Lionel Messi terminó su día especial con el regreso a Río después de cinco años

El día Messi empezó en Porto Alegre, en las tierras del Sur de Brasil, con una mueca de satisfacción por la clasificación conseguida ante Qatar y rodeado de sus compañeros del plantel y de sus familiares más directos. Y terminó en Río de Janeiro, en la calidez de la noche carioca, con el festejo de…

Lionel Messi terminó su día especial con el regreso a Río después de cinco años

El día Messi empezó en Porto Alegre, en las tierras del Sur de Brasil, con una mueca de satisfacción por la clasificación conseguida ante Qatar y rodeado de sus compañeros del plantel y de sus familiares más directos. Y terminó en Río de Janeiro, en la calidez de la noche carioca, con el festejo de sus 32 años, soplando las velitas con una sonrisa y cierta timidez después de la cena en el Hotel Hilton Barra, a orillas de la laguna Jacarepaguá, en una de las zonas más exclusivas de esta ciudad que el 10 vuelve a pisar después de cinco años para jugar el viernes los cuartos de final ante Venezuela en el Maracaná.

Lionel Messi llegó a Río de Janeiro junto a toda la delegación celeste y blanca. La última vez que estuvo por estos lados del país vecino y en ese mismo estadio majestuoso le pasó por al lado a su sueño máximo y un escalofrío le recorrió su cuerpo hasta desembocar en la tristeza absoluta de su rostro por la final del mundo perdida ante Alemania en el Mundial de 2014. Tan cerca de la Copa más importante de todas; tan lejos al mismo tiempo. Y sin embargo, aquí está de nuevo el rosarino. Una vez más, vestido con los colores de su país, intentándolo ahora en una Copa América, después de un par de grandes frustraciones más como las finales perdidas ante Chile en 2015 y 2016 -con renuncia incluida- y el trago amargo de Rusia el año pasado.

Messi con su familia.

Una vida de Selección es la de esta pulga extraterrestre que luchó siempre por estar con la Argentina, a pesar de haberse ido muy chico a Barcelona. Su padre, Jorge, fue importante para que desde las selecciones juveniles argentinas supieran de su hijo y lo tuvieran en cuenta. Y, más allá de la tentación permanente de sumarse a las filas españolas, Leo desde chiquito eligió la bandera del lugar donde nació.

Y le tocó nuevamente festejar un cumpleaños en el encierro de una concentración en medio de una competencia importante con el Conjunto Nacional. Ya es toda una costumbre: desde 2005 hasta acá, diez de sus últimos 14 cumpleaños los recibió con el escudo de la AFA pegado al corazón. Un Mundial Sub 20 (el que ganó en Holanda), cuatro Copas del Mundo con la Mayor y cinco Copas América, contando esta que lo encuentra como el primer líder (escoltado por Sergio Agüero, Angel Di María y Nicolás Otamendi) de una manada renovada, que busca reconstruir el camino de la Selección.

Mirá también

El primer regalo fue ese 2-0 en Porto Alegre. Ahí empezó el festejo del día Messi. Los familiares de los futbolistas de la delegación compartieron la cena del domingo en la intimidad del Hotel Novotel. Cada uno en su mesa redonda con los suyos. Leo estuvo rodeado de su mujer, Antonela Roccuzzo; sus tres hijos, Thiago, Mateo y Ciro; sus padres, Celia y Jorge; y sus hermanos, Rodrigo, María Sol y Matías. También sobrinos y primos. La familia Messi completa esperó la llegada de la medianoche para cantarle el feliz cumpleaños. Todos sus compañeros y sus familiares se unieron. El 10 agradeció avergonzado. Y pidió permiso para extender el horario de visita más allá de las doce para quedarse un rato más con su gente. Claro que fue concedido.

Mirá también

No se mostró Messi este lunes durante el entrenamiento en el Parque Gigante, predio del Inter de Porto Alegre. Junto con el resto de los que fueron titulares contra Qatar, se movió en el gimnasio. Algunos se asomaron para chusmear el fútbol en espacios reducidos que hacía el resto. Pero Lionel, el Kun y Lautaro Martínez se quedaron adentro. ¿Habrá escuchado el cantito de feliz cumpleaños que le regaló el grupo de 40 hinchas desde la avenida aledaña, con el estadio Beira-Rio de fondo?

Mirá también

Antes de subirse a otro avión para aterrizar casi a las 22 en Río, Messi compartió las últimas horas con Antonela y sus chicos. “Feliz cumpleaños amor! Te amamooos!!! Por más años juntos viejito mala onda!!”, fue el romántico y simpático mensaje que le dedicó su esposa en las redes sociales. Luego, ella y los tres mini Messi volvieron a Rosario. Y el capitán celebró en la cena con el plantel y sopló las velitas de la tradicional torta, ya en el nuevo búnker albiceleste en Barra de Tijuca.

El posteo de Antonela para Leo. (Foto: @antonelaroccuzzo)

Newsletters Clarín

Mundo Messi | No le pierdas pisada al mejor jugador del planeta

Todas las semanas.

Recibir newsletter

Uno de los tres deseos que se guardó para él, seguramente, tendrá que ver con sacarse la espina de salir campeón con la Selección. Un título. Tal vez, este sea el contexto menos propicio de las últimas veces para que eso suceda. Porque el equipo todavía se está formando y por lo que viene mostrando le falta bastante rodaje. Pero, según dicen, cuando alguien desea algo con todas sus fuerzas el universo conspira a su favor. El del 10 en su día ya rueda en el viento y espera que llegue intacto al 7 de julio.

Río de Janeiro. Enviado especial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *