Ingenio y garra: el jugador de la liga cordobesa que se hizo su propia canchita para entrenar en la casa

La cuarentena produce efectos diversos en las personas. Mientras a algunos los paraliza y los mantiene en un estado de pasividad, a otros los motiva a pensar cómo ocupar tanto tiempo sin pisar la calle. Y a varios los ataca la creatividad, como a Andrés Funes, delantero del club Villa Azalais que milita en la…

Ingenio y garra: el jugador de la liga cordobesa que se hizo su propia canchita para entrenar en la casa

La cuarentena produce efectos diversos en las personas. Mientras a algunos los paraliza y los mantiene en un estado de pasividad, a otros los motiva a pensar cómo ocupar tanto tiempo sin pisar la calle. Y a varios los ataca la creatividad, como a Andrés Funes, delantero del club Villa Azalais que milita en la liga cordobesa de fútbol, que no quiso ser menos que Lionel Messi y se armó su propia cancha en el terreno del costado de su casa.

“Ya venía con la idea, pero por falta de tiempo nunca se hizo. Era un juntadero de mugre así que aprovechamos la cuarentena para limpiar todo con mi viejo Alejandro y quedó el espacio libre. Nos sirve a mí y a mi hijo para seguir entrenándonos”, le cuenta a Clarín este jugador de 30 años que con paciencia y un poco de cal se hizo una cancha de 14 metros de largo por 8 de ancho y al igual que las grandes estrellas del fútbol de Europa tiene dónde entrenarse sin salir de su hogar.

Andrés Funes, el jugador de la liga cordobesa que se armó una canchita en su casa

“La usamos para practicar las rutinas que nos dan a cada uno. Mi hijo Joaquín tiene 11 años y esta en las inferiores de Universitario de Córdoba. Primero lo ayudo a entrenarse a él y después hago lo mio, así todos los días”, explica Funes, que tiene un extenso recorrido en la liga de la provincia.

Mirá también

Se inició en Huracán de Córdoba de chiquito, pero un problema familiar lo hizo dejar la pelota de lado. Retomó a los 18 años en Banfield de Córdoba. Pasó por Villa Plomo de Laboulaye, Almirante Brown de Malagueño y Sportivo Colonia Tirolesa de Colonia Caroya, entre otros. Pero el pico máximo de su recorrido hasta ahora lo vivió el año pasado cuando jugó el Federal A para Unión San Vicente.

Funes dice que la seguirá perfeccionando para emparejarla y ponerle alambrado.

“Nunca tuve un gran sueldo como futbolista, pero en todos los clubes por los que pasé siempre me pagaron algo que me ayudaba. El arreglo en esta liga es que pagan por partido jugado. Es decir que ahora no estamos cobrando. A mí me daban, además, viáticos por semana para los entrenamientos. Pero mientras esté todo parado no recibimos nada. Hay muchos que la están pasando mal”, dice sobre la situación económica en la Liga.

Y agrega que esta pandemia lo encontró justo desocupado por lo que su momento es más complicado: “Trabajaba en el mantenimiento de un polideportivo de la Municipalidad, pero con el cambio de Gobierno quedé desempleado. Estoy haciendo changas con mi viejo que tiene un emprendimiento de jardinería y me ayuda bastante, pero ahora no podemos salir. Estamos aguantando con los ahorritos y tratando de economizar todo lo que se pueda”.

Andrés Funes, el jugador de la liga cordobesa que se armó una canchita en su casa

La idea de la canchita le trajo entusiasmo y distracción en estos días. Y la noticia se hizo eco en el barrio y en los medios de la provincia. Son varios los vecinos que están esperando que el aislamiento quede atrás para jugar un picadito en lo de Funes. “Por ahora nos divertimos con mi hijo, el hijo de la mujer de mi papá que vive en un departamento en el fondo de casa y mi nena, Maia, que también se prende”, relata este goleador cordobés.

Su mujer mira de lejos. “Ella nos acompaña y nos apoya, pero no le gusta mucho el fútbol. No le dijimos nada y la llamamos cuando ya estaba hecha la cancha. Es más fácil pedir perdón que permiso, ja. Con la cara nos dijo todo. El terreno era para hacer departamentos para alquilar, pero ahora ya está la canchita.

Mirá también

Y la planificación sigue: “Ya estamos viendo para cerrala bien y ponerle el tejido olímpico. Mi viejo está re compenetrado con la canchita. Se fanatizó. Ahora la quiere perfeccionar. Saca tierra de otro sector para emparejarla, ja”. Así se entretiene la familia Funes, que no serán los Messi, pero que también tienen al fútbol como excusa para hacer más llevadera esta época de confinamiento.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA