El Central presentó una herramienta para que los bancos paguen más a los ahorristas

Desde ayer, cualquier cliente puede abrir un plazo fijo por Internet en cualquier banco sin la necesidad de ser cliente y sin costo adicional. Como parte de su cruzada cambiaria, el Banco Central lanzó la iniciativa con el objetivo de fomentar la competencia entre las entidades financieras y estimularlas, así, a subir la tasa que…

El Central presentó una herramienta para que los bancos paguen más a los ahorristas

Desde ayer, cualquier cliente puede abrir un plazo fijo por Internet en cualquier banco sin la necesidad de ser cliente y sin costo adicional. Como parte de su cruzada cambiaria, el Banco Central lanzó la iniciativa con el objetivo de fomentar la competencia entre las entidades financieras y estimularlas, así, a subir la tasa que les ofrecen a los depositantes. Una medida oficial más para contener una dolarización que se acelera y hasta ahora no logra ser desactivada.

El nuevo sistema debutó ayer con acotada amplitud: participaron como oferentes apenas cuatro bancos oferentes, tres de los cuales eran bancos oficiales. Según fuentes del BCRA, hay otras cinco entidades privadas comprometidas a sumarse, aunque la expectativa es sumar un número aún mayor. De cualquier manera, la participación no es obligatoria. Desde ayer, en el sitio web de la autoridad monetaria se publican diariamente las tasas ofrecidas por cada banco.

Los funcionarios se mostraron satisfechos con los resultados de la primera jornada. El BICE ofreció un rendimiento anual del 54%; el Nación, 52%; y el Ciudad y el Credicoop, 46%. Números aún muy alejados del récord de 74% en la tasa de Leliq, que cobran los bancos.

Ante la consulta de BAE Negocios, las autoridades evitaron precisar una meta de tasas concreta. Sin embargo, aseguraron que el objetivo de la nueva norma es acortar la brecha entre el rendimiento que perciben los bancos y los que pagan a los depositantes “al mínimo necesario para que el sistema opere”.

“Queremos fomentar la competencia para mejorar las tasas pasivas”, señalaron. En ese sentido, los bancos no podrán incluir costos adicionales y el BCRA excluyó el impuesto al cheque de estas operaciones.

La intención es tentar a los argentinos con capacidad de ahorro a quedarse en pesos y contener el crecimiento de la demanda de dólares, que sigue acelerándose. De hecho, en el ente monetario preocupó que el tipo de cambio subiera 2,2% en abril, el único mes en el que por estacionalidad la divisa tiende a baja producto del pico de las liquidaciones del agro.