Gimnasia-River: el emotivo abrazo entre Diego Maradona y el Muñeco Gallardo

“En unas semanas lo volveré a ver y le daré un abrazo. Espero que esté con salud y le pueda dar lo mejor a sus jugadores y a la gente de Gimnasia”. Marcelo Gallardo había hablado hace unos días de cómo sería el encuentro con Diego Maradona. Pasó el tiempo y los entrenadores se vieron…

Gimnasia-River: el emotivo abrazo entre Diego Maradona y el Muñeco Gallardo

“En unas semanas lo volveré a ver y le daré un abrazo. Espero que esté con salud y le pueda dar lo mejor a sus jugadores y a la gente de Gimnasia”. Marcelo Gallardo había hablado hace unos días de cómo sería el encuentro con Diego Maradona. Pasó el tiempo y los entrenadores se vieron este sábado en el Bosque, unos instantes antes de que comience el encuentro entre Gimnasia y River por la octava fecha de la Superliga.

El Diez y el Muñeco se relojearon y llegó el abrazo sentido, con todos mirando y disfrutando.“Es un muchacho bárbaro, que le va bien y se lo merece”, soltó Armando.

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

“Siempre mi admiración por el enorme jugador que nos dio tantas alegrías”, respondió Marcelo.

Cara a cara. Maradona y Gallardo. Foto: Fernando de la Orden.

“Despierta algo increíble, no deja de sorprender. Es un ícono mundial, ha marcado una era en nuestro deporte. Todos los que alguna vez amamos el fútbol nos sentimos identificados con lo que nos ha dado como futbolista”, había dicho Gallardo, poco después de confirmarse la llegada de Diego al Lobo.

Entonces, además, el DT del Millo contó una anécdota con Maradona.

“Diego tiene esas cosas, siempre está pendiente. Fue hace mucho tiempo, yo jugaba en la Selección y se hablaba de que podía ser su sucesor. Era una etapa muy difícil porque fue en la era post Maradona. A mí no me afectaba porque yo jugaba con naturalidad como si lo hiciera en el potrero del barrio. Hasta que un día erré un penal y sentí que esa naturalidad que tenía se transformaba en algo más pesado, como fue la reprobación de la gente. Entonces en ese momento Diego me llamó por teléfono para darme ánimo y me dijo que le diera para adelante, que tenía mucha confianza en mí. Fue algo sorpresivo, él no tenía por qué hacerlo… Por ahí no se acuerda de eso, bah… creo que sí porque tiene mucha memoria. Y siempre recordé esa actitud que tuvo conmigo”, detalló Gallardo. Se trató de un amistoso disputado el 30 de junio de 1995, cuando Argentina le ganó 2 a 0 a Australia en la inauguración del estadio de Quilmes