A diez años del récord histórico de Martín Palermo en Boca y del fallido festejo con Juan Román Riquelme

“Roberto Cherro fue el primero en darse cuenta de que ese pase de Riquelme ​a Palermo terminaría en gol”. Así comienza la crónica que escribió Miguel Bossio en Clarín el 13 de abril de 2010, un día después de que el Titán, Martín Palermo, se adueñara de una marca, por ahora, para la eternidad: ser…

A diez años del récord histórico de Martín Palermo en Boca y del fallido festejo con Juan Román Riquelme

Roberto Cherro fue el primero en darse cuenta de que ese pase de Riquelme ​a Palermo terminaría en gol”. Así comienza la crónica que escribió Miguel Bossio en Clarín el 13 de abril de 2010, un día después de que el Titán, Martín Palermo, se adueñara de una marca, por ahora, para la eternidad: ser el máximo goleador de la historia de Boca, con 219 tantos en ese momento, luego establecido en 236.

En septiembre de 1938, Cherro anotó su último gol en Boca. Eran tiempos en los que las estadísticas recién se construían. Ese 18 de septiembre, el Xeneize igualó 3-3 con Talleres de Escalada y Cherro marcó el 1-0.

Mirá también

“A los 25 minutos, los visitantes llevaron un buen ataque combinado, cerca del arco. Benítez Cáceres cedió la pelota a Cherro, quien sin inconvenientes despidió un shot esquinado a Rocco”, cuenta la crónica del diario El Mundo.

Cherro no tuvo tapas de diarios al día siguiente que estableció en 218 goles su marca boquense. En aquella época se editaban El Mundo, Crítica, La Nación, La Prensa y La Razón, entre otros.

Boca goleó 4-0 a Arsenal en 2010. Riquelme marcó el tercero. Acá Palermo se suma al festejo del “10”.
Foto: DYN

En cambio, Palermo fue portada de todos los medios nacionales, fue el tema del día en todos los noticieros y se habló del en todos las radios. Esa tarde del lunes 12 de abril, en el 4-0 a Arsenal en la Bombonera, el “Optimista del Gol”, como lo apodó Carlos Bianchi​, hizo dos.

El 219 fue el primero, a los 9 minutos. Tras el pase de Riquelme, no hubo abrazos entre asistidor y asistido. El actual vicepresidente de Boca encaró hacia otro lado. El gesto no pasó inadvertido. Por eso, a la noche le preguntaron a Palermo, en Fox Sports, qué sentía. “Cuando hago un gol, trato de abrazarme con el que me dio el pase y con los otros compañeros. Con Vélez nos abrazamos, contra River también… Hoy fue diferente, se dio otra situación. Sé que se vio, sé lo que pasó. Pero no tengo que salir a decir nada de ese tema. Me hace sentir incómodo y no me interesa entrar en conjeturas: que cada cual saque sus propias conclusiones”, respondió el Titán.

Mirá también

Unos días después, fue Riquelme el que habló sobre el tema. “El domingo me tocó vivir una situación no muy agradable. Hay cosas que puedo aguantar y cosas que no”, lanzó.

En el gol del récord de Martín, no me salió festejarlo detrás de ese arco. Después no puedo decir nada. No tengo más nada que decir”, cerró, confirmando que ese lunes había sido apretado por la barra del club para que la pasara más la pelota a Palermo.

Ese lunes 12 de abril de 2010 hubo carteles en la cancha de Boca apoyando a Juan Román Riquelme.
Foto: AFP

También habló de su relación con el centrodelantero. “Mi relación con Martín es normal, de trabajo. Después del partido, cada uno hace su vida. Soy más feliz con un pase gol que con un gol mío. Siempre lo dije. Cuando terminó el partido, fui y lo saludé por el récord. El tuvo mucho que ver en lo que yo he ganado en Boca“, aclaró.

El Titán siguió haciendo goles y estableció en 236 una marca que será difícil de superar. Fueron dos etapas (1997-2000 y 2004-2011), con 193 festejos por torneos locales y 43 en internacionales. Detrás quedaron Cherro (1926-1938), con 218 goles; Francisco Varallo (1931-1939), con 194; Domingo Tarasconi (1922-1932), con 191; y Jaime Sarlanga (1940-1948), con 129.

HS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA