Italia 90. Como si hubieran sido campeones: Menem, el balcón de la Casa Rosada y una plaza llena para abrazar a la selección

Diego Maradona y el presidente Carlos Menem, en el agasajo que el seleccionado argentino tuvo en la Casa Rosada por el subcampeonato en Italia 90; a la izquierda, el PF Ricardo Echevarría y, a la derecha, Antonio Cafiero Fuente: LA NACION Lluvia. Frío. Fecha crucial para la historia argentina: 9 de julio. Ese día de…

Italia 90. Como si hubieran sido campeones: Menem, el balcón de la Casa Rosada y una plaza llena para abrazar a la selección

Diego Maradona y el presidente Carlos Menem, en el agasajo que el seleccionado argentino tuvo en la Casa Rosada por el subcampeonato en Italia 90; a la izquierda, el PF Ricardo Echevarría y, a la derecha, Antonio Cafiero Fuente: LA NACION

Lluvia. Frío. Fecha crucial para la historia argentina: 9 de julio. Ese día de 1990 se mezclaron -por enésima vez- el fútbol, la política y los sentimientos. El desfile por los festejos del 174° aniversario de la Declaración de la Independencia encontró a un país ido mentalmente, dolido por la caída en la final del

Mundial de Italia.

El 1-0 de Alemania era una llaga en carne viva y las lágrimas de

Diego Maradona

habían ablandado hasta los corazones de mármol. Todo había pasado un día antes, muy lejos, en Roma, donde quedó demostrado que los segundos puestos también pueden ser reconocidos.

El plantel lo comprobó con la voz quebrada delante de una Plaza de Mayo repleta, desde un balcón de la Casa Rosada que aún parece pertenecerle.

Carlos Bilardo

y sus muchachos lejos estuvieron de imaginarse la bienvenida que los esperaba. Ellos, por filosofía e ideología, sufrieron la derrota como si fueran latigazos en las espaldas. Pero acá, muy lejos, la gente recompensó el recorrido por una Copa del Mundo que les deparó frustraciones, angustia, dolor, alegría, ilusión y una gran injusticia. El penal que el mexicano

Edgardo Codesal

cobró a favor de Alemania fue la excepción: no todas las películas terminan bien.

Gritos y emoción en un día único

Los jugadores argentinos tardaron casi seis horas desde Ezeiza hasta la Casa Rosada, donde los recibió el por entonces presidente Carlos Menem.

El ómnibus que los transportaba avanzó a paso de hombre frente a los miles que saludaron al paso. Banderas, letreros, camisetas y escarapelas formaron un paisaje que esfumó de sus mentes el aura perdedora. Ellos, incrédulos, siguieron la marcha como pudieron. No hubo que confundirse: se premió mucho más que a un equipo de fútbol que se sostuvo de milagro en la competencia y que estuvo a punto de consagrarse bicampeón. El reconocimiento fue para un grupo de hombres que luchó contra todos; por momentos, inclusive contra ellos mismos, en medio de una cadena de situaciones adversas y de rivales superiores.


La llegada de la selección a la Argentina: una procesión desde Ezeiza hasta Casa Rosada Fuente: LA NACION

“Lo que pasó fue impresionante para todos nosotros. Sobre todo para los más grandes, que sabíamos que se terminaba un ciclo muy lindo. Lo de la gente fue conmovedor. Tardamos más de cinco horas desde el aeropuerto hasta la casa de gobierno. Veníamos golpeados y tanto cariño nos levantó el ánimo”, recordó Julio Olarticoechea, a

LA NACION

.

Aunque este caso es tan curioso que la mirada retrospectiva tiene el mismo valor que aquella impresión shockeante. Fueron palabras en caliente que, en un par de casos, significaron una verdadera declaración de principios, digna para reflotar desde el archivo.

Fue más emocionante que lo del 86 porque vi mucha gente llorando. Nos dolió porque no nos ganaron en la cancha. Nos ganaron fuera de la cancha, pero la Copa no podía volver a la Argentina

Oscar Ruggeri

“Fueron ocho años de lucha, de sacrificio, y creo que por fin la gente entendió a la selección de Bilardo. Ahora, los bilardistas somos muchos [.] Lo que más me dolió fue que silbaran el himno. No se los voy a poder perdonar nunca a los italianos. Lo que hice, lo haría otra vez”. Los de Maradona fueron dichos de plomo.

La plaza, la gente, las banderas y el sentimiento de arrebato formaron una acuarela patriótica bajo un cielo encapotado. “¡Argentina! ¡Argentina!”. Agitaban los brazos Bilardo y Maradona, con la camiseta puesta, de mangas corta pese a los 7°. Menem sonreía.

Claudio Caniggia,

con pelo suelto y campera de cuero, se asomaba frente a la inmensidad. Allí también estaban algunos campeones del 86.

José Luis Brown, Héctor Enrique y Nery Pumpido,

que se volvió por lesión de Italia 90. Menem solía invitarlos a ver juntos los partidos. A sufrir y a soñar.


El seleccionado argentino posa junto con el presidente Carlos Menem, en el Salón Blanco de la Casa Rosada, tras la final perdida con Alemania por 1-0, en el Mundial de Italia 90 Fuente: LA NACION

“Fue una verdadera epopeya. Le dije a Diego que fue el capitán de una de las selecciones más hermosas que tuvo el fútbol argentino”, opinó Menem, que por unas horas pudo distraerse de la crisis económica que acechaba al país y de los conflictos personales con Zulema Yoma, en una relación que luego desembocaría en un anunciado divorcio.

“Es emocionante por el pueblo. Nunca, nunca vi nada igual. Desde que salimos. Tanta gente, tanta gente que nos ha seguido [.] No me quiero ir de este país. A pesar de las ofertas que recibí del exterior, yo me quedo. Es el día más alegre de mi vida. Creo que llegó la hora de que los argentinos estemos como ahora, unidos. ¡Salimos adelante!”. El mensaje de Bilardo anudó varias gargantas. El doctor terminaría yéndose a Sevilla en 1992, cuando otra vez dirigió a Maradona, en una experiencia que no dio resultado y que provocó varios cortocircuitos personales.


Diego Maradona arenga a la gente desde el balcón de la Casa Rosada, tras la llegada después de la final de Italia 90; a la izquierda, José Basualdo y, a la derecha, Claudio Caniggia, Pedro Monzón y Ángel Comizzo Fuente: LA NACION

La política sobrevoló la campaña albiceleste. Menem se había reunido con Bilardo antes del Mundial. Fue el 17 de abril de 1990, en una comida en la quinta de Olivos. Allí se convenció de que su comprovinciano

Ramón Díaz

no tendría lugar en el equipo por la influencia de Maradona. De todos modos, el presidente no dudó aquel día. “Bilardo es el mejor DT del mundo”, se animó. Menem viajó a Roma y, un día antes del debut ante Camerún, le entregó una distinción a Maradona: el título de Embajador Deportivo de la Argentina.

Nunca imaginaron que terminarían todos en un balcón de la Casa Rosada. Segundos, pero con honores de campeones.


Una Plaza de Mayo colmada saluda a los subcampeones del mundo en Italia 90; la gente reconoció la lucha del seleccionado argentino contra todas las adversidades Fuente: LA NACION

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *