Apuestas y arreglos de partidos en el tenis: un jugador dijo haber rechazado 100.000 dólares por dejarse ganar en Australia

El ucraniano Sergiy Stakhovsky dijo que en el Abierto de Australia 2009 rechazó un intento de soborno. Fuente: Archivo – Crédito: AFP El tenista ucraniano Sergiy Stakhovsky, actual 169° del ranking y 31° en 2010, r eveló que en 2009 le ofrecieron 100.000 dólares por dejarse ganar el partido de la primera ronda del Abierto…

Apuestas y arreglos de partidos en el tenis: un jugador dijo haber rechazado 100.000 dólares por dejarse ganar en Australia

El ucraniano Sergiy Stakhovsky dijo que en el Abierto de Australia 2009 rechazó un intento de soborno. Fuente: Archivo – Crédito: AFP

El tenista ucraniano

Sergiy Stakhovsky,

actual 169° del ranking y 31° en 2010, r

eveló que en 2009 le ofrecieron 100.000 dólares por dejarse ganar el partido de la primera ronda del Abierto de Australia

frente al francés Arnaud Clement (era 89° del ranking) y que lo rechazó, aunque acabó cayendo en cinco sets (6-3, 2-6, 4-6, 6-2 y 6-1). “Cuando salí de la cancha, creo que habría golpeado mi raqueta contra aquellos que me ofrecieron el dinero si hubieran estado allí”, dijo Stakhovsky, por entonces 83°, durante una entrevista en la TV de su país y que refleja el diario francés L’Equipe.

Stakhovsky explicó que tras aquel intento de soborno puso en conocimiento de la Unidad de Integridad del Tenis (TIU), el organismo que lucha contra la corrupción en ese deporte y que acababa de crearse (en 2008). La TIU le solicitó la identidad de las personas que intentaron sobornarlo, pero

Stakhovsky guardó silencio, según expresó, por temor a represalias.

“¿Puedes proteger a mi familia?”, dijo Stakhovsky que les preguntó. “Este hombre [el que intentó sobornarlo] es sólo un intermediario, hay personas muy peligrosas por encima de él y mi familia vive en Ucrania. Los funcionarios de la Unidad de Integridad del Tenis me dijeron que no podían garantizar mi seguridad”, contó, ahora, el tenista.

En aquel Abierto de Australia de 2009, Stakhovsky tenía 23 años y todavía no había ganado partidos en el main draw de Grand Slam. De hecho, esa en Melbourne era su segunda presencia en el cuadro principal de un torneo grande y estaba desarrollándose en el primer nivel del profesionalismo, un perfil de jugador que suele ser el más atractivo para las redes de apuestas y arreglos.


Stakhovsky tuvo, el año pasado, un comentario desafortunado con Marco Trungelliti, quien denunció un intento de soborno. Fuente: Archivo – Crédito: AFP

No es la primera vez que Stakhovsky es noticia en un tema vinculado a la corrupción

en el tenis. Hasta no hace mucho al ucraniano le recriminaron, por ejemplo, jugar dobles con su compatriota Denys Molchanov, sospechado de arreglo de partidos, especialmente en un match de 2015, en un Challenger de Dallas, frente al argentino Agustín Velotti.

En abril de 2019, asimismo

, Stakhovsky tuvo un desafortunado comentario sobre el santiagueño Marco Trungelliti (actual 231°),

que en febrero de ese mismo año confesó, en

LA NACIÓN,

la angustiante situación por la que estaba atravesando luego de rechazar y denunciar un intento de soborno, que derivó en la suspensión de tres compatriotas. Todo surgió a partir de un mensaje de apoyo a Trungelliti del reconocido entrenador australiano Darren Cahill. Pero Stakhovsky, por entonces miembro del Consejo de Jugadores, le escribió un tuit a Cahill: “La delgada línea entre el denunciante y el soplón, todo depende de quién es el juez”. Las palabras de Stakhovsky no pasaron inadvertidas: Cahill reaccionó y, obviamente, Trungelliti también. “De verdad? ¿Este es el apoyo que recibe un jugador por parte de un miembro del consejo de jugadores después de realizar una denuncia? Claramente esta es la razón por la cual no hay denunciantes y la corrupción tiene acceso libre a la autopista”, publicó Trungelliti.

Pocas horas después de su infortunado comentario, Stakhovsky le escribió al argentino por Instagram: “En primer lugar me disculpo por esa reacción. Cambié mis palabras. Reaccioné con poca información y no debería haber hecho eso”.

En su confesión en

LA NACIÓN,

Trungelliti contó cuáles eran las cifras que podría ganar por dejarse ganar: entre 2000 y 3000 dólares por partido de Future, entre 5000 y 10.000 en Challengers, y entre 50.000 y 100.000 por encuentros de la ATP.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.