Ante el príncipe Luka Doncic, LeBron James demostró que sigue siendo el Rey

Mucho se ha hablado de Luka Doncic en los últimos meses. Y justificadamente. El esloveno es uno de esos talentos que surgen cada mucho tiempo y, en su segunda temporada en la NBA, ya se metió en la conversación de los candidatos al Jugador Más Valioso, además de estar entre los líderes de la votación…

Ante el príncipe Luka Doncic, LeBron James demostró que sigue siendo el Rey

Mucho se ha hablado de Luka Doncic en los últimos meses. Y justificadamente. El esloveno es uno de esos talentos que surgen cada mucho tiempo y, en su segunda temporada en la NBA, ya se metió en la conversación de los candidatos al Jugador Más Valioso, además de estar entre los líderes de la votación para el próximo Juego de las Estrellas.

Sin embargo, volvió a sentirse pequeño por una noche y fue culpa de quien hace 15 años es el dueño de la liga: LeBron James. En el duelo entre Dallas y Los Angeles, los Lakers se impusieron 119-114 sobre los Mavericks con 35 puntos, 16 rebotes y 7 asistencias.

Luka Doncic busca anotar mientras LeBron James intenta impedirlo. Foto: Reuters

Tal fue la actuación de James y tal la frustración propia que Doncic fue tajante: “Sentí como si no supiera cómo jugar al básquet”. LeBron, por su parte, superó a Michael Jordan en el cuarto lugar de la lista de más canastas anotadas en la historia.

Mirá también

Si bien Dallas se erigió como una de las agradables sorpresas de la temporada y hoy se ubica cómodamente en los puestos de clasificación a playoffs (marcha sexto en la conferencia Oeste), poco pudieron hacer contra unos aceitados Lakers que se impusieron pese a no contar con su otra gran estrella, Anthony Davis.

Doble y falta para LeBron, que celebra. El alero superó en la lista histórica de canastas anotadas a Michael Jordan. Foto: AP

Al menos desde el apartado estadístico, Doncic cumplió una más que aceptable actuación, con 25 tantos, 10 rebotes y 7 asistencias, pero se fue totalmente disconforme con su rendimiento. Incluso lo manifestó dentro de la cancha, donde a un minuto del final del segundo cuarto, y casi 20 puntos abajo en el marcador, descargó su bronca estirándose la camiseta hasta romperla.

Mirá también

“Jugué muy mal”, dijo el jovencito. Y agregó: “Sentí que que no sabía cómo jugar al básquet. Tengo que mejorar muchísimo. Soy competitivo y debo mejorar en muchos puntos. Sé que puedo hacerlo, tengo 20 años y hay muchas cosas que puedo hacer mejor y aprender. Así que mejoraré”.

El 23 y el 77. Dos íconos de una incipiente rivalidad de talentos. Foto: Reuters

LeBron ya se había “impuesto” a Doncic en la actualización de la votación de los fanáticos para el Juego de las Estrellas. En la primera publicación de resultados, el esloveno lideraba, pero esta semana el alero de los Lakers le arrebató el primer lugar entre los más elegidos.

De todos modos, en esta incipiente rivalidad hay mucho respeto. James lo dejó claro al hablar con la prensa después de vencer al joven Luka. “Está mucho más adelantado que su edad; lo muestra dentro y fuera de la cancha. Sin dudas hay un grande en él”.

Ya en el encuentro que habían sostenido en noviembre pasado, LeBron lo felicitó de un modo muy particular al abrazarlo en el centro del campo y decirle “sos un maldito hijo de…”. Esa noche, Doncic aseguró: “Es mi ídolo desde que comencé a jugar; siempre lo seguí”. Ahora, a los 35 años, James le envió un mensaje: deberá esperar si quiere ocupar el trono.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *