Game of Thrones: el impacto de las últimas muertes (y quiénes podrían sumarse a la lista)

Los Stark, vistiendo muy elegantes los mil matices del color negro. Como era de esperar, los primeros cuatro episodios de la octava temporada de Game of Thrones dejaron varias muertes. Por este motivo, – y ya habiendo enumerado los decesos más importantes de la serie en sus primeros siete años de historia-, repasamos cuáles fueron…

Game of Thrones: el impacto de las últimas muertes (y quiénes podrían sumarse a la lista)

Los Stark, vistiendo muy elegantes los mil matices del color negro.

Como era de esperar, los primeros cuatro episodios de la octava temporada de

Game of Thrones

dejaron varias muertes. Por este motivo, –
y ya habiendo enumerado los decesos más importantes de la serie en sus primeros siete años de historia-, repasamos cuáles fueron las despedidas más dramáticas de los últimos capítulos
y analizamos quiénes podrían engrosar esta fatídica lista.

El Rey de la Noche

Arya mata al Rey de la noche – Fuente: HBO

02:59

Video

La muerte del Rey de la Noche (Vladimir Furdik) fue uno de los momentos más aplaudidos
de “The Long Night”, tercer episodio de la octava temporada. La espectacular entrada de Arya (

Maisie Williams

) cuando todo parecía perdido, le puso freno al final de la humanidad.
La batalla fue extenuante, los soldados enemigos se multiplicaban y las fuerzas del bien habían aceptado un destino irremediable . Y mientras Khaleesi (

Emilia Clarke

) y Jon (

Kit Harington

) volaban por los cielos cantando “Un mundo ideal”, la niña Stark, Jamie Lannister (

Nikolaj Coster-Waldau

), Samwell (John Bradley) y Brienne (Gewndolie Christie) ponían su cuerpo contra el salvaje ejército. Pero el camino recorrido por Arya la preparó para ese momento en el que tomó por sorpresa al villano.


Arya tuvo a lo largo de su entrenamiento a los maestros más distinguidos y refinados.

El debut de los Caminantes blancos fue en la primera escena del primer episodio y si bien en las temporadas inmediatamente posteriores sus apariciones fueron reducidas, pronto se convirtieron en la gran amenaza de la saga. Debido a eso su final era una de las instancias más esperadas, porque era una incógnita si para vencerlos, Cersei (

Lena Headey

) iba a forjar una alianza con Khaleesi, su eterna rival (algo que obviamente, no sucedió).

Jorah Mormont y Melissandei

Jorah murió como vivió – Fuente: HBO

02:09

Video

En los últimos episodios hubo
dos muertes que marcaron profundamente a Danerys Targaryen. La primera fue la de Sir Jorah Mormont (Iain Glen). Desde que se cruzó con Danny, el guerrero fue su soldado más leal, su estratega más brillante y el hombre que le mostró una incondicionalidad absoluta. Cuando Khaleesi estaba sola, él era la única persona que se mostraba fiel, y si bien hubo ahí una historia de amor no correspondida, eso nunca nubló su juicio. Para ella, su presencia era un cable a tierra y por eso su muerte fue especialmente dolorosa.


Nunca fue prudente darle la espalda a Cersei

Con respecto a Missandei (Nathalie Emmanuel), el vínculo era esencialmente similar. La traductora comenzó su vida junto a Khaleesi como una suerte de asistente, pero entre ambas surgieron similitudes que calaron profundo en la madre de los dragones.
Las dos son mujeres fuertes que debieron abrirse paso en un mundo masculino que buscaba someterlas. Ambas, de una u otra manera, aprendieron a torcerle el brazo al destino para lograr sus objetivos.

La traductora y Jorah fueron de gran importancia porque le daban a Daenerys un marco de contención estratégico y afectivo. Pero ahora ella está más sola que nunca y esas muertes acentúan su desconexión con la realidad y la acercan peligrosamente a la inestabilidad emocional que tanto caracterizó a su fallecido padre, el Rey loco.

Theon Greyjoy

Greyjoy y un final de gran honor – Fuente: HBO

03:55

Video

Según contaron los productores David Benioff y D. B. Weiss, la muerte de Theon Greyjoy (Alfie Allen) estaba pautada desde el primer capítulo. Y esa es una verdad que no puede debatirse, teniendo en cuenta el gigantesco arco que recorrió el personaje. Repasemos: al comienzo Theon era un soldado de Stark. Ned lo había criado como un hijo propio y el joven guerrero sentía por ese clan una afinidad muy especial, al punto de compartir con Robb guiños de complicidad que el joven ni siquiera tenía con Jon Snow, su (supuesto) medio hermano. Pero cuando se reencontró con su verdadera familia, su padre Balón (Patrick Malahide) y su hermana Yara (Gemma Whelan) lo humillaron al considerarlo la mascota de los Stark y lo acusaron de olvidar los colores de su estirpe para abrazar los del amo equivocado.

Greyjoy comenzó entonces un verdadero derrotero de pésimas decisiones que lo llevaron a enfrentarse a sus antiguos aliados, para sufrir luego el calvario a manos de Ramsay Bolton (Iwan Rheon). Totalmente diezmado tuvo después un inesperado acto de reivindicación hacia su familia adoptiva al ayudar a Sansa (

Sophie Turner

) a escapar de Bolton, un gesto que lo llevó de nuevo a forjar una alianza con la Casa Stark. A partir de ese momento, Greyjoy se convirtió en un héroe trágico y su acciones solo tienen que ver con enmendar errores del pasado. Por ese motivo, en la batalla contra los Caminantes blancos eligió una posición clave: defender a Bran (Isaac Hempstead Wright) costara lo que costara, convirtiéndose en la última línea entre el bien y el mal. Theon murió realizando un ataque kamikaze contra el Rey de la Noche, y ese gesto es de heroicidad, porque paradójicamente solo a través de la muerte logra una grandeza que no pudo obtener en vida.

Tywin Lannister

Esto sucedió hace varias temporadas, pero sus consecuencias se siente con fuerza aún hoy. Cuando Tiryon (Peter Dinklage) encuentra a su padre, la escena no pudo ser más despojada. El veterano guerrero, famoso por su inteligencia en el campo de batalla y su porte distinguido, estaba solo, semidesnudo y en el baño. Su maldad se había cobrado decenas de vidas, su desprecio hacia el menor de sus hijos era conocido, y sus ansias de poder solo eran comparables a las de Cersei. Tywin (Charles Dance) se creía omnipotente, y ese fue su error.

De un ballestazo al pecho, Tiryion mata a su padre y define cuál será su bando a partir de ese momento. Su partida del seno de los Lannister le facilita una alianza con Khaleesi y lo convierte en Mano de la aspirante a reina. El parricidio también marcó el comienzo en la desintegración de la Casa Lannister.

Dos muertes posibles

Cersei


Las apuestas por quién matará a Cersei están ampliamente divididas. Crédito: HBO

En esta instancia de la historia, Cersei es la gran villana aunque es innegable que en más de una oportunidad sus acciones fueron muy aplaudidas. [Cómo olvidar cuando voló por los aires el templo de High Sparrow]. Desde el primer episodio la actual reina se mostró como una mujer ambiciosa y brillante, capaz de manipular a su entorno y lograr sus objetivos. Pero en un camino similar al de su padre, la sed de poder se convirtió en su mayor debilidad y los delirios de grandeza le jugaron en contra. Poco a poco, Cersei empezó a perder aliados y pronto se vio rodeada de peones que seguían sus órdenes ciegamente, sin cuestionar o sugerir alternativas. De ese modo llega a la batalla del próximo episodio con elevadísimas posibilidades de morir. El haber matado a Missandei probablemente haya sido su último acto de crueldad, ganándose en ese instante la promesa de una muerte dolorosa a manos de Khaleesi. Lo cual nos lleva al siguiente punto…

Khaleesi


Khaleesi aferrándose con fuerza al único dragón que le queda.

La madre de los dragones siempre fue una guerrera solitaria. Desde su presentación en el primer episodio, desnuda y manipulada por su hermano, ella se definió por su constante relación con la soledad. Sin embargo, su vínculo con Khal Drogo (Jason Momoa) le permitió construir una coraza que la sellaría a fuego y ese entorno que parecía adverso, lo utilizó a su favor para fortalecerse. Pero, en las últimas temporadas, demostró una ambición desmedida por ocupar el Trono de Hierro.

En esa búsqueda obsesiva por cumplir su objetivo, Khaleesi comienza a tomar decisiones arbitrarias y pierde de vista un aspecto clave: priorizar el bien de su pueblo por sus intereses personales, acercándose a una línea de pensamiento muy similar a la de Cersei. Cuando le pide desesperadamente a Jon Snow que no divulgue su origen, simbólicamente está sellando su propio destino, que no es el de gobernar los reinos. Debido a eso, la muerte de Daenerys es muy probable porque a ojos del relato ya no es más la elegida para ocupar el Trono. Y teniendo en cuenta que ese es su único deseo, el no lograrlo se traducirá en su eventual desaparición, dejando a Sansa, a Jamie o a Tyrion como los candidatos más sólidos para liderar Westeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *