En los Juegos Panamericanos no se conservaron las muestras antidóping y algunas trampas pueden quedar impunes

En cada gran cita deportiva de los últimos 20 años -o al menos en la mayoría de ellas-, la Agencia Mundial Antidopaje​ (AMA o WADA, según sus siglas en inglés) envía un equipo independiente que chequea el funcionamiento de los programas antidóping y su desarrollo durante las competencias. Al tiempo, “desclasifica“ los resultados y las…

En los Juegos Panamericanos no se conservaron las muestras antidóping y algunas trampas pueden quedar impunes

En cada gran cita deportiva de los últimos 20 años -o al menos en la mayoría de ellas-, la Agencia Mundial Antidopaje​ (AMA o WADA, según sus siglas en inglés) envía un equipo independiente que chequea el funcionamiento de los programas antidóping y su desarrollo durante las competencias. Al tiempo, “desclasifica“ los resultados y las conclusiones que este grupo le entrega. Pues bien, la misión que estuvo en los últimos Juegos Panamericanos​ dejó un detalle para nada menor.

Entre las críticas que hicieron los enviados a Lima 2019 -la mayoría, falencias menores de tinte organizativo-, se destaca una clave: la falta de retención de muestras para futuros controles. Este viernes 10 de abril se conmemora el Día del Juego Limpio, nada menos. Viene bien entonces contar por qué hay que tener cuidado con esta conclusión sacada de los Juegos Panamericanos.

Mirá también

Los avances en la detección de sustancias prohibidas siempre van temporalmente detrás de las trampas. Por tal razón, es habitual que tras este tipo de eventos se conserven muestras de orina, especialmente de aquellos atletas ganadores de medallas. Años después, la ciencia puede descubrir compuestos que al momento de llevarse a cabo la competencia no son detectables y así modificar resultados.

Tal acción busca desalentar el dóping al dejar de manifiesto que, por más que sea tarde, el atleta que busca sacar ventaja de manera ilegal puede perder todo lo ganado de forma espuria. Lo sufrió hasta el mismísimo Usain Bolt​, a quien le quitaron la medalla de oro de la posta 4×100 de Beijing 2008, porque años después dio positiva la muestra de Nesta Carter, compañero del relevo.

La ceremonia de clausura de los XVIII Juegos Panamericanos. Foto: Reuters

Sin embargo, la Comisión Médica de Pan Am Sports no contempló esta posibilidad y no guardó material para ser analizado en los próximos años, lo que significa, nada más y nada menos, que si algún atleta utilizó algún método hoy indetectable, se habrá salido con la suya.

“El equipo de observación independiente vio que no había retención de muestras y una estrategia de análisis futuros programados para estos Juegos -indica el documento-. El equipo hizo recomendaciones e instruyó al Comité Médico de Pan Am Sports sobre cómo desarrollar e implementar esta estrategia, pero desafortunadamente esas recomendaciones no fueron llevadas a cabo“.

Mirá también

En la conclusión al respecto de este asunto, el informe indica: “La estrategia y los procedimientos de retención de muestras para futuros análisis deben convertirse en un elemento de importancia para Pan Am en futuros Juegos, como lo requiere el estándar internacional. Al evolucionar con el tiempo las técnicas de análisis, se recomienda que el Comité Médico de Pan Am Sports planifique conservar muestras y reanalizarlas una vez que nuevas o mejores técnicas estén disponibles”.

En la última edición de los Juegos se registraron 21 analíticos adversos (es decir, dópings) en los 1.912 análisis llevados a cabo: 1.294 de los estudios se realizaron en competencia, mientras que 618 fueron fuera de ella; además, 1.658 de los tests fueron hechos a través de muestras de orina y 254, con muestras de sangre.

El medallero definitivo de Lima 2019.

De los 21 casos, uno le permitió a Argentina sumar una medalla de oro: el del remero uruguayo Marcos Sarraute, del cuádruple par, que dio positivo por metilfedinato, una droga que utiliza recetada desde chico para tratar un trastorno por déficit de atención con hiperactividad. Por un error administrativo, no realizó el trámite para obtener el certificado de autorización de uso terapéutico y perdió su medalla. Aquello le permitió a la delegación argentina trepar al quinto puesto del medallero final.

El cuádruple par de Argentina, oro en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 por el dóping de un uruguayo.
Foto: ENARD

Otro fue el de la canadiense Nicole Walker, a la que se le encontró metabolito de cocaína (adujo que había tomado un té de coca desconociendo sus componentes). La jinete había colaborado a que el equipo de equitación de su país obtuviera el cuarto lugar, pero la sanción le quitó ese puesto a Canadá y el favorecido fue Argentina: esa posición era la última que entregaba boletos a los Juegos Olímpicos de Tokio.

HS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA