“El lenguaje inclusivo será solo cuando se generalice su uso”

por Clara Fernández Escudero Mensaje. “Es el pueblo el que decide”, aclaró Muñoz Machado. Foto: Gza. CILE ‘E’ o no ‘e’, esa parece ser la cuestión. La discusión por el lenguaje inclusivo sobrevoló los cuatro días de plenarios y conferencias en el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que terminó ayer en la…

“El lenguaje inclusivo será solo cuando se generalice su uso”

por Clara Fernández Escudero

Mensaje. “Es el pueblo el que decide”, aclaró Muñoz Machado. Foto: Gza. CILE

‘E’ o no ‘e’, esa parece ser la cuestión. La discusión por el lenguaje inclusivo sobrevoló los cuatro días de plenarios y conferencias en el VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE), que terminó ayer en la capital cordobesa. Pero aunque no fue uno de los ejes centrales, sí estuvo entre los temas a los que se refirió el flamante director de la Real Academia Española –asumió en enero–, Santiago Muñoz Machado, cada vez que se lo consultó al respecto, aunque evitó, de todas maneras, dar una definición taxativa.

En noviembre de 2018, la cuestión parecía zanjada: entonces, la RAE ratificó entonces que, según su Libro de estilo de la lengua española, consideraba “innecesarias las variables que se han desarrollado en Hispanoamérica para incluir el género masculino y femenino en su formulación”. Así que adiós a la ‘e’, a la ‘x’ o a la ‘@’ para incluir no solo a las mujeres, sino también a otros colectivos.

Pero el uso, a veces, se impone a las reglas. Y, aunque no lo admite de lleno, esa posiblidad sobrevuela las respuestas del responsable de la RAE ante la consulta de PERFIL sobre qué hará la institución para admitir alguna forma de lenguaje más inclusivo: “La RAE no puede hacer más que constatar cómo habla la gente; por tanto si modificara la forma de hablar actual, la gramática, el vocabulario, para dar entradas a formas de expresión que no usan ciudadanos de ningún país hispanohablante, estaría traicionando su función, que es la de constatar cómo se habla y traducir esa constatación en lenguas”, explica. Pero abre, un milímetro, una puerta: “Igual esto no quita a que realmente la RAE también está sensibilizada a los crecientes reclamos de mayor inclusividad y visibilidad de la mujer. Hemos hecho algunas cosas ya que estaban mal, que se pueden mejorar, como muchas definiciones que aún están en el diccionario que comenzaban por la palabra ‘hombre’, ‘hombre que’; y se han sustituido por ‘persona’ o por otra figura que no centralice tanto la definición o que no masculinice la definición”, agrega. “Pero para poder incorporar una forma de expresión nueva, tenemos que constatar primero la frecuencia de uso y luego esa difusión de uso”.

Muñoz Machado se mostró “sorprendido” por el uso del inclusivo con ‘e’ en su estadía en la Argentina: “Veo que aquí se usa mucho; y también formas de expresión escrita con ‘x’ o ‘@’, aunque en estos últimos casos, que incluyen a otros colectivos de diversidad, no veo cómo pudieran pronunciarse”, dice. Y luego, vuelve a cerrar la puerta antes de partir: “El pueblo decide. Y el uso no está generalizado hasta el momento. Ahora, ante cualquier cosa que se haga para que la mujer esté más presente en el lenguaje no tenemos nada que decir. No podemos decretar si es bueno o malo, sino simplemente recogemos lo que hace el pueblo. En la medida en que el uso se generalice se hará, sin ninguna duda. Cuándo, no sabemos”, concluye.

Wasap, yotubero y otros términos digitales

La discusión y reflexión en torno al eje lenguaje-internet-redes se presenta más apropiada a treinta años de la creación de la web. ¿Cuánto hemos modificado nuestra lengua desde entonces? Esta es una de las preguntas que disparó el debate en torno al mundo digital, en el marco del Congreso Internacional de la Lengua Española.

“La hiperconectividad ha llevado a la creación de nuevos términos que hasta hace poco no existían y que hoy nos parecen cotidianos. Es importante discutir estas cuestiones”, afirmó el gobernador de la provincia anfitriona del evento, Juan Schiaretti.

En este sentido, y para hacer frente a los continuos cambios producidos por los nativos digitales, en 2018 la Real Academia presentó el primer Libro de estilo en el que hace recomendaciones sobre cómo escribir correctamente en el ámbito de la comunicación digital.

Así, en su libro sugiere que es mejor escribir ‘wasap’ o ‘guasap’ que ‘whatsapp’. También se inclina por “yotubero” en lugar de “youtuber”, y “bloguero” por “bloggero” o “blogger”. No dejando de lado los géneros: es “el selfi” y no “la selfi”, pero es indistinto “la internet” o “el internet”.

Algunas abreviaciones ya aceptadas en la esfera digital son: TQM, te quiero mucho; depre (depresión o depresivo);  insti (de instituto) y micro (de micrófono).


Lo más visto