La versión de Coudet sobre el apriete de la barra brava

“A mí nadie me pidió plata”, aclaró el técnico, uno de los testigos del hecho. Luego, agregó: “Se me hace extraño que todas las semanas tengamos un quilombito”. Racing no tiene paz ni cuando está puntero de la Superliga. Primero fue el escándalo de Ricardo Centurión y ahora el apriete de la barra a parte del plantel, con Eduardo Coudet y Lisandro…

La versión de Coudet sobre el apriete de la barra brava

“A mí nadie me pidió plata”, aclaró el técnico, uno de los testigos del hecho. Luego, agregó: “Se me hace extraño que todas las semanas tengamos un quilombito”.

Racing no tiene paz ni cuando está puntero de la Superliga. Primero fue el escándalo de Ricardo Centurión y ahora el apriete de la barra a parte del plantel, con Eduardo Coudet y Lisandro López como testigos, algo que el propio DT se encargó de minimizar: habló de “socios” y de un “pedido de buena manera”.

“Yo de la barra no conozco a nadie porque estoy hace poco; no digo que no existan pero lo desconozco. De buena forma hicieron un pedido que es habitual a través de los años, que es un juego de remeras, que no sé si las sortearán o qué pero se hace todos los años”, explicó Coudet.

Tanto el entrenador como Lisandro López fueron citados por la fiscal María Alejandra Olmos Coronel, pero ninguno de los dos se presentó y volverán a ser convocados en breve. “Damián -el utilero- no ha ido a hacer ninguna denuncia, sino que lo han llamado a declarar por el mismo tema”, agregó.

A mí nadie me pidió plata, pero se me hace extraño que todas las semanas tenemos un quilombito nuevo en Racing… para los que no se enteraron, todavía vamos punteros y solos”, criticó. Por último, Coudet destacó la mentalidad del equipo en el tramo final del torneo y pidió “cambiar el chip”: “Estamos esperando la fatalidad constantemente”, lamentó.