Manzanares lloró ante Bonadio, pidió perdón y dijo que no tiene “nada por qué vivir”

El excontador de los Kirchner se quebró durante su declaración de más de 30 horas Víctor Manzanares lloró durante su declaración como imputado colaborador en la causa de los cuadernos. En un momento de las 30 horas que estuvo ante el juez Claudio Bonadio, el contador recordó a su padre y rememoró su historia de vida en el…

Manzanares lloró ante Bonadio, pidió perdón y dijo que no tiene “nada por qué vivir”

El excontador de los Kirchner se quebró durante su declaración de más de 30 horas

Víctor Manzanares lloró durante su declaración como imputado colaborador en la causa de los cuadernos. En un momento de las 30 horas que estuvo ante el juez Claudio Bonadio, el contador recordó a su padre y rememoró su historia de vida en el sur de la Argentina. Eso lo quebró. En TN Central, su abogado, admitió que teme por la familia. “No tengo nada por qué vivir“, me dijo.

Según publicó TN, Roberto Herrera comentó que Manzanares aportó elementos en la causa de Daniel Muñoz, exsecretario privado de Kirchner, ya que ahí “es donde más se siente involucrado y con una responsabilidad”. “Lo que manifestó es que si hizo algo, quiere pagar ante la Justicia lo que hizo. Quiso sacárselo de su interior, desde la culpabilidad. No dijo que es inocente, ni que fue víctima. Manifestó el arrepentimiento que es sincero. No es sencillo eso”, apuntó.

El representante legal de Manzanares confirmó que le pidió perdón al pueblo de Santa Cruz y que no pidió salir de la cárcel, como hicieron otros arrepentidos. Además reveló que teme por lo que pueda pasar con su familia. “Cree que su vida está terminada, inclusive profesionalmente. ‘No tengo nada por qué vivir’, me dijo. Solo le importan los hijos. Encima a ellos no los ve seguidos, ya que viven en Santa Cruz”, afirmó Herrera.