San Lorenzo apeló este viernes el fallo de la superliga

Aducen falta de argumento lo que indicó el faloo por el cual le descontaron seis puntos. San Lorenzo presentó una apelación “contundente” al fallo del Tribunal de Disciplina de la Superliga con el fin de revocar el mismo para dejar sin efecto sanciones, como la quita de seis puntos al finalizar el campeonato, por irregularidades…

San Lorenzo apeló este viernes  el fallo de la superliga

Aducen falta de argumento lo que indicó el faloo por el cual le descontaron seis puntos.

San Lorenzo presentó una apelación “contundente” al fallo del Tribunal de Disciplina de la Superliga con el fin de revocar el mismo para dejar sin efecto sanciones, como la quita de seis puntos al finalizar el campeonato, por irregularidades en la declaración jurada.

Según la institución, la decisión “carece de todo fundamento normativo y fáctico” y se puede “calificarla de arbitraria”. Este documento se suma a las protestas públicas que expresaron tanto el presidente Matías Lammens como el vice Marcelo Tinelli.

“Las sanciones (inéditas en toda la historia del fútbol argentino) allí impuestas contra nuestro club carecen de todo fundamento normativo y fáctico, y vulnera esenciales principios del derecho sancionatorio, el principio de irretroactividad de las normas con contenido sancionatorio, el de autonomía de la voluntad de las partes y el de la teoría de la imprevisión, entre otros, lo que la descalifica por completo”, figura en el comunicado que San Lorenzo publicó en su página oficial.

“Se trata de una decisión que, en forma preliminar, podemos calificar de arbitraria. Evidentemente, estamos ante un castigo severo por el incumplimiento de formalidades, sin atender a la realidad de las situaciones de los protagonistas del caso, circunstancia que le quita legitimidad a la imposición de dichas sanciones”, agregó.

La institución de Boedo consideró “imposible” la aplicación del Reglamentos de Licencias a los contratos con jugadores realizados con anterioridad a su entrada en vigencia, que no mintió o falseó dato alguno en su declaración jurada y que cumplió “siempre” con el pago de sueldos al plantel.