¿En qué anda la actriz Lisa Edelstein de House?

Edelstein en la piel de Cuddy, el personaje que la consolidó como una de las grandez actrices de la pantalla chica Durante siete años, Lisa Cuddy fue una de las pocas personas capaces de lidiar con House ( Hugh Laurie ), un misántropo pero brillante médico, que fascinó al público con su personalidad tóxica. El…

¿En qué anda la actriz Lisa Edelstein de House?

Edelstein en la piel de Cuddy, el personaje que la consolidó como una de las grandez actrices de la pantalla chica

Durante siete años, Lisa Cuddy fue una de las pocas personas capaces de lidiar con House ( Hugh Laurie ), un misántropo pero brillante médico, que fascinó al público con su personalidad tóxica. El trabajo de la actriz Lisa Edelstein en la piel de la directora del hospital Plainsboro fue uno de los mejores de su carrera, pudiendo estar a la altura del protagonista, que se llevaba por delante al resto del elenco. Los fans de esta serie se encariñaron con Cuddy, y así su rostro se convirtió en uno de los más populares de la pantalla chica en su momento. Pero, a siete años de la despedida de esta ficción de la televisión, nos preguntamos en qué anduvo la actriz durante estos años y en dónde podemos verla actualmente.

Su llegada a la televisión

Desde sus inicios profesionales y con poco más de 25 años, Edelstein encontró en la tele su lugar de preferencia. Luego de hacerse conocida en los circuitos de clubes nocturnos neoyorquinos por su actitud en el escenario, rápidamente comenzó a aparecer en televisión en papeles pequeños. Su currículum pronto incluyó míticas comedias como
Seinfeld, Mad About You, Ned and Stacey, Frasier y
The Larry Sanders Show. A finales de los noventa llegó la oportunidad de encarnar a una prostituta en
The West Wing, un personaje que le permitió elaborar un registro muy alejado del humor y aunque solo estuvo en cinco episodios de la primera temporada, su trabajo alcanzó para ponerla en el radar de Bryan Singer , el director que se encontraba impulsando un proyecto llamado
Doctor House. Singer le envió una copia del piloto y Edelstein hizo el casting para Cuddy. El resto es historia.

La vida después de House

Luego de pasar por otras dos ficciones muy populares como
Ally McBeal y
Felicity, en 2004 Edelstein se convirtió en la gran heroína de los pacientes que caían en las arrogantes (pero brillantes) manos de Gregory House. Después de siete temporadas como Cuddy, construyendo un rol que, como el de su coprotagonista atravesaba situaciones de evolución constante, ella se despidió de la serie cuando entraba en su última temporada. El motivo de su partida no tuvo que ver con razones creativas sino salariales, ya que le ofrecieron un aumento muy reducido en comparación a la importancia de su personaje. A partir de ahí comenzó un recorrido por distintas ficciones, siempre interpretando papeles cortos, con personajes que tenían pocos episodios, pero que le permitían surfear distintos universos (algo que su extensa permanencia en
House le había impedido). Uno de sus siguientes trabajos fue en el mundo de la animación. Luego de prestar su voz a los dibujos animados de
Superman como Mercy, la guardaespaldas de Lex Luthor, la actriz participó en
American Dad, la sátira de Seth MacFarlane.

En años posteriores también participó en
Elementary, The Good Wife, House of Lies e incluso
Scandal. Cada una de esas ficciones encontró en Edelstein a una gran actriz para personajes que, lamentablemente, muchas veces no superaban un capítulo de permanencia. Incluso en
Castle, el policial de culto protagonizada por Nathan Fillion, solo estuvo tres episodios, pero su aparición fue aplaudida por el público que la seguía fielmente.

Un nuevo protagónico

Durante 2013 Edelstein estuvo involucrada en
La leyenda de Korra, una serie de animación en la que le puso su voz a Kya. La ficción no era de las más interesantes para el público infantil, pero Korra tenía un elenco de lo más variado que contaba con J. K. Simmons, Lance Henriksen, Rami Malek, Anne Heche, Henry Rollins, Steven Yeun y Kiernan Shipka. Al año siguiente, la actriz recibió la oferta de un nuevo protagónico para la pantalla chica. Marti Noxon,
una importante autora televisiva que había trabajado en Buffy la Cazavampiros y que por esos años
preparaba una ambiciosa miniserie titulada Sharp Objects estaba produciendo una historia basada en los libros
Girlfriend´s Guide to Divorce.

En
Girlfriend´s Guide to Divorce, la actriz interpretó a Abby McCarthy, una gurú de la autoayuda que en secreto debía esconder su divorcio con el objetivo de no perder credibilidad ante sus lectores y lectoras. Poco a poco, su situación personal comenzaba a salir a la luz y la escritora debía aceptar que había llegado el momento de abrazar una vida de soltería y no de falsos matrimonios. La serie tuvo un recorrido algo irregular y a lo largo de 45 episodios distribuidos en cinco temporadas, Edelstein estuvo al frente de la trama. En los Estados Unidos, esta producción fue un pequeño suceso, pero el entusiasmo no superó las fronteras de ese país y por fuera de allí pasó sin pena ni gloria. En 2018 la historia cerró sus puertas y Lisa comenzó nuevamente a evaluar cuáles podían ser sus próximos proyectos.

Su llegada al mundo de Chuck Lorre

En 2018 Lisa volvió a participar de una ficción centrada en el mundo de los hospitales. En
The Good Doctor y durante cinco episodios de la segunda temporada, interpretó a Marina Blaze, una oncóloga de mucha personalidad que, en más de un aspecto, tenía ecos de Cuddy. Su papel allí fue breve, pero dejó una huellay lo más importante fue que Edelstein tuvo la posibilidad de volver a trabajar junto a David Shore, creador no solo de esa serie sino también de
Doctor House.

En el mismo año volvió al terreno de la comedia y se incorporó a uno de los títulos más aplaudidos de 2018:
El método Kominsky. La propuesta de Netflix,
que este año ganó en la categoría mejor comedia en los Globo de oro, marcó la vuelta de Michael Douglas a la pantalla. En esa historia, el actor de
Atracción fatal interpreta a un profesor de actuación que no logra saltar a la fama. La trama cuenta cómo es la vida de ese maestro y cómo transcurre su vejez junto a Norman (Alan Arkin), su gran amigo y agente.
La propuesta de Chuck Lorre tiene una importante dosis de comedia matizada con toques dramáticos y con protagonistas mucho más ricos que los de otros productos previos de su autoría como por ejemplo
Two and a Half Men. En esta ficción Lisa es Phoebe, la hija de Norman, una mujer presa de sus adicciones y con una tormentosa relación con sus padres. Edelstein logra acá una difícil composición desdramatizando y poniéndole humor a una situación muy difícil.

Con tres largometrajes en carpeta (
Dr. Bird´s Advice for Sad Poets, Confessions of a Sociopath y
Phoenix, Oregon) y establecida como una intérprete versátil, Lisa Edelstein no deja de ampliar sus horizontes con el objetivo de construir una carrera que le permita explorar todo tipo de personajes y proyectos.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.