Mariano Iúdica y la gran odisea para que su hijo del corazón pudiera conocer Disney

El conductor de Polémica en el bar e Involucrados tuvo que mediar ante la Embajada de Estados Unidos para que dejaran viajar a su hijo 12 de mayo de 2019  • 02:39 Mariano Iúdica fue uno de los invitados de este sábado al programa PH: Podemos Hablar. Allí contó emotivas experiencias que atravesó a lo…

Mariano Iúdica y la gran odisea para que su hijo del corazón pudiera conocer Disney

El conductor de Polémica en el bar e Involucrados tuvo que mediar ante la Embajada de Estados Unidos para que dejaran viajar a su hijo
12 de mayo de 2019  • 02:39


Mariano Iúdica

fue uno de los invitados de este sábado al programa
PH: Podemos Hablar. Allí contó emotivas experiencias que atravesó a lo largo de su vida. El momento más duro tuvo lugar al compartir el dolor que experimentó en su juventud ante la pérdida de su hermano mayor y el sufrimiento que padeció al ser él quien le tuvo que dar la noticia a sus padres.

Sin embargo, el tiempo le dio la revancha y la familia volvió a agrandarse. El conductor de
Polémica en el bar e
Involucrados habló de Osvaldo, su hijo del corazón, quien hoy tiene 21 años pero que llegó a los nueve al país desde Paraguay.

“Era el hijo de una señora que trabajaba en mi casa. Nosotros (él y su pareja, Romina, padres de otros tres niños) habíamos tenido a Salvador, que era muy chiquito, y ella estaba muy contenta en mi casa. Se incorporó rápidamente a la familia, pero a veces lloraba. Y yo le decía: ‘¿Qué pasa?’. Un día me dijo que tenía un hijo en Paraguay al que estaban criando sus abuelos de 90 años y que vivían en el medio de la nada. Y le dije: ‘Traelo y que venga acá, lo crío yo”, contó Iúdica.

Una vez que Osvaldo llegó a la Argentina, pasó a ser uno más de la casa. “Mis hijos lo tomaron en seguida como un hermano y él se dejó amar. Era un cuidado intensivo de enseñarle a escribir, a ir al colegio, a estar en Buenos Aires. Era todo un mundo nuevo”, contó el conductor.

Emocionado, Iúdica relató que el nene sufría
bullying en el colegio. “Los tipos me miraban diciendo: ‘Este es el de la tele’, y yo puteaba. Lo cambiaba de colegio y fue todo un proceso de educación por parte de las hermanas, de su hermano y de nosotros, pero el tema amor de hermanos fue gigantesco y novedoso, sin reproches y sin reclamos”, continuó el conductor.

Con esto, recordó cómo fue ensamblando la familia de la que hoy disfruta. “Cuando me junté con Romina, le traje dos chiquitas, una de 9 y una de 8, y si no era, no era, porque a mí lo que más me gusta es ser papá. Después, nunca quiso tener hijos, perdimos embarazos, y vino Salvador. Y después le traje a otro, de afuera, a este chico paraguayo que hablaba raro. Y ahora es mi hijo, es el hijo de Romina y mío, y él me dice papá y yo le dijo hijo”, contó.

La madre biológica de Osvaldo regresó a Paraguay. “No tiene los documentos porque me está costando hacer los papeles, pero es mi hijo”, aclaró Iúdica, antes de contar la osadía que tuvo que pasar cuando intentó viajar con toda la familia a Disney, puesto que su hijo de corazón aún no lleva su apellido.

“Osvaldo tiene el récord histórico de la Embajada de Estados Unidos de ir tres veces en un mes. Sacamos el viaje para que conociera (era el único que no conocía). Era un viaje familiar”, narró, y agregó que todo se complicó cuando fueron a sacar la visa. No se lo pusieron fácil en la Embajada y, luego de una serie de idas y vueltas, Iudica decidió acudir en persona y tomar cartas en el asunto.

“A la tercera fui yo, falté al laburo y, antes de salir, le dije a Osvaldo: ‘Agarrá las revistas con las notas que hicimos juntos’. Teníamos notas con nuestra historia en Gente y otras. Fuimos y, cuando entramos, les dije: ‘Él es mi hijo pero no tiene mi apellido’. Les saqué las revistas y se las mostré. El tipo instantáneamente le dijo: ‘Que disfrutes mucho de Disney, perdón por las molestias’. Me dejaron hablar a mí, creyeron que él no se iba a quedar a buscar trabajo ni nada”, relató. Finalmente, los seis pudieron disfrutar del viaje programado.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *