Barcelona ganó, pero Messi se lesionó otra vez y encendió las alarmas

Fue 2-1 para el equipo catalán, que construyó su ventaja con dos goles antes de los 15 minutos. La Pulga salió en el entretiempo, en el que era su primer partido de la temporada como titular. Barcelona necesitaba volver a su normalidad. El arranque de la temporada no estaba siendo como imaginaba. Ni los números,…

Barcelona ganó, pero Messi se lesionó otra vez y encendió las alarmas

Fue 2-1 para el equipo catalán, que construyó su ventaja con dos goles antes de los 15 minutos. La Pulga salió en el entretiempo, en el que era su primer partido de la temporada como titular.

Barcelona necesitaba volver a su normalidad. El arranque de la temporada no estaba siendo como imaginaba. Ni los números, ni los rendimientos y tampoco la formación que presentaba en los partidos coincidían con lo que se podía esperar del equipo.

Y para empezar a volver a la normalidad tenía que reaparecer Messi, claro. Con el premio The Best al mejor futbolista del año bajo el brazo Leo jugó su primer partido como titular en lo que va de la Liga. Hasta acá, de los 15 puntos en disputa, el Barsa sólo había lograr cosecha

Lo que para otros podría resultar un andar irregular en Barcelona tomó forma de una crisis. Los datos así lo contemplaban: antes del choque con Villarreal registraba el peor arranque en la Liga en 25 años. 

Pero Leo llegó al Camp Nou y todo parecía normalizarse. A los 15 minutos el equipo ya ganaba 2-0. Simple. A lo viejo Barcelona. El marcador se abrió con un córner del argentino desde la izquierda a la cabeza de Griezmann. El francés la peinó en el primer palo y dejó sin chances al arquero Sergio Asenjo.

Menos posibilidades tuvo aún con el bombazo impresionante que sacó el brasileño Arthur para el 2-0. Fue un misil, un derechazo seco que se clavó arriba, en el ángulo.

Asomaba un festival de goles. Hasta que otra vez fue Messi el centro de la escena, ya no por un gol ni por una gambeta, sino por sus gestos de dolor.

La acción ocurrió a los 31 minutos tras una jugada en la que el rosarino quedó rodeado por tres rivales e intentó salir de esa jaula. No hubo una patada, tampoco un choque que generar la lesión, pero un par de movimientos cortos y con cambios de dirección hicieron que Messi sintiera una fuerte molestia muscular en el aductor de la pierna izquierda.

Enseguida salió de la cancha y fue atendido durante 3 minutos al costado del campo de juego. Un médico del Barcelona masajeó la zona afectada y Leo saltó nuevamente a la cancha.

Ya nada fue igual. Porque Messi no recibió juego y arriesgó poco. Y encima Villarreal llegó al descuento con un remate potente desde afuera del área de Santi Cazorla.