La selección que fue goleada y eliminada en un Mundial tras pasar la noche previa con mujeres

Taribo West hizo una revelación sobre la eliminación de Nigeria en el Mundial 1998 Fuente: Reuters Durante la década del 90, algunos seleccionados de los países subsaharianos, los de la África negra, asombraron al mundo con su fútbol intrépido, audaz, festivo, sin mucho sostén táctico ni organizativo dentro de la cancha, pero con un gran…

La selección que fue goleada y eliminada en un Mundial tras pasar la noche previa con mujeres

Taribo West hizo una revelación sobre la eliminación de Nigeria en el Mundial 1998 Fuente: Reuters

Durante la década del 90, algunos seleccionados de los países subsaharianos, los de la África negra, asombraron al mundo con su fútbol intrépido, audaz, festivo, sin mucho sostén táctico ni organizativo dentro de la cancha, pero con un gran apego por la pelota y la impronta individual. Impactaron también por su capacidad atlética, la elasticidad, un derroche de energía no siempre bien administrado ni racionalizado. Eran espíritus libres que entendían al fútbol desde el divertimento.

Camerún

dio el primer

batacazo al ganarle a la Argentina campeona del mundo

en la apertura de Italia 1990. Los Leones Indomables fueron primeros en el grupo que también integraban Unión Soviética y Rumania. El aviso africano estaba dado.

La estela de Camerún fue seguida por

Nigeria,

superada 2-1 por la Argentina en el Mundial 1994, en el que fue el último partido en el seleccionado de Diego Maradona, cuyo control antidoping dio positivo.


Nigeria venció a la Argentina en la final de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 Fuente: AP

Dos años más tarde, en la final de los

Juegos Olímpicos de Atlanta 1996,

Nigeria se tomó desquite de la Argentina. Con un gol de Emmanuel Amunike en el último minuto ganó 3-2 y se quedó con la medalla dorada ante el equipo que dirigía Daniel Passarella, que había estado dos veces en ventaja, con tantos de Claudio López y Hernán Crespo, en una formación que también contaba con Ariel Ortega, Diego Simeone, Matías Almeyda, Javier Zanetti y Roberto Ayala, entre otros.

Gran parte de ese plantel Sub 23 -con tres mayores- de las

Súper Águilas

participó dos años más tarde en el Mundial 98. A Francia viajaron doce campeones olímpicos: Nwankwo Kanu,

Taribo West,

Celestine Babayaro, Okechukwu, Oparaku, Oliseh, Jay Jay Okocha, Babangida, Ikpeba, Amokachi, Oruma y Lawal. Lo dirigía el serbio Bora Milutinovic. Jugadores que ya eran requeridos por importantes equipos europeos. La fama y el reconocimiento no les recortaron un estilo de vida muy liberal, sin estrictas normas disciplinarias ni encierro. El cuerpo les pedía actividad, dentro y fuera de la cancha. Por entonces, Jorge Valdano escribía con asombro que parte de la dieta fuera ir a comer a pizzerías, casi en plan turista, mientras se admiraba de lo que desplegaban en cada partido del Mundial: “Nigeria sale de safari, hay mucho de silvestre en su fútbol callejero. Como todo aventurero, corre peligro”.

Los riesgos estaban en que algún exceso consumiera al fútbol que llevaban adentro. Algo de esto ocurrió en la eliminación de los octavos de final del Mundial 98 al ser goleado 4-1 por Dinamarca. Un derrumbe insospechado después de vencer a España y Bulgaria en la etapa de grupos. Veintidós años después, Taribo West, un zaguero central que pasó por Inter y Milán y es recordado por su peinado con canutos verdes, reveló en una entrevista con la publicación The Punch el detrás de escena de aquella dura derrota:

“Hubo compañeros que no podían levantar las piernas

para frenar la dinámica de Dinamarca. Se dice que muchos se escapaban en limusinas a clubes nocturnos de Francia, pero lo que yo sí

vi es que ingresaban mujeres a escondidas en la concentración

“.


Dinamarca golea e Nigeria en el Mundial 1998; West acusó a sus compañeros Fuente: AP

West, que como muchos otros futbolistas africanos está sospechado de tener un

documento con una fecha de nacimiento

posterior a la real, continuó con aquel episodio: “Las mujeres eran africanas que habían ido a ver el Mundial y se enamoraron de nuestra forma de jugar. Era fácil atraerlas a nuestro hotel.

La noche anterior a enfrentar a Dinamarca habían tenido relaciones sexuales.

Cuando llegó el partido estaban cansados. Se subestimó al rival, se pensaba que igual le íbamos a ganar. Yo me enojé mucho, les gritaba en la cancha, pero no había respuestas”.

Nigeria perdía 2-0 antes de los primeros 15 minutos frente a una Dinamarca que tenía a los hermanos

Brian y Michael Laudrup,

y a

Peter Schmeichel

en el arco.. Con el 4-0, a 20 minutos del final descontó Babangida. Otros titulares de ese día fueron Kanu. Finidi George, Okocha, Oliseh, Babayaro, Ikpeba, Lawal, Yekini. Las carreras de todos ellos no se vio arruinada por una vida disipada y las siguientes generaciones de futbolistas nigerianos clasificaron a la selección a cuatro de los últimos cinco mundiales. Supieron conciliar las obligaciones profesionales con las pulsiones sexuales. En esos cuatro mundiales se enfrentó con la Argentina, que siempre venció por un gol de diferencia tras mucho esfuerzo y sufrimiento hasta el final, ante rivales que habían reservado sus energías para el fútbol.


Nigeria y su alegre manera de vivir el fútbol Fuente: AP

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.