Hace un año “salía de gira” el incomparable cantor y bombisto Alfredo Abalos

En la madrugada del 24 de septiembre de 2018, el “prócer” del barrio 8 de Abril dejaba este mundo y pasaba a convertirse en leyenda Hoy se cumple un año del fallecimiento del incomparable cantor y bombisto Alfredo Abalos. El eximio intérprete y también compositor nació el 21 de abril de 1938 en San Fernando,…

Hace un año “salía de gira” el incomparable cantor y bombisto Alfredo Abalos

En la madrugada del 24 de septiembre de 2018, el “prócer” del barrio 8 de Abril dejaba este mundo y pasaba a convertirse en leyenda

Hoy se cumple un año del fallecimiento del incomparable cantor y bombisto Alfredo Abalos.

El eximio intérprete y también compositor nació el 21 de abril de 1938 en San Fernando, provincia de Buenos Aires, pero se afincó en la Madre de Ciudades varios años después, enamorado de su esposa y compañera de toda la vida, doña Mafalda “Muni” Santillán, y en su casa del barrio 8 de Abril tuvieron y criaron a sus tres hijos, Martín, Santiago y Carolina. Grandes músicos y artistas, los cinco.

De izquierda a derecha: Santiago, Carolina, “Muni”, Alfredo y Martín.

En su larga trayectoria en la música grabó varios discos, entre ellos “Herencia Folklórica (Vol. I y II)”, “Se pierde si no se da”, “Moneda que está en el alma”, “La Voz de la Chacarera”, “Las Coplas de la Vida”, “¡Silencio! Canta Alfredo Abalos”, “Cuando de cantar se trata”, “Con la conciencia tranquila”, “Una quimera más” y “Te digo, chacarera”, entre otros.

Fue dueño de una voz y una técnica única para el canto, al punto que muchos artistas reconocen que “después de haber cantado él ciertas canciones, no las debe volver a cantar nadie más”.

De izquierda a derecha: Alfredo, Pablo Raúl Trullenque y Carlos Carabajal.

Pero no sólo era un maestro del canto; fue un percusionista verdaderamente increíble, y ésta fue quizá su faceta menos conocida. Sin embargo, quienes saben escuchar mejor, lo catalogan como uno de los mejores bombistos que dio la música popular argentina.

La causa de su deceso fue un cuadro de neumonía del cual no pudo recuperarse, según contó en aquélla oportunidad a Nuevo Diario su hijo mayor, Martín.

En esa pequeña urna de madera, y en el living de su casa, se encuentran las cenizas del cantor.