Preocupación de vecinos por destrozos y golpiza a policías

Hoy 10:05 – LAS TERMAS, Río Hondo (C) Vecinos del barrios Nuestra Señora de la Paz, y Prefectura, respectivamente, expresaron su preocupación y repudio, luego que un grupo de violentos agredieran a efectivos policiales en la madrugada del domingo. Trascendió que los agresores dañaron la casilla de seguridad de uno de esos barrios, y causaron…

Preocupación de vecinos por destrozos y golpiza a policías

Hoy 10:05

LAS TERMAS, Río Hondo (C) Vecinos del barrios Nuestra Señora de la Paz, y Prefectura, respectivamente, expresaron su preocupación y repudio, luego que un grupo de violentos agredieran a efectivos policiales en la madrugada del domingo.

Trascendió que los agresores dañaron la casilla de seguridad de uno de esos barrios, y causaron otros destrozos en la zona.

Según manifestaron los vecinos, el sector quedó “como si hubiera existido una guerra”, con daños en viviendas, veredas, y elementos de bien público.

El hecho se desencadenó en el barrio Urquiza tras la suspensión de una fiesta clandestina donde había alcohol abundante y muchos menores de edad.

Desde allí comenzaron a agredir a la policía, hasta la calle Uriarte donde se encuentra una casilla policial.

En ese lugar, un “malón” destrozó los vidrios de una unidad móvil y de la casilla.

En la oportunidad, agredieron a los policías, mientras que otro grupo atacó -dentro de una vivienda- a otros uniformados que habían acudido a socorrer a una persona que aparentemente estaba convulsionando.

En esa agresión tiraron al piso a los policías y los golpearon salvajemente.

En la oportunidad, resultó lesionado el oficial Sosa, con una herida cortante de pabellón oreja derecha y corte en labio superior. También el oficial Paz, con una herida cortante en el labio superior con hematoma e inflamación bucal y encía de arcada dentaria superior, luxación en tercera falange del quinto dedo de la mano derecha. Por tal motivo, le tuvieron que realizar varios puntos de sutura.

Todos los demorados eran menores de entre 15 y 17 años, mientras que en el grupo de agresor -de aproximadamente medio centenar de personas- gran parte eran jóvenes no mayores de 20 años, según afirmaron los testigos.

“Que pase un hecho así es responsabilidad de los padres” expresaron los vecinos. Estos últimos se solidarizaron con los oficiales heridos, ya que desde que se instaló la casilla de seguridad en el barrio se sienten protegidos, y jamás tuvieron inconvenientes.