Banega, Uribe, Perotti y Acuña: la última apuesta fuerte de Angelici para ganar la Copa Libertadores

Fuente: AP Para Boca, de alguna manera, el semestre finalizó. Está claro que enfrente está la Copa de la Superliga , en una ronda caliente de cuartos de final por todo lo que rodea a Mauro Zárate: Gustavo Alfaro quiere quedarse con todos los torneos. Sin embargo, cuando arribó en enero les dio un orden…

Banega, Uribe, Perotti y Acuña: la última apuesta fuerte de Angelici para ganar la Copa Libertadores

Fuente: AP

Para Boca, de alguna manera, el semestre finalizó. Está claro que enfrente está la

Copa de la Superliga

, en una ronda caliente de cuartos de final por todo lo que rodea a Mauro Zárate:

Gustavo Alfaro

quiere quedarse con todos los torneos. Sin embargo, cuando arribó en enero les dio un orden de prioridad a sus jugadores: “Les dije que quería ganarle a Central la final, terminar puntero del grupo de la Copa Libertadores y, si bien era difícil salir campeón de la Superliga por la diferencia de puntos, conseguir el ingreso directo a la siguiente Libertadores”. Y cumplieron con todo, haciendo un muy buen semestre. Por eso, la cabeza y atención ya empieza a estar posada sobre lo que vendrá: el mercado de pases para seguir armándose y terminar de calzarse el traje de candidato en el certamen continental, la máxima obligación del semestre final de 2019.

Porque también se trata de una necesidad política: menos gruesa que la que existía el año pasado, sobre todo antes de
caer en la final ante River, algo que debilitó mucho al oficialismo, pero igual de innegable. Es un año de elecciones y

Daniel Angelici

tiene por delante la última oportunidad de cumplir la promesa hecha en 2011, antes de asumir en la presidencia: ser campeón de América, volver al Mundial de Clubes y, de esa manera, darle tranquilidad a Christian Gribaudo, el candidato de su frente, de cara a diciembre.

Mucho tuvo que ver el andar del técnico. Al momento de su llegada, el Tano no estaba convencido, pero respetó la decisión de Nicolás Burdisso, director deportivo. El ciclo del rafaelino de 56 años, arrancó cuando la decepción vivida en Madrid todavía estaba atragantada y, por lo tanto, no había grandes expectativas, pero ahora la situación cambió: solo dos derrotas en 22 encuentros oficiales, que hacen que Angelici grite cada gol con énfasis e ilusión desde su palco.

En consecuencia, en Boca se olfatea un ambiente en el cual la consigna no es otra que apostar un pleno a esa jugada. Ir por todo, como sea. Los rumores de incorporaciones no salen de nombres desorbitantes, llenos de jerarquía y calidad. Y, por supuesto, de altos costos. Y dentro de ese listado que en la Ribera ya están armando hay un nombre que está por encima de otros.


Fuente: AFP

Ese es

Ever Banega

, un hombre que supo vestir la camiseta azul y oro y que está entrando a los últimos años de su carrera, pero que tiene una buena edad para pegar la vuelta: con 30 años, actualmente forma parte de Sevilla, entidad con la cual se tienen muy buenas relaciones institucionales. No hay que retroceder muchos años para dar cuenta de aquello: en 2016, se enfrentaron en el amistoso por el Trofeo Antonio Puerta (Boca ganó 4-3 en el Sánchez Pizjuán) y unos meses posteriores fue José Castro, mandamás del club español, el que vino al país para un encuentro dirigencial y recorrió las instalaciones del xeneize.

La cuestión es que Banega es el hombre apuntado para romper el mercado. “Existe un interés real y ya hubo gestiones, incluso, en el receso de enero. Sevilla estaría dispuesto a escuchar ofertas”, le aseguró a
LA NACION una fuente dirigencial. El exintegrante de la selección argentina no está teniendo una buena temporada, a tal punto de ser muy irregular en las presencias. Por eso, también, accederían sin poner grandes reparos. De hecho, en Boca están más preocupados por igualar el contrato del futbolista, que es demasiado alto y debería ser en dólares, que en el pase en sí. Por su parte, el rosarino parece interesado en volver al sitio que lo vio nacer futbolísticamente. Boca está dispuesto a hacer un gran esfuerzo y esperan que el jugador haga lo propio.

Aquello va de la mano con las muy factibles salidas de Nahitan Nandez, quien estuvo cerca de irse a comienzos de año, y de Agustín Almendra, que no termina de explotar, quizás por su cabeza abrumada ante tantos rumores de los millones de euros que pondrían por su traspaso. Por eso, a la par de Banega, suena un colombiano: Mateus Uribe, volante de América, de México. Con el futbolista cafetero, sumado a la casi segura vuelta de Sebastián Pérez, Boca tendría bien cubierto el mediocampo.

En una segunda escala aparecería un zaguero central por el que invertirían un dineral considerable. En el último tiempo se habían mencionado José Luis Palomino, Walter Kannemann y Víctor Cuesta, que hace menos de un mes renovó su contrato y parece difícil que llegue. Pero no hay que descartar que los dirigentes, esta vez, vayan a fondo por alguno de ellos. Y dentro de esas posibilidades, también hay que tener en consideración la posibilidad de, ahora sí, incorporar un volante por izquierda de peso como solicitó Alfaro hace meses: Marcos Acuña (Sporting Lisboa) era la obsesión en su momento, pero también muchos hablan de la revancha de Diego Perotti, que está en Roma, club que Burdisso conoce muy bien.

El xeneize cumplió los objetivos. Y parece tener ganas de ir por la última revancha. Con la vuelta de Ever Banega entre los máximos deseos.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.