Fórmula 1. Lewis Hamilton y el espejo de Michael Schumacher: una carrera loca en Silverstone 22 años después

La incredulidad de Lewis Hamilton, después de firmar un triunfo épico en el Gran Premio de Gran Bretaña: el Mercedes W11 soportó desandar la última vuelta con el neumático delantero izquierdo destrozado Fuente: Reuters – Crédito: Bryn Lennon La victoria amplifica el aura de grandeza que rodea al piloto. El dramatismo del último giro agigantará,…

Fórmula 1. Lewis Hamilton y el espejo de Michael Schumacher: una carrera loca en Silverstone 22 años después

La incredulidad de Lewis Hamilton, después de firmar un triunfo épico en el Gran Premio de Gran Bretaña: el Mercedes W11 soportó desandar la última vuelta con el neumático delantero izquierdo destrozado Fuente: Reuters – Crédito: Bryn Lennon

La victoria amplifica el aura de grandeza que rodea al piloto. El dramatismo del último giro agigantará, como si hiciera falta, la leyenda de Lewis Hamilton, que desanduvo con el neumático delantero izquierdo destrozado los 5891 metros finales para firmar el tercer triunfo en cuatro carreras de la temporada, el número 87 de su formidable trayectoria y el séptimo en el circuito de Silverstone.De repente, el Gran Premio de Gran Bretaña dejó de ser un paseo, un éxito simple y sin sobresaltos de la mejor espada de Mercedes, para convertirse en un desenlace épico, con el británico maniobrando en puntillas, mientras desde el pitwall el ingeniero Peter Bonnington le relataba los segundos que lo separaban de Max Verstappen (Red Bull Racing), el primer escolta. Entre las chispas que despedía la Flecha Negra y la tensión que implicaba sostener en la pista a un auto indócil, Hamilton logró una conquista histórica en el trazado en el que la F.1 comenzó a escribir sus páginas hace setenta años.

“No creo que haya ganado antes una carrera con el auto en tres ruedas. Una vez, en la Fórmula Renault, falló la suspensión en el circuito de Croft [Reino Unido] y llegué de una manera similar: también marchaba primero y no sé cómo hice para ganar. Pero esta vez fue más extremo, no tengo dudas”, afirmó Hamilton, que al descender del auto se llevó las manos al casco, en un gesto de incredulidad. “Al momento de sentir que el neumático se desinfla se siente adrenalina y surge el instinto, la lucha por sobrevivir en la pista. Si pienso en todo lo que pudo pasar, es increíble: pensaba que no llegaría a la séptima curva y al final completé la vuelta. Max se acercaba a mucha velocidad, cuando Bono [Bonnington] me marcó que eran menos de seis segundos.”, comentó el británico, que estiró a 30 puntos la distancia [88 a 58] con su compañero de equipo, Valtteri Bottas, en el campeonato.

“No es la lucha por el campeonato que quiero: me gustaría tener una pelea más cerrada, que es lo que me motiva. Espero que en el futuro estemos todos más cerca”, expuso sobre la brecha el piloto que aún con un abandono se sostendrá al frente del pelotón y a la caza de la séptima corona, un hito que solo firmó Michael Schumacher.

El Gran Premio fue una sucesión de impactos, desde la deserción de Sergio Checo Pérez (Racing Point), el primer piloto de la F.1 en contraer Covid-19. El reemplazante, Nico Hülkenberg vivió un domingo amargo, cuando la unidad de potencia no se encendió y ni tan siquiera pudo salir del box; el toque de Alexander Albon (RBR) a Kevin Magnussen (Haas), antes de cumplir el primer giro -provocó el choque contra el guardrail y abandono del danés- y el espectacular despiste de Daniil Kvyat (Alpha Tauri), dos segmentos de zozobra. Con Hamilton y Bottas escapados en los cronómetros, Verstappen hasta tuvo espacio para bromear con su equipo -le señaló a su ingeniero de pista que se hidrate, un mensaje que el neerlandés recibe en cada carrera-, aunque la frase también cargaba la ironía de aquel que nada puede ejecutar ante la superioridad del rival.


El neumático delantero izquierdo destrozado del Mercedes de Lewis Hamilton no resultó un impedimento para que el británico firmará su tercera victoria en el año, la séptima en Silverstone y la N°87 de su formidable trayectoria Fuente: Reuters

El trepidante final tuvo su acto de apertura en la vuelta 50 de las 52 pactadas, con la rotura del neumático delantero izquierdo de Bottas. “Unas vueltas antes empecé a sentir vibraciones. Es decepcionante, perdí muchísimos puntos”, se lamentó el finés, que finalizó 11mo. Con la desventura de Bottas, Red Bull Racing llamó al box a Verstappen para colocar el compuesto blando e intentar el récord de vuelta, lo que equivale a sumar un punto extra. Con el resultado, la apuesta del equipo que dirige Christian Horner asoma desacertada -el neerlandés arribó a 5s856/1000 de Hamilton-, aunque de ensayar un ataque a ritmo sostenido el auto N°33 podría haber sufrido el mismo problema que presentaron los Mercedes. “Es fácil hablar ahora. Los cortes del neumático indican que quizás tampoco llegaba: tuvimos el beneficio con Bottas, porque logramos ser segundos, y el infortunio con Hamilton”, analizó Horner.


El llamado del box de Red Bulla Racing a Max Verstappen generó la incógnita: el neerlandés podría haber ganado, pero también hacer explotar el neumático delantero izquierdo como le sucedió a Lewis Hamilton, Valtteri Bottas y Carlos Sainz Fuente: AP

Hamilton salió airoso de la debacle inesperada y le imprimió su sello a una temporada que en cada capítulo ofrece impensadas aventuras.

La estrategia de Ross Brawn para la victoria de Schumacher en 1998

Las siete coronas y la marca de 91 triunfos de Michael Schumacher son los dos objetivos que persigue Hamilton en 2020. Con la victoria en tres ruedas en Silverstone, el británico cumplió un éxito con rarezas, una situación que el alemán ejecutó con Ferrari en el mítico circuito en 1998, cuando se impuso desde la calle de boxes en lugar de hacerlo por la recta principal; aquel fue el primero de los tres éxitos que firmó el germano en el GP de Gran Bretaña.


El rostro de sorpresa de Michael Schumacher, tras la consagración en el Gran Premio de Gran Bretaña de 1998; la magnífica estrategia de Ross Brawn le posibilitó sumar un triunfo inesperado, sin cruzar por la recta principal Fuente: AP – Crédito: Rui Vieira

El duelo entre Mika Hakkinen (McLaren) y Schumacher dominaba el Gran Circo: entre ellos se repartían siete de los ocho triunfos -cuatro para el finés contra tres del teutón; el restante era de David Coulthard (McLaren)- y la cita en Silverstone no era la excepción. El despiste de Tora Takagi (Tyrrell) a falta de 14 giros modificó el escenario de la carrera que dominaba Hakkinen con amplitud. En el relanzamiento, Schumacher superó a Giancarlo Fisichella (Benetton), aunque antes de la línea de meta, lo que le valió una penalización. El germano se mantuvo en la pista y sobrepasó a Hakkinen, que perdió el control y se salió de la pista, aunque logró rehacer la marcha.

En el giro final, Ross Brawn -actual director deportivo de la F.1, pero por entonces jefe técnico de Ferrari- ideó una jugada magistral, después de descubrir los grises del reglamento: hizo cumplir la sanción a Schumacher, que atravesó la meta desde el pit-lane. Una maniobra que desconcertó a todos, ya que el primero en recibir la bandera a cuadros fue Hakkinen.


Michael Schumacher maneja bajo el diluvio, durante el Gran Premio de Gran Bretaña de 1998: el alemán sostuvo un duelo particular con Mika Hakkinen durante aquella temporada, aunque el finlandés logró la corona con McLaren-Mercedes Fuente: AP

McLaren protestó la acción, la FIA validó el éxito, aunque hizo un retoque al reglamento: un castigo de 25 segundos al piloto que cumpliera la sanción, una vez finalizado el Gran Premio, tal como lo hizo Schumacher, tras la genialidad de Brawn.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *