Un Pelito de Esperanza celebró su 2° aniversario

Con un megaevento el banco solidario de pelucas Un Pelito de Esperanza festejó sus dos años, en la retreta de la plaza Libertad desde las 9 hasta las 13 aproximadamente. Nuevo Diario pudo dialogar con Adriana Navarro, una de las fundadoras del banco, quien remarcó: “Estamos felices porque tenemos dos años y vamos entregando 267…

Un Pelito de Esperanza celebró su 2° aniversario

Con un megaevento el banco solidario de pelucas Un Pelito de Esperanza festejó sus dos años, en la retreta de la plaza Libertad desde las 9 hasta las 13 aproximadamente.

Nuevo Diario pudo dialogar con Adriana Navarro, una de las fundadoras del banco, quien remarcó: “Estamos felices porque tenemos dos años y vamos entregando 267 pelucas a mujeres de todo el país, esencialmente de Santiago del Estero pero desde donde nos piden la enviamos porque pensamos que toda mujer la necesita y hacemos lo posible para enviarlas desde el norte al sur del país”.

Seguidamente explicó: “Es un acto grande de generosidad, porque no siempre uno puede desprenderse de su cabello, sobre todo una mujer, el cual es muy importante para muchas de ellas, pero lo importante es que se ha llegado a concientizar lo que es donar aunque sea un mechoncito, con lo que es suficiente para ayudar a aquellas mujeres que lo necesitan”. Un Pelito de Esperanza se dedica a la recolección de cabello para fabricar pelucas y entregarlas a todas aquellas mujeres que en la actualidad se encuentran bajo tratamiento oncológico. Además del megaevento del sábado, los interesados en colaborar con este grupo solidario podrán acercarse al taller que se encuentra ubicado en calle Alsina Nº 1212 (casi 12 de Octubre), de la Capital lunes, jueves y sábado, de 18 a 20. Participaron asociaciones como Payacancer, Urunday, Sonrisas Solidarias, Fundación Mujer, entre otras y “a todas queremos agradecerles por todo el apoyo que nos han brindado”, dijo Adriana.

Concientizar sobre la importancia de ayudar con tan solo un mechón

Si hay algo que se puede remarcarle y reconocerle a este grupo de mujeres desinteresadas es la semilla de la solidaridad que sembraron en toda la comunidad. Si bien el cabello es muy importante para la gran mayoría de las mujeres, pero son más las chicas que se acercan a donar un mechón, hay hombres que se han dejado crecer el cabello con el único fin de donarlo para la confección de pelucas oncológicas. Adriana Navarro, una de las fundadoras contó a Nuevo Diario dos casos conmovedores: el primero trata de “un joven del interior, quien a modo de agradecimiento hacia nosotras, se dejó crecer el cabello durante dos años para luego cortárselo y entregárnoslo. Es que nosotras le enviamos una peluca a su mamá”, dijo Adriana. Sobre este caso reveló que el joven le confesó: “He cuidado como oro este cabello para que ustedes puedan usarlo”.