Las confesiones de Wanchope Ábila en Instagram: el “brazo de Robocop”, la amistad con la Mona Jiménez y qué le preguntaría a Dios

Wanchope mostró toda su picardía en el vivo con Camilo Nicolás, cordobés igual que él. Crédito: @BocaJrs 26 de mayo de 2020  • 18:43 Este lunes por la noche, el goleador de Boca Ramón “Wanchope” Ábila participó de un vivo en Instagram con el humorista cordobés Camilo Nicolás . En la amena charla, mezcla de…

Las confesiones de Wanchope Ábila en Instagram: el “brazo de Robocop”, la amistad con la Mona Jiménez y qué le preguntaría a Dios

Wanchope mostró toda su picardía en el vivo con Camilo Nicolás, cordobés igual que él. Crédito: @BocaJrs
26 de mayo de 2020  • 18:43

Este lunes por la noche, el goleador de Boca

Ramón “Wanchope” Ábila

participó de un vivo en

Instagram

con el humorista cordobés

Camilo Nicolás

. En la amena charla, mezcla de entrevista y de charla íntima entre amigos, el futbolista reveló aspectos de su vida personal y profesional.

Wanchope contó que se levanta temprano “A las seis y media o siete de la mañana todos los días y entreno una hora, hora y media. Desde esta semana lo hago dos veces al día”. Que lo que más extraña en esta cuarentena es “Juntarme con amigos, pasar el tiempo. La vida normal. Ver a mis hijos, a mis viejos y entrenar con mis compañeros”. Además, reveló que está separado de su mujer hace un año.

El fanatismo por Instituto

“Soy hincha de Instituto hasta la muerte.

El de la foto que apareció el otro día

soy yo, sí. Tenía 15 años. Era un indio de chico. No era de la barra de la Gloria pero los conocía a los pibes, estaba en la tribuna con ellos. Si puedo, me retiraría en Instituto.

Miliki Jiménez es mi ídolo

, también me gustaba mucho “La Pochola” (Héctor Silva), “La Lora” (Fernando) Oliva y Luquitas Rimoldi”.

“¿Qué te gustaría que te guste?”

Me encantaría que me gustara laburar (risas), pero no

. No quiero encontrar ningún oficio, quiero jugar al fútbol”.

La amistad con Tévez y la pasión por el cuarteto

“Con Carlos hay una amistad de mucha confidencia,

íntima

. Compartimos habitación en la concentración y escuchamos mucho cuarteto, ninguna otra cosa. Lo último que le hice escuchar es Walter Salinas que no lo conocía. Le dije, empecemos a escuchar a este que anda bien. Le metí los cargadores y ahora no para, lo llevó a la casa, (lo escucha en los) asados. Él tenía organizado venir a Córdoba unos días con sus amigos en las vacaciones en junio, pero esto del

coronavirus

nos frenó”.

Los compañeros con los que mejor se entendió en la cancha

“Cristian Espinoza y el Gordo Pavón, que me hizo hacer un montón de goles en Boca, son dos de los compañeros con los que mejor me entendí dentro de la cancha en mi carrera. Pero sería injusto nombrar a uno o dos”.

Los sueños por cumplir y la afición por el entrenamiento

“Me quedan sueños por cumplir. Seguir ganando títulos, copas, jugar en la selección. Si me toca jugar en Instituto, lograr el ascenso. Hay que levantarse temprano y laburar para cumplir los sueños. Me gusta entrenar porque es lo único que me sostiene, sino sería un desastre. Después, obviamente, lo que uno sabe del juego, no lo va a perder, pero tenés que estar bien físicamente”.


El momento en que Edwin Cardona, excompañero en Boca, entró a ver el vivo y saludó a Wanchope. “¿Qué onda gordooo? Este colombiano es de lo mejor que he visto”, dijo Wanchope. Crédito: captura

El “brazo de Rococop”

“Yo estoy quebrado del cúbito en el brazo derecho, tengo una cirugía plástica que no se nota en la que me pusieron una placa, un fierro, con 13 tornillos. Entonces tengo un brazo de

Robocop

. Yo te pego con el brazo y es lo mismo que te pegaran un fierrazo. No soy de pegar codazos, a mí no me gusta eso. Porque en la cancha somos todos guapos y nos queremos pegar, pero no va esa pelea en la cancha, no existe. Entonces, cuando sin querer se me va la mano y pego en la pera o en la cara (los rivales) me miran como diciendo: ‘¿Qué me hiciste?’. Ese es mi poder de fuego que tengo en la cancha. Pasa que los defensores también te cagan mucho a patadas pero a ellos no les gusta que les peguen”.

La amistad con la Mona Jiménez

“Soy amigo de la Mona Jiménez. Hablo con la Juana directo. Le mando un audio a ella, se lo hace escuchar y después él me devuelve. Le pregunto cómo está, lo siento cerca. Tengo una intimidad que por ahí otros no pueden tener y eso me gusta. Ese tipo va a llegar a los 100 años y va a seguir cantando, aunque sea cantando dos temas por noche”.

¿Qué le preguntarías a Dios?

En el tramo final del vivo, Camilo le planteó a Wanchope: “Si te aparece en la ventana Dios en este momento, como vos te lo imagines, ¿qué le preguntarías?”. “Para mí -contestó Ábila-, Dios anda de traje, es un cuarentón canchero. Le preguntaría: ¿Por qué desaparecés? ¿Para qué te vas?”, lo que generó la risa del entrevistador.

La razón por la que está en Córdoba y el problemas con la ropa

“Yo vine el 17 de marzo, por dos semanas, porque eran 15 días (la cuarentena) y entonces traje musculosa, bermudas, dos buzos, tres pantalones largos, una remera de mangas largas, poca ropa de entrenamiento. Ya van 68 días acá en Córdoba, un tornillo. Ando pidiendo ropa prestada. Me pongo tres remeras de mangas cortas juntas”.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *