Así es la nueva vida en Sudáfrica de los felinos del exzoológico

El león Melena y las tigresas Tika y Tuna disfrutan de la libertad en dos reconocidos santuarios internacionales. Mirá Con los ojos cerrados y ofreciendo su rostro al viento, el león Melena parece darse cuenta de que su vida cambió para siempre. Su traslado a Sudáfrica y el de las tigresas Tika y Tuna conmocionan…

Así es la nueva vida en Sudáfrica de los felinos del exzoológico

El león Melena y las tigresas Tika y Tuna disfrutan de la libertad en dos reconocidos santuarios internacionales. Mirá

Con los ojos cerrados y ofreciendo su rostro al viento, el león Melena parece darse cuenta de que su vida cambió para siempre.

Su traslado a Sudáfrica y el de las tigresas Tika y Tuna conmocionan a nuestra provincia desde que se inició el proceso de liberación de los cinco grandes felinos, los únicos habitantes de lo que fue el zoológico de la ciudad.

El proceso de traslado a suelo sudafricano se inició a mediados de marzo y en tandas: el primer viaje tuvo como destino el Ubuntu Wildlife Sanctuary y el segundo, el Drakenstein Lion Park. El tercero, y último viaje, también será a Ubuntu.

Este resultado representa una victoria para quienes asumieron la responsabilidad de sacar a los animales del predio. Los cinco animales iban a ser trasladados en 2016, pero todo se demoró: hubo que volver a buscar un destino, hacer nuevas conexiones y nuevos trámites ya que sacarlos del país e ingresarlos a otro no es tarea fácil.

Según informaron los excuidadores de los animales, en la mañana del lunes 18 de marzo, el león Melena y la tigresa Tika pisaron el fresco césped sudafricano, vieron árboles y caminaron sin gruesas rejas en medio por primera vez en sus vidas.

De Argentina salieron el miércoles 13 vía terrestre con destino al Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, Ezeiza, desde donde partieron en la madrugada del viernes 15 rumbo a San Pablo, Brasil. De esa ciudad partieron a Johannesburgo, en Sudáfrica. El último tramo comprendió otras horas por tierra hasta el santuario de Ubuntu.

La ansiada llegada fue celebrada por el voluntariado del refugio, quienes en los días previos compartían en sus redes sociales el paso a paso del recorrido que atravesaban los nuevos huéspedes.

Luego celebraron la llegada: “Ha sido un largo viaje para Melena y Tika, pero increíblemente exitoso. En nombre del santuario de Ubuntu nos gustaría expresar nuestra gratitud al municipio de Santiago del Estero y, en particular, a la intendente Norma Fuentes por confiar en nosotros con la honorable tarea de darles su hogar para siempre”.

También destacaron la labor de la empresa que tuvo el trabajo del traslado a través de 8.400 kilómetros, trayecto que los animales hicieron despiertos. “Tanto Melena como Tika no recibieron sedación durante el viaje”, aseguraron en un comunicado tras la esperada llegada.

Mirá: