La UIA le apuntó a la supertasa por la crisis fabril y responsabilizó al ministro Dujovne

La crisis de la industria tiene un origen: el Banco Central. Así lo consideran algunos industriales, quienes aún esperan ser parte de una pulseada que tenga como ganador, aunque sea una vez, a un funcionario productivista. Los líderes de la Unión Industrial Argentina ( UIA) apuntaron contra la supertasa como responsable de la recesión fabril…

La UIA le apuntó a la supertasa por la crisis fabril y responsabilizó al ministro Dujovne

La crisis de la industria tiene un origen: el Banco Central. Así lo consideran algunos industriales, quienes aún esperan ser parte de una pulseada que tenga como ganador, aunque sea una vez, a un funcionario productivista. Los líderes de la Unión Industrial Argentina ( UIA) apuntaron contra la supertasa como responsable de la recesión fabril y lejos de confrontar con el Banco Central, ahora señalan como culpable al ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Sucede que para los empresarios del sector, Guido Sandleris -titular del Central- “no mueve el amperímetro sino que es Dujovne el que toma las decisiones”. El problema es que los industriales están convencidos de que el titular del Palacio de Hacienda “prefiere una actividad paralizada antes que tener problemas con el mundo financiero”.

“El nudo del problema es la tasa, no es sostenible. Todos manifiestan el mismo problema. El crédito es algo básico para cualquier política de desarrollo productivo”, afirmó a BAE Negocios uno de los vicepresidentes de la UIA, en estricto off the record.

El que le puso nombre fue el santafesino Guillermo Moretti, quien admitió que mantienen “diálogo con el gobierno” aunque lo calificó de “diálogo de sordos” al sostener que existen “tres años de caída y no hay una solución”. “El industrial está desprotegido”, disparó.

“El modelo económico actual no es un modelo de industrialización. Las tasas que están ofreciendo hoy los bancos son tasas de quiebre”, afirmó Moretti al programa El Mirador que se emite por FM Palermo.

Un grupo de mayor afinidad con el Gobierno logró establecer puentes directos con funcionarios de primera línea para buscar equilibrar el embate antifabril. Hubo encuentros secretos, incluso puertas para adentro, con el ministro Dante Sica, quien sirvió de nexo con el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Lo que buscaban saber desde la UIA era si el análisis atravesaba a todo el Gobierno o aún se mantiene una división con aquellos que ponen a los fabricantes como responsables de los males inflacionarios, según señalaron las fuentes consultadas.