Dura baja en San Lorenzo: Víctor Salazar no jugará hasta el año que viene

Sigue sumando malas novedades este San Lorenzo que ya acumula dos derrotas al hilo que lo dejaron a cuatro puntos del líder Boca, su último rival del sábado pasado. La derrota en ese clásico le dejó más que la amargura por perder un partido clave en la pelea por la Superliga y de local: se…

Dura baja en San Lorenzo: Víctor Salazar no jugará hasta el año que viene

Sigue sumando malas novedades este San Lorenzo que ya acumula dos derrotas al hilo que lo dejaron a cuatro puntos del líder Boca, su último rival del sábado pasado. La derrota en ese clásico le dejó más que la amargura por perder un partido clave en la pelea por la Superliga y de local: se confirmó una baja de peso que seguramente repercutirá en el juego del equipo.

Se trata de Víctor Salazar, quien se rompió “el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, con distensión del ligamento colateral interno y lesión del menisco interno”, según informaron desde el cuerpo médico del club de Boedo tras la resonancia magnética que le realizaron en la Clínica Rossi este lunes a primera hora.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

De este modo, el lateral tucumano de 26 años estará como mínimo seis meses afuera de las canchas, por lo que volverá a jugar recién en 2020. La lesión se le produjo a los 23 minutos del primer tiempo cuando Salazar fue a disputar una pelota sobre el costado derecho con Bebelo Reynoso.

El hombre del Ciclón quedó tirado y enseguida se tomó la rodilla. El médico entró rápido y lo revisó. Pero el futbolista, con mucho dolor, quiso volver a entrar. Fue en vano. Tuvo que pedir el cambio y a los 28 minutos fue reemplazado por Mauro Pittón.

Este hecho desafortunado le llega en el mejor momento de su carrera. Desde el arribo de Pizzi, logró afianzarse en el puesto luego de haber sufrido la adaptación la temporada pasada cuando arribó desde Rosario Central. No lograba estabilidad y en este nuevo ciclo pudo tener la regularidad que necesitaba para convertirse en una pieza clave en el estilo de juego que pregona JAP, que les da a los laterales un papel preponderante.

Mirá también

Sus proyecciones por la derecha eran fundamentales. Tanto que gracias a esas trepadas se vistió de asistidor para Nicolás Blandi ante Arsenal, y para Bruno Pittón contra Unión. Ahora Pizzi tendrá que resolver ese lugar vacante.

San Lorenzo puede traer un refuerzo a modo de reemplazante. De todos modos, según le comentaron a Clarín desde la dirigencia azulgrana,a la idea a priori es no sumar a nadie más ya que se considera que el puesto está cubierto con Gino Peruzzi y el pibe Andrés Herrera. Entre ellos dos estará el lateral derecho ante Banfield, el próximo domingo a las 11 de la mañana. El ex Boca es del gusto del entrenador y corre con ventaja. El juvenil no viene teniendo minutos en el primer equipo (el sábado quedó afuera del banco), pero ahora ganará terreno.

Mirá también

Además, Pizzi esperará por la evolución de Fabricio Coloccini, quien sigue moviéndose de modo diferencial por una fatiga muscular. Si se recupera volverá a la zaga central, que seguramente compartirá con Ramón Arias.

Y otra modificación obligada estará en el mediocampo: Lucas Menossi llegó a las 5 amarillas y no podrá estar. Mauro Pittón o Juan Ramírez pelean por su posición.