El plan empresario que bloquearon los gobernadores

Las cámaras empresarias le llevaron al Gobierno un plan de flexibilización de la cuarentena para salvar a la economía que implicaba la movilización de alrededor de 400.000 trabajadores, entre industriales, comerciantes y constructores. En los papers que le presentaron la UIA y la CAC a los ministros, se contempla la reactivación de sectores claves para…

El plan empresario que bloquearon los gobernadores

Las cámaras empresarias le llevaron al Gobierno un plan de flexibilización de la cuarentena para salvar a la economía que implicaba la movilización de alrededor de 400.000 trabajadores, entre industriales, comerciantes y constructores. En los papers que le presentaron la UIA y la CAC a los ministros, se contempla la reactivación de sectores claves para evitar la ruptura de la cadena productiva, aunque con la previsión de que algunos rubros se mantendrían inactivos por falta de demanda.

“Se plantea comenzar a permitir operar de manera muy gradual a industrias, pero teniendo en cuenta que gran cantidad de empresas todavía no pueden reabrir por la falta de demanda actual y futura“, señaló el informe que los industriales le llevaron al jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, a su vicejefa, Cecilia Todesca, y al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y al que tuvo acceso BAE Negocios.

Sin embargo, una fuente que integran la cúpula de la central fabril se lamentó por la “marcha atrás que hubo entre lo que se dijo en la reunión en Casa Rosada y lo que quedó como previsión de la extensión de la cuarentena después de las declaraciones y rumores que salieron del Gobierno”. “Algo hubo en el medio que todavía no nos dijeron”, analizó el empresario consultado.

La respuesta fue la reunión de gobernadores que se desarrolló en la noche del martes, en donde varios mandatarios provinciales se aferraron a la necesidad de mantener el aislamiento ante la necesidad de evitar un pico epidemiológico. Otros, sin embargo, temen que el parate económico deje huellas irreversibles en las cuentas púbicas y en el humor social.

La UIA pretendía que el levantamiento parcial de la cuarentena “tendrá foco en actividades conexas a las esenciales y a industrias exportadores y/o con falta de stocks que deban producir para abastecer al comercio digital y los comercios de cercanía que comiencen a reabrir”, y que en todos los rubros “las dotaciones se ajustarán a la planificación del transporte y las necesidades de abastecimiento”.

“En las empresas de mayor tamaño, con salarios mayores al promedio, en muchos casos los trabajadores cuentan con movilidad propia o se movilizan hacia parques industriales donde las empresas organizan el traslado a los establecimientos”, destacó el paper.

Los sectores industriales que podrían comenzar a operar gradualmente estaban relacionados con “aquellos que tienen demanda externa (exportaciones); los que venden o abastecen indirectamente a las cadenas de valor esenciales, y los que tienen que recuperar stocks o abastecer el comercio digital (ecommerce) o supermercados y negocios de cercanía que lentamente comiencen a operar”.

El objetivo es que exista un cronograma gradual con turnos escalonados en actividades que pueden volver a operar, y una “transición operando del 25% al 50% dada la baja de la demanda: son solo 160.000 a 320.000 puestos”, lo que significa “un 2,5% del empleo asalariado registrado”.