Boxeo argentino: sin campeones, con escasa proyección y las dificultades del Covid-19

En la luna: Escudero sufrió un impactante KO en Estados Unidos Crédito: Captura Fue, curiosamente, la espera de la desesperanza. Un golpe letal a las pequeñas ilusiones que intentan mantener de pie al boxeo argentino en medio de la pandemia del coronavirus. En lo que significó la primera presentación de un púgil nacional luego de…

Boxeo argentino: sin campeones, con escasa proyección y las dificultades del Covid-19

En la luna: Escudero sufrió un impactante KO en Estados Unidos Crédito: Captura

Fue, curiosamente, la espera de la desesperanza. Un golpe letal a las pequeñas ilusiones que intentan mantener de pie al boxeo argentino en medio de la pandemia del coronavirus. En lo que significó la primera presentación de un púgil nacional luego de 142 días, el cordobés Marcos Escudero dio un paso en falso al perder, por KO en el 9° round, contra el local Joseph George, en el casino Mohegan Sun del estado de Connecticut.

En tiempos donde las carteleras de boxeo conviven con las exigencias del protocolo, sin público y con muchos recaudos de profilaxis (barbijos, guantes y distancia personal), Escudero no pudo reafirmar todas las expectativas que fundó su presentación, tras una inactividad que se extendía para los púgiles nacionales desde el pasado 13 de marzo. Un período de inacción único en los últimos cien años.

Ante la situación que se vive por el Covid-19, los principales promotores (Al Haymon, Bob Arum, Oscar de La Hoya y Eddie Heard) tratan de mantener vivo el negocio mediante la creación de burbujas sanitarias (escenarios especialmente acondicionado), que incluyen aislamiento y test para todas las personas que participan de la cartelera. Sin embargo, muchas veces conspiran contra la preparación de los boxeadores. “Fue muy difícil conseguir los sparrings adecuados y predispuesto a aislarse para hacer las sesiones de guanteos”, había precisado Escudero a LA NACION.

El desarrollo del combate que Escudero debió afrontar ante George fue casi tan traumático y difícil como la preparación y los trámites que tuvo que soportar en la previa para ganarse un puñado de dólares, después de ocho meses sin hacerlo. Junto con su entrenador, Kevin Cunningham, debieron aislarse y someterse a diez hisopados durante los últimos 30 días, incluidos dos antes al pesaje. Además, fueron confinados a permanecer exclusivamente en su habitación y usar el gimnasio y el comedor en horarios asignados por la organización.

El cordobés criado en General Arenales, actualmente radicado en West Palm Beach, mostró buen ritmo de pelea, firmeza en sus envíos y trabajó a la zona baja de su rival. Pero terminó pagando muy caro los graves errores defensivos. Tanto es así que, en el momento que George logró filtrar el certero uppercut de zurda en su mentón, dos jueces lo tenían en sus tarjetas arriba 77 a 75, mientras que el tercero marcaba 79-73 para el local.


Escudero sufrió su primera derrota por KO; la segunda frente a Joseph George Crédito: Captura

Tras un comienzo a todo ritmo, pero sin golpes destacados, Machete -como lo apodan- logró establecer una pequeña diferencia en los primeros cuatro rounds gracias a la enjundia y alguna potente izquierda al cuerpo de George. Sin embargo, el desgaste realizado en las primeras siete vueltas por parte de Escudero, evidenció aún más la vulnerabilidad de su guardia y posibilitó que el norteamericano sentenciara el triunfo en el noveno round.

Tras la nueva derrota ante Joseph George, quien lo había vencido en noviembre de 2019 por una polémica decisión dividida, Marcos Escudero quedó con un récord de diez victorias (9 por KO) y dos derrotas (la primera por KO). En tanto, el norteamericano, de 30 años, amplió su invicto a once triunfos, de los cuales seis fueron por la vía rápida.


Crédito: Captura

La derrota de Marcos Escudero significa una gran frustración para sus aspiraciones personales. Pero también es un golpe muy duro para pugilismo nacional, que en la actualidad no cuenta con campeones mundial, tiene muy pocos exponentes capaces de dar la talla en el primer nivel y su reanudación es tan incierta como la aplicación de los protocolos establecidos.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *