Brooks Koepka, el campeón arrogante en la cancha menos pretenciosa

“Sigo siendo el campeón defensor, ¿no? Ah, ok. Sólo quería confirmarlo”, respondió Brooks Koepka cuando le preguntaron si mantenía el espíritu ganador Fuente: AP Harding Park fue calificada como “la cancha menos pretenciosa en albergar un major”. Brooks Koepka, por el contrario, no se guardó un gramo de humildad. El bicampeón defensor parece estar hecho…

PGA Championship: Brooks Koepka, el campeón arrogante en la cancha menos pretenciosa

“Sigo siendo el campeón defensor, ¿no? Ah, ok. Sólo quería confirmarlo”, respondió Brooks Koepka cuando le preguntaron si mantenía el espíritu ganador Fuente: AP

Harding Park fue calificada como “la cancha menos pretenciosa en albergar un major”. Brooks Koepka, por el contrario, no se guardó un gramo de humildad. El bicampeón defensor parece estar hecho para las grandes citas y comenzó el PGA Championship con una vuelta de 66 (-4) que lo ubica en buena posición para ir por un nuevo récord.

Cualquiera sea el desenlace, promete ser especial. Luego de que la temporada estuviera interrumpida por dos meses, el PGA Tour fue el primer deporte profesional en regresar a la acción en Estados Unidos y alcanza este fin de semana, en San Francisco, su punto más alto con el primer major del año.

Todavía cerrado al público en general, se observa mucha más gente del otro lado de las sogas a partir de que el PGA Tour permitió la presencia de acompañantes de los jugadores e invitados de los sponsors. Así, no fueron pocas las ovaciones que recibió Tiger Woods, que con una decente vuelta de 68 (-2) está expectante.

Pero el hombre del momento es sin dudas Mr. Majors. Brooks Koepka no había tenido buenos resultados en el reinicio del circuito hasta que se encendió justo con un segundo puesto en Memphis el fin de semana pasado. En la previa, un periodista le preguntó si todavía conservaba la mentalidad ganadora. “Sigo siendo el campeón defensor, ¿no? Ah, ok. Sólo quería confirmarlo”, respondió con su acostumbrada arrogancia.


Fuente: AP

Esa personalidad que lo llevó a ganar cuatro de los últimos 10 majors y 4º como peor resultado en 2019, y que ahora busca ser el primero en conquistar el PGA Championship en tres oportunidades consecutivas desde que el certamen comenzó a jugarse en formato medal play, en 1958. Walter Hagen lo hizo cuatro años seguidos (1924-1927) cuando se jugaba match play. Además, el Nº1 del mundo está al alcance.

El TPC de Harding Park es una cancha pública en la que se juegan unas 65.000 vueltas por año y en la que cualquiera puede hacerlo por US$ 180, aunque a un local en un día poco concurrido puede costarle sólo 50. Phil Ginsburg, general manager del departamento de Parques y Recreación de San Francisco, la calificó como “la menos pretenciosa en albergar un major”. Ponerla en condiciones para esta cita no fue una tarea sencilla cuando tres semanas atrás seguía abierta al público. Se alargaron algunos hoyos, se angostaron algunos fairways y se movieron otros para que entren en juego bunkers y árboles, se dejó crecer los roughs para hacerla bien demandante. Sobre todo cuando se disipó la típica neblina matinal de la bahía y empezó a soplar algo de viento por la tarde.

“Me encanta jugar en este tipo de canchas, donde las condiciones son difíciles, donde todos los tiros tienen una consecuencia si los errás”, dijo Koepka. “Puedo enfocarme en lo que más me gusta que es pegar un tiro a la vez y planear la vuelta desde ese lugar. Me siento cómodo cada vez que tengo que jugar con esa presión”.

En tan sólo su segundo torneo desde mediados de febrero, Tiger terminó con una buena sensación luego de una vuelta de 68 (-2) que se asemejó a las calles de San Francisco, repletas de empinadas subidas y vertiginosas bajadas. Cinco birdies y tres bogeys que incluyeron destellos de su grandeza y algunos yerros que debe evitar si quiere acercarse a los 18 majors de Jack Nicklaus (tiene 15) y quedar sólo como el máximo ganador del PGA Tour, liderato que comparte con Sam Snead (82 títulos).

El foco estuvo puesto en su nuevo putter Scotty Cameron que estrenó ayer. Acertó algunos puts muy buenos, aunque también falló otros que uno esperaría que acertara. “Me sentí bastante bien. La mayor parte del día le pegué bastante bien, aunque sí erré algunos tiros. Lo mejor fue que me salvé con algunos putts para par importantes. Todavía hay un largo camino por recorrer. Las condiciones van a seguir siendo difíciles y la clave va a seguir siendo acertar fairways. Necesito ser un poco más consistente.”

Emiliano Grillo, lejos

El chaqueño Emiliano Grillo cerró la primera jornada en el puesto 48°, con 70 impactos para igualar el par de la cancha. Empezó en gran forma con un birdie en el par 5 del hoyo 10, mientras que cometió un bogey al regreso en el par 4 del 5.

Así, Grillo quedó a cinco impactos de los dos primeros del día de estreno, Jason Day y Brendon Todd, ambos con 65 (-5). Además de Koepka (-4), también asoman como escoltas Scottie Scheffler, Martin Kaymer, Xander Schauffele, Bud Cauley, Zach Johnson, Justin Rose, Brendan Steele y Mike Lorenzo Vera.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *