Coronavirus: a pesar del difícil cuadro, la esposa de Nick Cordero no pierde las esperanzas

El desgarrador relato de la esposa de Mike Cordero, el actor de La ley y el orden que contrajo coronavirus Crédito: Instagram 5 de junio de 2020  • 02:37 En marzo, cuando los principales medios del mundo estaban abocados a informar sobre la pandemia de coronavirus, una noticia conmovió a la colonia artística estadounidense y…


El desgarrador relato de la esposa de Mike Cordero, el actor de La ley y el orden que contrajo coronavirus Crédito: Instagram
5 de junio de 2020  • 02:37

En marzo, cuando los principales medios del mundo estaban abocados a informar sobre la

pandemia

de

coronavirus,

una noticia conmovió a la colonia artística estadounidense y a los millones de seguidores de

La ley y el orden

:

el actor Nick Cordero había contraído Covid-19 y, desde ese momento, su salud comenzó a deteriorarse.

Frente a esta situación,

su esposa, Amanda Kloot,

compartió este jueves en las redes un desgarrador texto en el que cuenta que más de una vez los médicos le dijeron que su esposo no podrá recuperarse.

Me dijeron un par de veces que no va a lograrlo. Me dijeron que me despida. Me dijeron que solo un milagro podrá salvarlo

“, comienza expresando Koot en el texto que acompaña la foto en blanco y negro del actor junto al hijo de ambos, Elvis, de tan solo once meses. “Tengo fe. Una fe que se vuelve pequeña como una semilla de mostaza a veces, pero eso es todo lo que necesito. Todavía está aquí y, a pesar de las probabilidades, mejora un poco cada día. Donde hay fe, hay esperanza. Y donde hay esperanza… ¡Puede haber un milagro!”, continúa.

“Como ha dicho mi padre desde el primer día, cada día que sigue con nosotros es un milagro. Creo que Dios está con nosotros, con los médicos y con Nick”, finalizó.

El actor canadiense de 41 años

debió ser internado en el centro médico Cedars-Sinai de Los Ángeles el 31 de marzo por una infección pulmonar

, producto del coronavirus. Debido a su cuadro, debió ser conectado a un respirador.

Su corazón se detuvo y tuvieron que reanimarlo.

Como consecuencia, sufrió dos pequeños infartos cerebrales. Lo peor llegó cuando los médicos tomaron la decisión de

amputarle la pierna derecha,

al encontrarle coágulos. “Le dieron anticoagulantes pero lamentablemente éstos le provocaron un aumento en su presión, y le causaron una hemorragia gastrointestinal”, contó Amanda el 19 de abril.

ADEMÁS

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *