Rubén Wolkowyski se repone del coronavirus: “Frente a este virus, no sos nadie”

Son las 23 en Málaga y él se recupera de haberse contagiado de coronavirus, pero en la voz de Rubén Wolkowyski se perciben energía y optimismo. También viaja a través del tubo -que ya no es tubo, claro- énfasis y la certeza, que el interlocutor confirma, de que hay que concientizar sobre los riesgos del…

Rubén Wolkowyski se repone del coronavirus: “Frente a este virus, no sos nadie”

Son las 23 en Málaga y él se recupera de haberse contagiado de coronavirus, pero en la voz de Rubén Wolkowyski se perciben energía y optimismo. También viaja a través del tubo -que ya no es tubo, claro- énfasis y la certeza, que el interlocutor confirma, de que hay que concientizar sobre los riesgos del Covid-19. El ex pivote de la Selección argentina de básquetbol​ es uno de los doce hombres en el mundo que se colgó una medalla de oro olímpica compitiendo contra jugadores de la NBA pero no duda: “Frente a este virus no sos nadie”.

Como cualquiera que se haya contagiado, el chaqueño no tiene certezas de cómo ni cuándo le ocurrió, aunque a diferencia de otras personas él pudo entender que estaba condenado a infectarse: a mediados de marzo, su esposa (Mariana) y su hija (Florencia) comenzaron a manifestar síntomas. Luego le tocó a su hijo, Tomás, y finalmente, el 21 de marzo, cayó él.

“Lo que sucedió fue que los chicos tuvieron síntomas muy leves, como un poco de dolor de garganta y fiebre un día y medio como máximo. A mí me agarró más fuerte, la fiebre me duró más días, tenía tos, dolor de garganta y de cabeza -relata-. Al octavo día me bajó la fiebre y pensé que salía, pero al noveno volvió y el médico me recomendó hacerme estudios por si el bicho me estaba causando una neumonía, que es lo que te puede causar a nivel pulmonar. Y sí, estaba pasando eso. Así que ahí me dieron antibióticos”.

Mirá también

-Dijiste que llegaste a sentir mucho miedo. ¿Tenía que ver con tus sensaciones físicas o con ver la cantidad de vidas que se está cobrando el virus?

-​Con que sentía que mi vida estaba en juego, directamente. El máximo de terror lo tuve cuando entré al hospital y no sabía si me iría. Vos veías por la tele que mucha gente entraba, quedaba internada y no salía más. Mi miedo era saludar a mi familia y no saber si nos íbamos a volver a ver.

Más allá de las críticas que se levantaron en España por la presunta demora en establecer la cuarentena obligatoria, Wolkowyski asegura que “el virus es demasiado dañino y contagioso”. Por caso, él y su familia ya venían haciendo una suerte de cuarentena autoimpuesta, pero eso no impidió que se contagiaran todos.

Lo que sí notó fue el colapso sanitario que lo llevó a continuar el tratamiento en su casa. “Tuve la ‘suerte’ de irme del hospital porque si bien yo tenía un problema respiratorio, me faltaba un poco el aire, no ameritaba un respirador, que ya de por sí escaseaban, al igual que las camas disponibles -explica el Colorado-. Por ahí si hubiera estado en Argentina me habrían internado, más que nada para aislarme completamente, evitar más contagios, hacer un mejor seguimiento. Pero en un lugar donde está todo colapsado es mejor así, y estoy contento de que me hayan mandado a mi casa”.

El Colorado, en sus tiempos de pivote con la Selección. (Foto: AP)

-¿Sos creyente? ¿Te apoyaste en algo más espiritual además de la medicina?

-Sí, sí, soy católico, cristiano y creo en Dios. Le pedí lo que se te ocurra, de todo. Es un momento en que no podés perder la fe y tenés que encomendarte a todo lo que te pueda ayudar y dar una mano. Yo creo en Dios y creo que Él tiene mucho que ver en las cosas que pasan. Creo que a veces pasan ciertas cosas para que nos demos cuenta de que estamos haciendo las cosas mal en un mundo que no es nuestro y que tenemos que cuidarlo.

-En tu caso ya no sos deportista profesional pero llevás una vida sana, con ejercicio, buena alimentación. ¿Creés que ayudó eso?

​-Sí, me lo dijeron todos los médicos. El hacer una vida sana me permitió estar más fuerte y resistente ante el virus, eso seguro. Imaginate que perdí unos 10 kilos. Al final, cuidarte es lo único que podés hacer vos mismo para estar mejor plantado ante esta y cualquier enfermedad. Acá no vale ni ser campeón olímpico, ni haber jugado en la NBA ni nada. Acá sos una persona más. Yo estoy hablando y contándolo porque la gente tiene que entender que le puede tocar a cualquiera. Acá en España le pasó a la vicepresidenta, a un par de ministros, el Primer Ministro del Reino Unido también se contagió… Delante del virus no sos nadie.

Wolkowyski, durante el histórico triunfo ante el Dream Team. (Foto: AP)

-¿Esperás que tu testimonio sirva para crear más conciencia?

-Ojalá. Es cierto que si hablamos de porcentajes, a los jóvenes los afecta menos, el porcentaje de mortalidad es más o menos alto, todo lo que vos quieras. Pero yo, que lo tuve, te puedo decir que cuando te agarra a vos, para vos todos los porcentajes pasan a ser 100. Se puede morir cualquiera. Y si sos joven y no tenés síntomas y tenés la suerte de que así como te contagiaste, te recuperás, en el medio podés contagiar a gente que se puede morir. Todos nos tenemos que cuidar.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA