Hoy se cumplen 15 años de la muerte de “Pappo”: la verdad detrás del accidente que le costó la vida

Se tejieron muchas versiones en torno a cómo ocurrió el siniestro vial, pero finalmente se conoció la realidad Hoy se cumplen 15 años del fallecimiento de Norberto “Pappo” Napolitano, luego de un accidente en la ruta 5, en la Provincia de Buenos Aires. Así fue el desenlace de la vida de uno de los grandes guitarristas argentinos,…

Hoy se cumplen 15 años de la muerte de “Pappo”: la verdad detrás del accidente que le costó la vida

Se tejieron muchas versiones en torno a cómo ocurrió el siniestro vial, pero finalmente se conoció la realidad

Hoy se cumplen 15 años del fallecimiento de Norberto “Pappo” Napolitano, luego de un accidente en la ruta 5, en la Provincia de Buenos Aires. Así fue el desenlace de la vida de uno de los grandes guitarristas argentinos, que compuso verdaderos himnos del rock nacional. 

En la madrugada del 25 de febrero de 2005, Pappo, un apasionado de las motos, viajaba con su Harley Davidson por la ruta 5. Iba de noche por los alrededores de la localidad bonaerense de Jáuregui, perteneciente al partido de Luján, revela Clarín.

Lo acompañaba su hijo, Luciano Napolitano, en otra moto. Al llegar al paraje La Blanqueada, en el kilómetro 71 de la ruta 5, sucedió el choque. En una primera instancia circularon varias versiones sobre lo que sucedió.

La principal fue que la moto del hijo de Pappo lo rozó en la ruta, el rockero perdió el equilibrio y cayó al asfalto, en el preciso momento en el que un Renault Clío color dorado que pasaba lo arrolló.

Lee también: Hoy es el día nacional del guitarrista: en las redes recordaron a “Pappo” Napolitano

Hay otra versión con el mismo desenlace. Sólo varía la situación del roce que, en este caso, no habría sido hecho por el hijo del fundador de Riff, sino por un Renault Megane. Después lo conocido: la caída y el choque de un Clío.

En 2012 el hijo de Pappo publicó en su cuenta de Facebook un durísimo descargo para contrarrestar una biografía, Pappo: el hombre suburbano, escrita por Sergio Marchi.

En ese libro se sugiere que la noche del 25 de febrero de 2005 tanto el rockero como su hijo habrían consumido drogas. Y que eso, sumado a la mala suerte, fueron las combinaciones para desembocar en la tragedia.

En 2012 el hijo de Pappo publicó en su cuenta de Facebook un durísimo descargo para contrarrestar una biografía, Pappo: el hombre suburbano, escrita por Sergio Marchi.

En ese libro se sugiere que la noche del 25 de febrero de 2005 tanto el rockero como su hijo habrían consumido drogas. Y que eso, sumado a la mala suerte, fueron las combinaciones para desembocar en la tragedia.

Luciano agregó que su padre tenía una gran resistencia “al alcohol, y habiendo tenido un pasado vinculado al alcoholismo, ello no le impedía conducir su Harley con más pericia que muchos que son abstemios”.

Y también descartó que iban jugando “picadas”: “No, no íbamos pasándonos en la ruta y Jugando carreras o picadas: mi viejo viajaba solo en una Harley Davidson de 1200 cm3 preparada por él, y yo lo seguía como podía en una vieja Kawasaki de los 80, de modestos 400 cm3, llevando conductor y acompañante… Sería como hacer correr una Chevy contra un Citroën 2cv….”

¿A dónde iban Pappo y su hijo la noche del 25 de febrero de 2005?

Según el texto que Luciano Napolitano publicó en redes sociales, el itinerario comenzó en una parrilla. “Teníamos que ir a tocar a un Moto encuentro y tendríamos que haber ido a cambiarnos la ropa, y si hubiera sido por él tendríamos que haber pasado antes por el cabaret. Pero él era el Carpo, y con él nunca se sabía el orden de las cosas”.

Después de cenar dejaron la parrilla, salieron a la ruta y poco tiempo después, según Luciano, su padre hizo una súbita y peligrosa maniobra: “Desaceleró bruscamente intentando virar en sentido contrario al que llevábamos, nunca sabré si él quiso volver a la quinta que ya habíamos pasado para cambiarnos (estaba en short y mocasines), si quiso cruzase al cabaret o qué fue lo que le pasó, para que hiciera esa incomprensible maniobra. Lo que si sé es que cuando lo estoy alcanzando, el brusco movimiento me sorprende, su moto roza la mía haciéndola cruzarse a la mano contraria. Me salvé porque, milagrosamente, no venía nadie de frente”.

Por último, Luciano concluyó: “Él se cae en el asfalto con su Harley, corro para ayudarlo a levantarse y un auto a gran velocidad con sus luces encendidas golpea primero la moto y luego lo arrolla, arrastrándolo y pasando por encima de su cuerpo”.