Se casaron en cuarentena y quieren un saludo de Alberto Fernández de regalo

por Bàrbara Defoix Fotogalería Diego Aspitia y Sofía Cuggino. Foto: Almendra Fantilli El aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el coronavirus hizo un parate a la vida social de los argentinos. Al cancelarse todos los eventos masivos, la reprogramación se convirtió en la principal amiga del mundo. Sin embargo, algunos encontraron la vuelta para…

Se casaron en cuarentena y quieren un saludo de Alberto Fernández de regalo

por Bàrbara Defoix




Fotogalería


Diego Aspitia y Sofía Cuggino. Foto: Almendra Fantilli

El aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el coronavirus hizo un parate a la vida social de los argentinos. Al cancelarse todos los eventos masivos, la reprogramación se convirtió en la principal amiga del mundo. Sin embargo, algunos encontraron la vuelta para llevar a cabo sus deseos de forma segura.

Diego Aspitia y Sofía Cuggino no dejaron que la cuarentena se interpusiera en sus planes y celebraron una boda virtual a través de la aplicación Zoom el pasado 24 de marzo. La ceremonia  también fue transmitida en vivo por Facebook e Instagram. Pidieron a sus familiares y amigos que se vistieran para la ocasión y todos juntos, gracias a la tecnología, vieron como la pareja dio el sí quiero desde sus pantallas. 

Diego y Sofía, de 42 y 32 años respectivamente, residen en la ciudad de Córdoba, aunque ella es oriunda de la localidad de Las Varillas, a 150 kilómetros de la capital provincial. Se conocieron en 2016 gracias a un club de lectura que organizaron distintas comunidades cristianas. Se empezaron a hacer más cercanos a mediados de 2017, justo cuando ella empezó un doctorado en España por lo que su amistad creció a la distancia. En 2019 iniciaron un noviazgo sin sospechar que derivaría en una boda mediática.

La pareja tenía planeado casarse por civil el jueves 26 de marzo y luego realizar la ceremonia religiosa el sábado 28. El destino quiso que en lugar de esas dos fechas el día que iban a recordar para siempre fuera el 21. Y que ese evento rememorearía a lo que fue el inicio de su relación.

“Lo que nos llevó a cambiar los planes de la boda fue la declaración del decreto que establecía el aislamiento social y obligatorio. Para resguardarnos a nosotros y a los invitados para que no pase nada decidimos cancelar la fiesta. Nos quedaba la esperanza de poder realizar el civil y posterior a eso algo muy íntimo. Ahí ya estábamos esbozando que la bendición que íbamos a recibir fuera similar al 28 y eso transmitirlo por Instagram o Facebook. Pero después del jueves 19 a la noche que se declaró la cuarentena total vimos trunca esa posibilidad”, explicó Diego en diálogo con PERFIL.

Con unas amigos decidieron apostar por la virtualidad. “Nosotros queríamos realmente celebrar nuestra unión y poder empezar a vivir juntos. Así que la misma ceremonia que teníamos planeada para la fiesta del 28 la hicimos online”, contó.

Ambos reconocen que si pudieron lograr su cometido fue gracias a la buena predisposición de sus amigos y allegados. “Cuando hablamos con Guillermo, que es el pastor de nuestra comunidad, pudimos sentir el apoyo siempre de él. Es una petición rara la que hicimos, no es algo común, creo que es la primera vez que pasa algo así. También Martín y Julia, un matrimonio que nos acompañó durante parte de nuestro noviazgo. Nunca sentimos ese abandono que podría sentirse en un momento así, todo lo contrario. Eso nos ayudó muchísimo a gestionar todo lo demás tranquilos. Pero principalmente los amigos maravillosos que tenemos Almendra Fantilli, que nos hizo las fotos de la sesión preboda, y Naitria Peralta que la ayudó a hacer el Instagram #MeCasoEnCasa”, detalló Diego.

El evento fue todo un éxito. Alrededor de una treintena de personas dijeron presente desde diferentes partes de la provincia y del mundo, como Alemania, España entre otros países de Europa. Pero además, la siguieron 500 personas por las redes sociales y luego se colgó el video en Youtube donde ya superó las 18 mil reproducciones.

Sentimos el abrazo de la comunidad, de nuestros amigos, saber de que no estábamos solos a pesar de la cuarentena

Fue muy emocionante ver la respuesta de la gente y de cómo nos acompañó. Sentimos el abrazo de la comunidad, de nuestros amigos, saber de que no estábamos solos a pesar de la cuarentena. Hicimos esto no solamente porque queríamos cumplir nuestro deseo de unirnos en matrimonio y poder hacerlo mínimamente como teníamos pensado, sino respetar la cuarentena y no cometer ninguna trasgresión a esto”, recordó Diego. Con ellos solo estuvieron físicamente dos vecinos, para poder grabar el momento y transmitirlo en vivo por las redes sociales.

Jamás pudieron imaginar que su historia de amor trascendería las fronteras en un momento en el que permanecen todas cerradas. “Estamos atónitos. Ver nuestra foto en noticias de todos los diarios del mundo fue como muy fuerte, ha tenido una repercusión muy grande. Hasta nos vimos en la televisión en Israel y nos contactó una corresponsal de la agencia rusa RT. Vimos nuestra noticia en coreano, en japonés… es algo maravilloso. Me parece muy hermoso que se pueda conocer la historia de toda la gente que estuvo en todo esto”, valoró el hombre.

Curiosamente, es algo que nunca pudieron predecir porque ninguno de ellos dos comparte su vida privada en las redes sociales. “Somos bastante cautos de cuidar nuestra intimidad, Y de repente pasamos a tener un Instagram y una boda transmitida en vivo que vieron más de 500 personas y ser absolutamente visibles cuando siempre quisimos lo contrario. Eso también cambió la forma de relacionarnos con la virtualidad y las redes, nos estamos amigando también con eso. Hemos recibido muchas muestras de cariño”, narró.

Y aunque cueste de creer tienen la luna de miel que siempre quisieron: estar en su casa. Diego y Sofía siempre desearon pasar la licencia matrimonial en su hogar. “No veíamos necesario el hecho de salir a otro lugar. Ahora, digo que tenemos que tener cuidado con lo que deseamos porque se nos cumple”, bromeó. “Estamos en casa descubriendo cómo es vivir con otra persona, tratar de llevar lo mejor que se puede la convivencia y aprendiendo mucho del otro. Estamos muy contentos en esta nueva etapa”, afirmó.

Lo único que les queda para que la experiencia supere todas sus expectativas es que les llegue la felicitación del presidente Alberto Fernández a través de Twitter, la red social a la que es asiduo el jefe de Estado: “Publiqué lo que hacíamos en esa plataforma para llegar a tener el saludo de Alberto Fernández. Queremos que nos salude porque nos casamos en casa para respetar la cuarentena y para hacerle caso a él”.