Cayó la mujer más buscada de Argentina por asesinar a nene en ritual satánico

25/09/2019 – 19:25 Policiales Patricia Mabel López era la mujer más buscada de Argentina desde el año 2012, cuando ordenaron su captura por haber participado junto a varios cómplices de un ritual satánico en el que fue asesinado y mutilado un niño de 12 años. Tras una intensa investigación y siete años de persecución, finalmente…

Cayó la mujer más buscada de Argentina por asesinar a nene en ritual satánico

19:25 Policiales

Patricia Mabel López era la mujer más buscada de Argentina desde el año 2012, cuando ordenaron su captura por haber participado junto a varios cómplices de un ritual satánico en el que fue asesinado y mutilado un niño de 12 años.

Tras una intensa investigación y siete años de persecución, finalmente fue detenida en La Matanza, donde vivía como una vecina más, aunque prófuga de la Justicia.

La acusada fue encontrada culpable y posteriormente condenada a prisión perpetua por el brutal crimen satánico contra Juan Ignacio “Ramoncito” González, un chico al que violaron, degollaron y descuartizaron en un ritual kimbanda (un rito afrobrasileño), ocurrido en octubre de 2006 en la localidad de Mercedes, 230 kilómetros al sur de la ciudad de Corrientes.

Según se desprendió de la causa, “después de horas de torturas que incluyeron oraciones, quemaduras con cigarrillos y cortes, los que participaban de la ceremonia comenzaron a tomar vino en copas a las que les agregaban un líquido rojizo con una jeringa, y mientras bebían uno comenzó a aullar y los demás lo siguieron, bailando alrededor del nene, del que abusaron varias veces para después golpearlo, después de matarlo lo pusieron arriba de una hostia negra. Y juntaron sangre del cuerpo, los participantes del rito se tomaron de las manos con la sangre de Ramoncito y anunciaban las próximas víctimas”. Esta fue la declaración de un testigo de la causa que llevó la condena a cadena perpetua de López. Otras nueve personas fueron condenadas a prisión perpetua por participar de ese salvaje asesinato, que quedó expuesto por el testimonio de una adolescente que fue obligada a presenciar el descuartizamiento del niño.

López era enfermera en la ciudad correntina de Mercedes y para la Justicia fue la encargada de drogar al niño para someterlo al salvaje crimen.