Juan Martín Del Potro: “Era todo como un círculo vicioso negativo que a mí no me estaba haciendo bien y necesitaba cortar con eso”

Juan Martín Del Potro está de regreso. Una vez más. Intentando hacer lo que hizo tantas veces en su carrera: levantarse después de la caída, demostrar que su poder de resiliencia aún tiene nuevos límites por descubrir. El escenario elegido es Madrid, un torneo en el que se encuentra arropado por la cercanía cultural, el…

Juan Martín Del Potro: “Era todo como un círculo vicioso negativo que a mí no me estaba haciendo bien y necesitaba cortar con eso”

Juan Martín Del Potro está de regreso. Una vez más. Intentando hacer lo que hizo tantas veces en su carrera: levantarse después de la caída, demostrar que su poder de resiliencia aún tiene nuevos límites por descubrir. El escenario elegido es Madrid, un torneo en el que se encuentra arropado por la cercanía cultural, el idioma y unas condiciones en el polvo de ladrillo más veloces de lo habitual.

“Ojalá que este torneo sea el puntapié para ya no parar más en toda la temporada”, deseó el tenista argentino en una entrevista con Clarín y el diario español As. Después de varios meses “grises”, como él mismo los definió, Del Potro está otra vez en su hábitat. Para el argentino, lo más importante del Masters 1000 de la capital española será probar cómo está su rodilla derecha tras la fractura de la rótula que sufrió.

El regreso se producirá en principio este lunes cuando jugará con el japonés Kei Nishikori un partido de dobles ante el italiano Fabio Fognini y el sueco Robert Lindstedt a las 7 de nuestro país. Si todo va bien competirá también en el single, donde esperará en la segunda ronda por el ganador del choque entre los serbios Dusan Lajovic y Laslo Djere.

La última vez que Del Potro jugó un partido oficial fue el 22 de febrero. (Foto: @jorgeviale)

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Distendido, respondió las preguntas en la sala de jugadores mientras a pocos pasos Dominic Thiem disputaba un intensísimo partido de ping pong. Al otro lado del vidrio, en el comedor, Roger Federer se paseaba junto a su entrenador Ivan Ljubicic y observaba atento en una pantalla el partido de la española Garbiñe Muguruza.

La última vez que Del Potro jugó un partido oficial fue el 22 de febrero cuando perdió en los cuartos de final de Delray Beach ante el estadounidense Mackenzie McDonald. Fue su único torneo de 2019. La recuperación de la lesión encontró inconvenientes inesperados y el retorno se llenó de interrogantes. En el camino Del Potro se distanció de Jorge Batista, el médico de Boca que lo atendió desde aquella lesión, y decidió apoyarse en Angel Ruiz Cotorro, un especialista que trabaja con Rafael Nadal y asesoró también a David Nalbandian.

Federer, Thiem, Del Potro y Nishikori saludan a David Ferrer, que pondrá fin a su carrera tenística en el Mutua Madrid Open. Foto: DPA

-¿Con qué filosofía llegaste?

-Obviamente estoy contento de volver acá. Esto me hace sentir de nuevo un jugador en competencia. Estar es un paso que necesitaba para mi progresión dentro de buscar mi mejor forma, de volver a sentirme en plenitud física y poder dejar atrás la lesión en la rodilla. Este torneo es muy importante para ver en qué situación me encuentro y qué es lo que tengo por mejorar una vez terminado mi partido de dobles o mi partido de single. Y poder planificar con las cosas que pueda rescatar de este torneo.

-Físicamente, ¿cómo estás?

-No estoy cerca de mi mejor porcentaje físico, obviamente. Hace tres o cuatro días llegué a este torneo muy bajo, apenas moviéndome un poquito y sin haber entrenado con otros jugadores. Hoy, después de tres o cuatro días, ya entreno todos los días con los mejores. Bancando esa intensidad que ellos tienen y soportando los entrenamientos. Y el cuerpo me está respondiendo. Todas estas cosas parecen simples pero para mí ya es de gran importancia y valor. Este es un proceso; son pasos que tal vez tenga que mezclar entre la paciencia y la buena energía y el positivismo. Y entender que me puede ir mal y entender que no puedo estar en la forma que quiero pero lo tengo que hacer para ir mejorando.

Mirá también

-¿Por qué Madrid?

-Creo que Madrid era una buena opción porque las condiciones del juego son rápidas, los puntos no son tan largos como en otros torneos. Se puede correr un poco menos también. Por esos factores decidimos venir aquí e ir probando poco a poco. La idea y la situación ideal es que este sea el punto de partida para ya seguir jugando todo lo que más pueda.

-¿Hubo un mal diagnóstico o ansiedad por volver antes de lo debido?

-Honestamente, hasta que yo no me encuentre de nuevo en plenitud física y con esta lesión ya olvidada, trataré de no pensar lo que pasó. Trato de no pensar si fue un mal diagnóstico o si un médico se equivocó, si me dijeron algo y era otra cosa. Porque son cosas que me cargan y no me hacen bien. La realidad es que yo siempre hice todo lo que los médicos me aconsejaban. Evidentemente fue una lesión que se fue alargando. Hasta que ya hace un mes empecé a trabajar con Cotorro. Y en poco tiempo estoy por jugar un torneo. Estoy bajo las indicaciones de él y creo que tengo que confiar en lo que él me dice. Ojalá que Madrid sea el puntapié para ya no parar más en toda la temporada y poder ir dejando esta lesión atrás.

“Trato de no pensar si fue un mal diagnóstico o si un médico se equivocó, si me dijeron algo y era otra cosa”

-Por cuando se dio y la recaída inesperada, ¿es tal vez uno de los regresos más duros desde lo mental?

-Sí… cuando me lesioné estaba 3 del mundo, tenía muchas chances de terminar en mi mejor posición de la historia. Yo podría estar peleando en este tiempo contra Rafa, Roger y Novak el primer lugar, el segundo, lo que sea. Y eso era lo que más triste me puso. Que no dependiera de mí poder darme el gusto de tener esa chance. Se me empezó a tornar todo mucho más complicado y ahí volvieron cosas negativas como las tuve en el 2015 con mi muñeca. Era todo como un círculo vicioso negativo que a mí no me estaba haciendo bien y necesitaba cortar con eso. Madrid me ayudó a decir “bueno, todo eso ya pasó; ahora estoy es un punto de partida”.

Mirá también

Del Potro y Messi: “Sufrí un poco cosas similares”

Cada vez que una figura del deporte argentino pisa España, hay un tema imposible de eludir: Lionel Messi. No lo hizo Juan Martín del Potro, que llenó de elogios al “10” mientras prepara su regreso en el torneo de tenis de Madrid.

“Nos hace quedar bien en el mundo, es algo único que tenemos los argentinos”, destacó Del Potro en una entrevista con Clarín y el diario As de España. “A mí como argentino no me debe nada y creo que a la gran mayoría de mi país tampoco. Estamos muy orgullosos de lo que es”.

El tenista, que volverá al circuito en la capital española en busca de dejar atrás su lesión en la rodilla derecha, dijo sentirse identificado en algún punto con ciertas críticas que recibe Messi por sus actuaciones con la selección argentina y aseguró que se trata de una visión minoritaria.

“También he sufrido un poco cosas similares a lo de Messi. En diferentes escalas, diferentes situaciones. Es muy complicado dejar feliz a todo el mundo”, señaló Del Potro.

“Lo empecé a entender por mi ejemplo propio, que me pasaba con la Copa Davis. Por ahí a mí me iba muy bien en el circuito y lograba cosas únicas pero me faltaba ganar la Copa Davis. Y la Copa Davis…”, afirmó el argentino, que en 2016 conquistó la primera y única Ensaladera en la historia del tenis argentino. “Yo creo que la gente a veces tal vez refleja sus propias frustraciones o cosas que le pasan con el deporte y a nosotros los deportistas nos toca convivir con eso”, añadió.

“Lo de Messi, desde mi lugar y por la forma en que lo veo, es una gente muy minoritaria la que piensa de esa manera. La gente lo ama. Al menos esa es mi sensación. La gente ama que haga lo que hace, que sea nuestro referente mundial, que sea un ídolo en el mundo, no sólo en nuestro país”, dijo Del Potro.

“Si no se le ha dado de ganar el Mundial es porque Dios quiere que las cosas sean así. Pero estoy seguro de que él es el primero por sentirse mal por no tener esa Copa. No nosotros que nos creemos todos futbolistas y opinamos de todo porque creemos que sabemos de todo”, reflexionó. “Así es un poco nuestro país, así es Argentina. Sabemos en el país que vivimos, pero así y todo los argentinos siempre elegiríamos de nuevo Argentina para vivir y nacer ahí”.

Madrid. Especial para Clarín.

MFV