LA SINCERIDAD DE TÉVEZ: “Nos venían cacheteando en las finales”

Tevez expresó por qué la Supercopa fue “un desahogo” para Boca y habló de los cuestionamientos: “El que tiene dos dedos de frente sabe que no puedo jugar los 90’”. Carlos Tevez ganó su título número 27. Volvió a ser campeón con la camiseta de Boca. El número 10 se quedó con la Supercopa Argentina…

LA SINCERIDAD DE TÉVEZ: “Nos venían cacheteando en las finales”

Tevez expresó por qué la Supercopa fue “un desahogo” para Boca y habló de los cuestionamientos: “El que tiene dos dedos de frente sabe que no puedo jugar los 90’”.

Carlos Tevez ganó su título número 27. Volvió a ser campeón con la camiseta de Boca. El número 10 se quedó con la Supercopa Argentina ante Rosario Central. La consagración fue para él “una descarga, un desahogo”, según planteó en diálogo con Fox Sports.

“Nos venían cacheteando en las finales. Fue un desahogo muy grande. Es que cuando uno pierde definiciones… Las finales se tienen que ganar”, planteó luego de la victoria por penales. “Teníamos que ganarlo así, sufriendo. Y por suerte la ganamos. Estos partidos nos están costando, pero dimos un paso hacia adelante. Teníamos una mochila muy grande”.

“Fuimos muy superiores pero la pelota no entraba. Cuando no entra, los rivales te hacen los goles. Cuando nos juntamos antes de patear los penales, dijimos que no había que perdonarlos. Que había que asegurar los tiros”, confesó el delantero.

“El que tiene dos dedos de frente sabe que no estoy para los 90 minutos”.

Carlos Tevez




Tevez pateó el segundo penal de Boca en la definición que terminaría estirándose hasta el sexto penal. Fue dura. Durísima la tanda. Carlitos confesó que tenía pensado cómo ejecutarlo. “Salí a correr. Iba decidido a romperle el arco. No dejé que una mínima duda me quitara de foco. Llevé a cabo la decisión que había tomado. Se me vinieron muchas cosas a la cabeza. Muchos momentos. Erré penales. Tenía que estar más seguro que nunca”, manifestó.

No es ajeno, Tevez, a las circunstancias. Sabe que está observado permanentemente. Que todos analizan cómo y cuándo juega en Boca. Por eso, una vez terminada la final, opinó: “Uno está bajo la lupa. Era importante también para los de afuera sino también para mis compañeros. Ultimamente estoy más juzgado. Creo que hago todo lo posible para que a Boca le vaya bien. Parece que Tevez es un problema: si juega, por que juega; si no juega, porque no juega… Entonces es complicado vivir el fútbol así”, dijo. Y cerró: “El que tiene dos dedos de frente sabe que no puedo jugar los 90 minutos”.