En plena crisis, fomentan la industria del conocimiento

Como una gota a un océano de políticas contractivas, el presidente Mauricio Macri lanzó ayer un proyecto de ley con beneficios fiscales para desarrollar el amplio y heterogéneo sector conocido como industria del conocimiento. Con promesa de creación de más de 200.000 puestos de trabajo “directos y de calidad” y de expansión de las exportaciones…

En plena crisis, fomentan la industria del conocimiento

Como una gota a un océano de políticas contractivas, el presidente Mauricio Macri lanzó ayer un proyecto de ley con beneficios fiscales para desarrollar el amplio y heterogéneo sector conocido como industria del conocimiento. Con promesa de creación de más de 200.000 puestos de trabajo “directos y de calidad” y de expansión de las exportaciones sectoriales de los actuales u$s6.500 millones a u$s15.000 millones anuales en 2030, el Ejecutivo enviará hoy al Congreso el texto que busca reemplazar a partir del próximo años la Ley del Software, que vencerá en diciembre.

El paquete de incentivos incluye un recorte del 15% en el impuesto a las Ganancias para las empresas de la rama; una rebaja del “costo laboral” mediante un adelanto del mínimo no imponible para las contribuciones patronales, que la reforma tributaria fijó para 2022, tal como se hizo con el sector textil y las economías regionales; la “estabilidad fiscal”, que hará que estas firmas no tengan incrementos en su carga tributaria; y la ratificación del piso de u$s600.000 millones anuales en exportaciones para el pago de retenciones.

Macri se reunió a primera hora con empresarios del sector que “colaboraron en la redacción del proyecto”. El Gobierno intenta recomponer la relación con un sector que puso el grito en el cielo cuando, por orden del FMI, se fijaron las retenciones en el marco del plan de déficit cero. Luego, la presentación en conferencia de prensa corrió por cuenta del ministro de Producción, Dante Sica; el secretario de Pymes, Mariano Mayer; y los ejecutivos Martín Migoya (Globant), Sergio Kaufman (Accenture), Graciela Ciccia (Cámara Argentina de Biotecnología) y Aníbal Carmona (Cámara de la Industria del Software).

Los funcionarios marcaron que el proyecto amplía el alcance de la ley de software a la biotecnología, la producción audiovisual, la consultoría y la robótica, entre otras ramas. Y señalaron como metas un salto de las exportaciones del sector (el tercero en peso detrás del sojero y el automotriz) a u$s15.000 millones y la duplicación de los actuales 215.000 empleos asalariados directos de acá a 2030. Un anuncio en clave electoral en el peor momento de la crisis para actividad económica y el mercado laboral, pero que fomenta un sector con potencial.

“Con este mejor marco normativo, más un tipo de cambio competitivo y la apertura de mercados, deberíamos expandir mucho las exportaciones”, dijo Mayer en diálogo con BAE Negocios.

El director de Epyca, Martín Kalos, analizó la iniciativa: “Es un buen paso porque propone un impulso aunque sea para un sector al que se le ve un potencial de desarrollo. Eso debería enmarcarse en una política integral, que este Gobierno no tiene, que marque con qué otras ramas se encadenaría porque la economía del conocimiento puede ser un gran engranaje para dinamizar otras industrias”.