Nazareno Arasa, el árbitro del clásico

Tiene 5 partidos dirigidos en la Superliga y 10 en la B Nacional. Es un joven con futuro, según dicen en AFA. Nazareno Arasa es el árbitro designado para arbitrar el domingo en el estadio Alfredo Terrera, el clásico entre Central Córdoba y Mitre, por la fecha 24 de la Primera B Nacional. El juez…

Nazareno Arasa, el árbitro del clásico

Tiene 5 partidos dirigidos en la Superliga y 10 en la B Nacional. Es un joven con futuro, según dicen en AFA.

Nazareno Arasa es el árbitro designado para arbitrar el domingo en el estadio Alfredo Terrera, el clásico entre Central Córdoba y Mitre, por la fecha 24 de la Primera B Nacional.

El juez rosarino, de 28 años, debutó en la Superliga argentina en 2018, en el partido que en el Jardín de la República jugaron San Martín de Tucumán y Gimnasia y Esgrima La Plata.

Lleva jugados 5 partidos en la Superliga y 10 en la Primera B Nacional. Es uno de los jueces “nuevitos”, los que de alguna manera conforman la “renovación” y está apuntado a ser futuro árbitro FIFA. Ya realizó cursos al respecto y de parte de la conducción de AFA lo intentan llevar de a poco.

Tampoco quieren exponerlo demasiado, más en estos tiempos en los que el arbitraje está siendo observado bajo una lupa.Es por eso que, de alguna manera, sorprende su designación para un partido tan trascendente como este, que marcará un antes y un después en la historia.

“Vengo desde bien abajo. Dirigí en la Liga Rosarina, Federal C, Federal B, Federal A, Nacional B y Primera. Dirigí en muchas canchas difíciles y aprendí a manejarme en partidos complicados”, dijo Arasa, de profesión profesor de Educación Física, en una entrevista concedida al canala TNT Sports.

“Yo me enganché de chico con el arbitraje. A los 16 años. En mi casa fuimos todos futbolistas, desde mi viejo hasta mis hermanos. Somos todos futboleros”, acotó.

Respecto de cómo se maneja con sus asistentes en cualquier partido que sea designado, Arasa indicó que “hay una planificación previa, una vez que sale la designación, hablamos con los jueces asistentes, como un equipo de rtabajo, y planificamos el partido y nos metemos en todos los detalles, como por ejemplo si la cancha es grande o chica o estudiamos a los jugadores que vamos a dirigir. Luego, el intercomunicador ayuda mucho, después, durante el partido mismo, para poder mantener una comunicación más fluida con los colegas”, culminó.