La “novela” de Andrés Calamaro llega a su fin

Hoy, los españoles votan nuevo presidente; el músico quedó en medio de una gran polémica por sus declaraciones Todo comenzó días atrás cuando Andrés Calamaro escribió (siempre lo hace, en torno a los temas más diversos) sobre las elecciones que se llevarán a cabo hoy en España , país en el que reside intermitentemente desde…

La “novela” de Andrés Calamaro llega a su fin

Hoy, los españoles votan nuevo presidente; el músico quedó en medio de una gran polémica por sus declaraciones

Todo comenzó días atrás cuando Andrés Calamaro escribió (siempre lo hace, en torno a los temas más diversos) sobre las elecciones que se llevarán a cabo hoy en

España

, país en el que reside intermitentemente desde hace muchos años. Sobre todo, de la decepción que le producían los candidatos y las propuestas tradicionales que habían formado parte de un debate televisivo (al que acudieron los líderes de PSOE, PP, Ciudadanos y Unidad Podemos).

Tanto por esa reflexión como por algunos otros dichos, todo hacía suponer que su preferencia era Vox, partido de derecha que lidera Santiago Abascal, un líder carismático que puja contra el separatismo y quiere una España católica.

Como las palabras de Calamaro parecían tener un destino unívoco, el líder de Vox llevó agua para su molino al reproducir una frase que el cantante había escrito en aquel texto publicado en Facebook que tanto ruido había hecho: “Calamaro asegura que se abstiene de apoyar a los candidatos presentados en la televisión y se decanta por Vox: ‘Prefiero el vértigo de los patriotas. De los que piensan en los obreros y en la gente de trabajo'”.

La aclaración

Luego de esto, de convertirse en
trending topic en Twitter y de varias críticas que recibió -desde la Argentina, una de ellas fue la de la actriz Cecilia Roth, también de larga relación con ese país-, Calamaro comenzó a aclarar, pero sin mayor éxito: “Queridos españoles y autónomos, mía es la columna del pueblo, los intelectuales y los toreros, entre otros colectivos. Darle variedad al Congreso es el reflejo de la realidad, supongo. Dudo de la existencia de las tradicionales alas de la derecha y la izquierda. Este es un escenario de bancos y de Bruselas, un mundo globalista que defiende las tradiciones mientras las suprime igualando lo distinto. Respeto las diferencias en un momento en que las diferencias pesan en el destino de las naciones. Estoy en el diálogo y siempre amigable con todos los sectores. No puedo comportarme como si existiera internet: para mí la política es una cuestión cultural, nunca un motivo de rencillas personales ni furia. Tengo simpatía por hombres y mujeres en todos los sectores. No comulgo con la totalidad del programa de ningún partido”.

La desmentida

Lejos de parecer una manera de despegarse definitivamente de la propuesta de Vox, el intérprete tuvo que volver con más comentarios al respecto. “Estimado público, prensa y amigos: tengo que salir a desmentir algo que nunca dije. No me pronuncié en favor de ningún partido político en España y tampoco voto en este país. No estoy para que me corran por izquierda, soy defensor de la cultura”, escribió en Facebook.

“Mejor si no me usan de palanca para presumir de progresistas: soy dueño de lo que escribo, pero no de aquello que publiquen en mi nombre, por así decirlo. No hago campaña para los partidos políticos porque no soy músico militante. Ruego que encuentren otro referente conservador para vuestras diatribas”, completó.

La confusión

Es cierto que en ningún momento mencionó a Santiago Abascal ni al partido que aquel político conduce. Sin embargo, aquellos primeros párrafos en que hablaba de su decepción luego de un debate televisivo lo perfilaban hacia un discurso al que muchos españoles le pusieron título y nombre: Vox.

Y no era para menos, si eran cinco los candidatos y Calamaro manifestó que no apoyaría a cuatro de ellos. En el primer mensaje había escrito: “Ya perdimos mucho, más perdimos en Argentina que en España. Como me importa el bien común, además de mi bien común, que todavía tiene algo que perder, me abstengo de apoyar a los candidatos presentados en la televisión”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.