“Coco” García, deportista nato con gran capacidad dirigencial

El exjugador de rugby de Old Lions y el seleccionado santiagueño, vicepresidente de los “viejos leones”, piloto y navegante de rally, ahora conduce la FRSDM. Gustavo “Coco” García tiene 66 años, 4 hijos y 6 nietos. Es protesista dental. Jugó al fútbol de manera amateur hasta los 15 años. Luego practicó el rugby hasta los…

“Coco” García, deportista nato con gran capacidad dirigencial

El exjugador de rugby de Old Lions y el seleccionado santiagueño, vicepresidente de los “viejos leones”, piloto y navegante de rally, ahora conduce la FRSDM.

Gustavo “Coco” García tiene 66 años, 4 hijos y 6 nietos. Es protesista dental. Jugó al fútbol de manera amateur hasta los 15 años. Luego practicó el rugby hasta los 38 y después ya empezó en la parte del deporte motor, específicamente a correr en el rally. Después volvió al rugby para ser dirigente y actualmente está de vuelta en el deporte motor, para ser el presidente de la Federación Regional Santiagueña del Deporte Motor.

“Antes de comenzar a correr rally, fui vicepresidente del club Old Lions, capitán del equipo, capitán del seleccionado santiagueño de rugby y también entrenador de mi club. Mucho tiempo después se me despertó la pasión por el automovilismo, aunque considero que toda la vida fui ’fierrero’, pero nunca antes había tenido la posibilidad de practicar”, comenzó diciendo “Coco”, en diálogo exclusivo con Nuevo Diario.

Sus inicios

“A los 38 años se me presentó la oportunidad de correr. Recuerdo que alquilé un auto, un Fiat Duna, que era de Andrés Olmos, y corrí un torneo de verano de súper prime. Se hizo una carrera en Fernández y la otra en un circuito de El Zanjón. Inmediatamente después de eso comenzó el campeonato santiagueño, pero yo no tenía auto, ya que lo había alquilado por esas dos carreras nada más. Recuerdo que Guido Rossi me facilitó un auto (Fiat 147) de la clase A5 y corrí el Rally Ciudad de La Banda. Recuerdo que volqué en esa carrera y abandoné. Ahí vi la necesidad de tener un auto propio. En mi familia teníamos dos. Uno era un VW Gol y a ese le pusimos la jaula, butacas, cintos y empezamos a correr en la clase A6. Ese Gol nos dio muchas satisfacciones, ya que gané varias carreras y salí subcampeón santiagueño en la clase A6. El campeón de ese año fue Guido Rossi”, recordó nuestro entrevistado.

“Con ese auto tengo muchas anécdotas. Recuerdo que fue desarmado en un día en el lavadero de ’Pancho’ Viano, y luego le construimos la jaula. Y con Germán Rodríguez, el mecánico y preparador, le colocamos la suspensión, todo lo de seguridad, la bomba eléctrica y se hizo algo en la tapa de cilindro. Debutamos ese año con Germán Rodríguez como navegante. En las carreras anteriores mis navegantes fueron David Cerutti (con el Duna) y Gorostiaga (Fiat 147), que era el preparador de Guido Rossi en ese momento”, aumentó.

Pasión dirigencial

“Recuerdo que en esa época formamos la Asociación Santiagueña de Rally, de la que fui parte de la primera comisión directiva. Surgió como una necesidad, ya que no podía seguir disputándose el torneo por motivos de índole económico. Después de eso, comenzamos a organizar las carreras. Decidimos hacer una fecha del Campeonato Argentino de Rally. Por gestión de ’Chelo’ Chazarreta, Sergio Iralasky, Emilio Castro, Gustavo Gómez y otras personas más, como Alberto Casadei, Daniel Mateucci, Oscar Briz, ’Pepe’ Bazán, Ricardo Molinari y Hugo Gubaira, entre otros, organizamos ese Rally Argentino. Ahí surgió mi pasión por ser dirigente. Yo tenía la experiencia como dirigente de rugby, y después trabajé muchos años como dirigente del deporte motor, como lo hago actualmente”, se sinceró.

“Luego, mis hijos se volcaron al rally. Terminaba mi etapa, como corredor y dirigente, y empezaba la de ellos. Mi hijo, Rodrigo, con 15 años, fue navegante mío también. A Gustavo, mi hijo mayor, le compré su primer auto, un Fiat 128 de la clase A5. Se lo compré a Guillermo Rojas. Luego armamos un Senda, un Gacel, un 128 para cada uno de mis hijos. La finalidad del deporte es hacer muchos amigos. Nosotros hicimos muchos, gracias a Dios”, remarcó.

Su otra pasión

“Luego del rally, volví a ser entrenador de rugby. Me alejé del rally porque entendía que era el fin de una etapa y porque teníamos problemas de índole económicos, de presupuesto, entre otras cosas. Los años fueron pasando hasta que llegó la oportunidad de reflotar la Asociación Santiagueña de Rally, que estuvo mucho tiempo acéfala (16 o 18 años). Con un grupo de amigos, como David Cerutti y ’Luchi’ Coronel, entre otros, decidimos reflotar la ASR. Y, debido a que la Federación Santiagueña tenía una comisión normalizadora y tenía que llamar a asamblea, me ofrecieron la presidencia de la Federación. Lo acepté como para aportar mi granito de arena y sumar mi experiencia al deporte motor de la provincia”, reconoció.

“En este caso, el karting y el rally son los dos deportes que están bajo la órbita de la Federación. La finalidad mía, mi anhelo, es que crezca el deporte motor, con una ordenada administración, haciendo cumplir los reglamentos. Se nos complicó en 2019 con la cuestión económica, pero de todas maneras pudimos completar el calendario anual. Y en este 2020, con esto de la pandemia no pudimos arrancar, pero tenemos previsto el calendario, habíamos organizado todo para empezar en Estación Simbolar y recorrer varias ciudades más”, detalló García.

“Tengo un anhelo más. Estamos haciendo hincapié en correr en todas las ciudades de la provincia y que cada localidad o ciudad tenga su representante, su auto de carrera, sea a través de una peña o de comisiones que se armen, para que tengan su representante en el campeonato. El interior santiagueño es muy lindo y tiene caminos muy lindos para correr. Y con respecto al karting, que se vayan sumando más pilotos. Queremos ayudarlos también para llegar a un ideal, que sería tener entre ocho o diez carreras al año, para a partir de ahí poder pensar en empezar a correr a nivel nacional”, dijo a modo de deseo.

Con los “vecinos”

“Con respecto a la región, tenemos avanzadas negociaciones con la gente de Tucumán y Córdoba, para ver si este año podemos hacer carreras en forma conjunta, con la gente de esas provincias. El año pasado tuvimos una gran experiencia con la gente de Catamarca”, dijo esperanzado.

“Otro de los objetivos es mejorar todo lo que se refiere a la seguridad de las pruebas. Estamos en contacto con la gente de Córdoba, que son los que hacen el rescate en las pruebas del campeonato Argentino, del cordobés y de Santa Fe también. La idea es que nuestros pilotos de karting y rally corran lo más seguros posibles. También tenemos a la gente de nuestra provincia, que trabajaron en forma excelente con nosotros. Queremos trabajar en forma conjunta para tener un gran rescate y respaldo en el tema de la seguridad”, manifestó García.

“En la parte netamente competitiva, Santiago tiene muy buenos pilotos de karting y de rally. Históricamente fue así. Sabemos que para medirse a nivel nacional, hoy por hoy es muy difícil por el tema económico, pero si hacemos buenos campeonatos a nivel local, y nos codeamos con nuestros vecinos, vamos a ir entrando en ritmo como para poder medirnos, cuando se pueda o sea propicio, a nivel nacional en algún momento. El nivel de nuestra competencia es muy bueno. Tenemos gente experimentada como Mario Faisal, el ‘Colo‘ Cerutti, Gustavo y Rodrigo García, y muchos otros más. No quiero dar más nombres porque dejo a varios afuera, pero hay muchos más, no tengo dudas de ello”, cerró.