Córdoba homenajeó a Joaquín Sabina con tangos y poesía

La ciudad de Córdoba vivió su gran jornada sabinera. En el marco del VIII Congreso Internacional de la Lengua, Joaquín Sabina fue homenajeado en el Teatro del Libertador San Martín en un evento denominado “A Joaquín Sabina, poeta de las ciudades”. Ante una multitud que arrasó con las pocas entradas gratuitas que se dispusieron para…

Córdoba homenajeó a Joaquín Sabina con tangos y poesía

La ciudad de Córdoba vivió su gran jornada sabinera. En el marco del VIII Congreso Internacional de la Lengua, Joaquín Sabina fue homenajeado en el Teatro del Libertador San Martín en un evento denominado “A Joaquín Sabina, poeta de las ciudades”.

Ante una multitud que arrasó con las pocas entradas gratuitas que se dispusieron para la ocasión, un grupo de artistas, en su mayoría cordobeses copó la noche con tangos y poesías.

La noche abrió con Sabina junto al poeta Luis García Montero, presidente del Instituto Cervantes y amigo personal del músico. “Un poeta tanguero, devoto de Argentina y el Cholo Simeone, que no cambia a Gardel por los Rolling Stone”, expresaba Sabina ante el aplauso cerrado de la multitud.

Luego llegó el turno de la música. Así fueron pasando uno a uno, Carlos Habiague, Silvia Lallana, Gustavo Visintin, Adriana Varela y Marcelo Santos, quien reversionó al ritmo del 2×4 poemas de Sabina con formato de tango. Todos los músicos estuvieron acompañados por la Orquesta de Cuerdas de la Municipalidad, dirigida por Santiago Ruiz.

“Mano a mano”, “Tan joven y tan viejo”, “Yira, yira”, “Donde habita el olvido” “Volver”, “Garganta con Arena”, “Sur”, “Y sin embargo”, “Una canción para la Magdalena” y “Contigo”, fueron algunos de las canciones que sonaron en la noche cordobesa.

La poesía también tuvo su espacio dentro del homenaje, la joven española Elvira Sastre, una de las más ovacionadas durante todo el Congreso de la Lengua; la argentina Liliana Bedini y Benjamín Prado, amigo íntimo de Sabina, recitaron sus poemas en diversos momentos de la noche.

El final llegó con el homenajeado entonando “Con la frente marchita”, junto a todos los artistas presentes y con el público aplaudiendo de pie al cantante oriundo de Úbeda.

Horas antes el propio Sabina, en uno de los plenarios del Congreso de la Lengua, había dicho que estaba “emocionado” por no tener que cantar en su visita a Córdoba. Sin embargo el calor de los presentes en el teatro lograron torcer la decisión y la velada terminó convertida en una verdadera fiesta de la música y la poesía sabinera.