La importancia de la Reanimación Cardiopulmonar

La muerte súbita o parada cardíaca es un problema que ocurre de forma inesperada y con relativa frecuencia. En muchos casos, esto ocurre porque el corazón se para como consecuencia de una arritmia letal. “El reconocimiento rápido de la situación y actuar con eficacia en las maniobras de reanimación puede salvar muchas vidas”, aseguran profesionales…

La importancia de la Reanimación Cardiopulmonar

La muerte súbita o parada cardíaca es un problema que ocurre de forma inesperada y con relativa frecuencia. En muchos casos, esto ocurre porque el corazón se para como consecuencia de una arritmia letal. “El reconocimiento rápido de la situación y actuar con eficacia en las maniobras de reanimación puede salvar muchas vidas”, aseguran profesionales que brindan clases de reanimación cardiopulmonar (RCP), quienes también comentaron que “es mucho mejor hacer algo que no hacer nada en absoluto. La diferencia entre hacer algo y no hacer nada podría salvarle la vida a alguien”. De estos conocimientos y/o inseguridad está la diferencia entre salvarle la vida a alguien y evitar que la pierda.

Carlos Beltrán, técnico en hemoterapia y formado en RCP, explicó la diferencia entre salvar una vida y evitar que se pierda: “El RCP es una técnica a través de la cual, ante una situación de emergencia, se puede salvar una vida. Se basa en dos puntos principales: Compresión torácica e insuflaciones por el método boca a boca para incorporar oxígeno a ese cuerpo y así oxigenar en especial al cerebro y otros órganos vitales. Por otro lado, se realiza la compresión torácica que reemplaza al movimiento autónomo del corazón y reactiva la circulación sanguínea para transportar oxígeno a la células con la misión de mantenerlas vivas. Esta maniobra sirve para mantener la línea de vida hasta la llegada de personal de emergencia”, argumentó.

Por ello, para aprender correctamente la reanimación cardiopulmonar se recomienda completar un curso de capacitación de primeros auxilios acreditado que incluya la RCP y cómo usar un desfibrilador externo automático.

RCP en niños y adualtos

La realización de las técnicas de reanimación se diferencian según la víctima. A pesar de que lo mejor siempre será completar cursos profesionales de instrucción, según la información adquirida, estos son los pasos a seguir: 1. Dejar al niño en la posición en la que se ha encontrado, salvo que esté en peligro, 2. Comprobar su estado y pedir ayuda según sea la situación, 3. Reevaluar de forma periódica, 4. Corroborar si respira: Cabeza en posición neutra, 5. Dar cinco insuflaciones: Si el pecho del bebé se eleva menos de dos veces, modifique la posición del cuello; si no se eleva aún así: pensar en obstrucción de vía aérea, 6. Comprobar si existe algún tipo de movimiento, tos o emite sonidos: realizar el masaje cardíaco (comprimir 1/3 del diámetro anteroposterior del tórax).

Según las informaciones, en el caso de los adultos, la técnica de RCP se diferencia en el masaje cardíaco. En mayores se recomienda realizar 30 compresiones (Ritmo 100-120 compresiones/min) y dos ventilaciones. De igual modo, antes de realizar cada maniobra se recomienda pedir ayuda profesional por teléfono, luego actuar con seguridad y calma.

Las posibilidades de supervivencia de una persona que padece una parada respiratoria aumentan considerablemente si se actúa rápidamente. Por ello se debe realizar RCP durante los cuatro primeros minutos, para que los órganos del paciente no resulten tan dañados.