Comunidades de distintos puntos de la provincia honraron a la beata

La celebración en honor a Mama Antula cobijó a miles de fieles de distintos puntos de la provincia y el país.Los mismos llegaron al encuentro anual con la beata para agradecer, orar y sobre todo para celebrar a Mama Antula, quien está muy cerca de convertirse en santa.El Multimedio presenció toda la jornada de alegría…

Comunidades de distintos puntos de la provincia honraron a la beata

La celebración en honor a Mama Antula cobijó a miles de fieles de distintos puntos de la provincia y el país.

Los mismos llegaron al encuentro anual con la beata para agradecer, orar y sobre todo para celebrar a Mama Antula, quien está muy cerca de convertirse en santa.

El Multimedio presenció toda la jornada de alegría que se vivió ayer y dialogó con los fieles y las comunidades presentes. En este sentido, desde la comunidad de San Cayetano, de Maco, expresaron que “cada año es una alegría mayor poder visitar a la Mama Antula, para nosotros es un orgullo poder estar aquí con ella y ver cuántas personas la adoran porque se lo merece”.

Por otro lado, Ana y Martha, de 45 y 58 años, expresaron: “Siempre venimos por Mama Antula y a tomar gracias de Nuestra Señora de Montserrat”. Por su parte Ana María, docente de la provincia de Tucumán, comentó al Multimedio: “Venimos desde el primer año, siempre llegamos (con su familia) para buscar paz ya que el obispo Bokalic una vez nos dijo que cuando nos haga falta paz lleguemos hasta aquí y así es, nos da mucha paz y estamos agradecidos por eso”.

En las distintas comunidades presentes se pudo observar gran presencia de jóvenes y niños devotos que participaban con gran entusiasmo de la gran fiesta en honor a María Antonia de San José.

Algunas de las comunidades que se hicieron presentes son San Nicolás de Bari, de la localidad de Maquito; San Agustín, de Árraga; Virgen del Carmen, de Nueva Francia; Nuestra Señora de Lourdes, de Santa María; Virgen del Valle, de Yanda; San Pedro, de Beltrán; San Esteban, de Maco; San Cayetano, de Maco, entre otras.

Presente

Al finalizar la santa misa central, que fue presidida por el obispo auxiliar de la Diócesis, Enrique Martínez Ossola, las comunidades hicieron entrega de un presente para la beata Mama Antula.

La comunidad de San Cayetano, de Maco, ofreció una zamba especialmente dedicada para la beata y alegró a todos los presentes con su ritmo y su esperanzadora letra.

Un día de fe y  expectativa de la santificación

Los festejos en la fiesta central en honor a la beata santiagueña finalizaron luego del almuerzo comunitario que se realizó al término de la misa central.

Se desarrolló un fogón artístico en el cual las agrupaciones de danzas y bailes presentes le pusieron ritmo y alegría a toda la celebración.

La fiesta patronal se vivió en un marco de fe, alegría y sobre todas las cosas en un clima de emoción. Los fieles de Mama Antula están muy contentos y emocionados al conocer que para la beatificación de María Antonia de San José solo resta reconocer su segundo milagro. Sobre ello, el obispo Bokalic explicó, en su oportunidad, que ya está en la Santa Sede el estudio que hizo una comisión del Arzobispado de Santa Fe.

Niños y jóvenes participaron con gran devoción y alegría 

Los jóvenes también son partícipes de esta historia de fe y devoción que se manifestó a lo largo de las actividades por la festividad de la beata santiagueña.

Sofía y Camila, de 13 y 18 años, respectivamente forman parte del grupo de peregrinos “Jessy”.

Camila, quien hace 4 años forma parte del grupo, expresó que “camino desde el primer día que formo parte del grupo y es muy lindo”.

Por su parte, Sofía, quien participa en las actividades desde los 4 años comentó al Multimedio que realiza esta tarea porque “ir en servicio en la procesión es muy lindo para mí, me gusta ayudar a los demás y cooperar en la organización y la seguridad de cada peregrinación”.

Asimismo, las comunidades estaban formadas por niños desde los 5 años que con sus vestimentas especiales y sus cantos pusieron el toque de ternura a la gran celebración de fe que se vivió hasta horas de la tarde de la jornada de ayer en Villa Silípica.