“Mi padre me pegaba trompadas y cintazos cuando perdía”, reveló un ex tenista

Se trata de Guillermo Pérez Roldán, quien se destacó en el circuito en la década de los ’90. El tandilense Guillermo Pérez Roldán fue un tenista exitoso que llegó a ser número 13 del mundo a principios de los ’90, pero hoy, a ,los 50 años, reveló que su padre y entrenador de aquellos tiempos,…

“Mi padre me pegaba trompadas y cintazos cuando perdía”, reveló un ex tenista

Se trata de Guillermo Pérez Roldán, quien se destacó en el circuito en la década de los ’90.

El tandilense Guillermo Pérez Roldán fue un tenista exitoso que llegó a ser número 13 del mundo a principios de los ’90, pero hoy, a ,los 50 años, reveló que su padre y entrenador de aquellos tiempos, Raúl, le “pegaba trompadas” y le “daba cintazos cada vez que perdía un partido”.

Pérez Roldán está radicado en Santiago de Chile, donde fue entrenador de los locales Nicolás Massú y Christian Garin, y desde allí le confesó a La Nación “una parte” de los maltratos que recibió de su progenitor mientras era su técnico.

“Hubiese preferido tener un peor entrenador y un mejor padre. Me da mucha pena contar esto, pero él fue tan bueno con el sistema de trabajo que creó, que tendría que haber sido (Carlos) Gardel, pero descargaba sobre mí una exigencia tal que perdí un padre”, reveló.

“Quizá hubiera sido mejor que él fuera un gran profesor de tenis y yo un buen abogado, porque esa fue una parte negra de mi vida. Sufrí su maltrato físico y todos lo sabían. La cosa fue conmigo, y con mi hermana (Mariana) al principio. Pero cuando empecé a facturar yo, ella pasó a un segundo plano. Fue un técnico fantástico, pero un padre de mierda”, disparó.

Pérez Roldán sostuvo que “no podía ser que ganar un partido significara un alivio, y en determinados momentos, en vez de poder disfrutar a los 19 años”, ya no podía más. “Por eso un día le dije que siguiera su camino y yo haría el mío, y si alguna vez necesitaba un técnico, lo llamaba. Comprate un campo, andá a los caballos, no sé, pero déjame tranquilo, le pedí”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *