El país asiático que estuvo al borde del desastre y ahora supera a China en crecimiento económico

Bangladesh atraviesa un boom económico, con el aumento en los ingresos per cápita. Crédito: Getty Images 25 de febrero de 2020  • 12:48 En un momento en el que las economías de los gigantes asiáticos están estancadas, si no ralentizadas, un país que desde su fundación fue considerado un “caso perdido” ha registrado un crecimiento…

El país asiático que estuvo al borde del desastre y ahora supera a China en crecimiento económico

Bangladesh atraviesa un boom económico, con el aumento en los ingresos per cápita. Crédito: Getty Images
25 de febrero de 2020  • 12:48

En un momento en el que las economías de los gigantes asiáticos
están estancadas, si no ralentizadas, un país que desde su fundación fue considerado un
“caso perdido” ha registrado un crecimiento asombroso en los últimos años: Bangladesh.

Agobiado
por inestabilidad política, corrupción, desastres naturales, hambruna y pobreza, el país en el sur de Asia ha estado catalogado por la ONU desde hace décadas como el país menos desarrollado (PMD) del mundo en términos de su población y tamaño económico. Sin embargo,
gracias a un boom económico, combinado con mejoras en la educación y salud pública y un menor índice de vulnerabilidad, se proyecta que el país se librará de la onerosa etiqueta PMD en 2024, según el Comité de Políticas de Desarrollo de Naciones Unidas.

Bangladesh
registra ahora un índice de crecimiento que ronda el 8%, por encima del promedio asiático y muy superior a su enorme vecino India, de acuerdo a las cifras del Banco de Desarrollo Asiático (BDA). Se prevé que China crecerá 5,9% en 2020. También ha aumentado sus ingresos per cápita, con una caída en el número de personas que viven por debajo de la línea de la pobreza de 73,5%, en 2010, a 10,4%, en 2018.

Además, el Informe de Competitividad Global 2019 del Foro Económico Mundial declaró que Bangladesh había sido el segundo país de Asia en mejorar su posición en esa tabla. “Es una
recuperación milagrosa, impensable hace 20 años”, comenta Sabir Mustafa, editor del Servicio Bengalí de la BBC.

Un inicio adverso

Bangladesh es uno de los países más densamente poblados,
con 162 millones apiñados en sólo 143.998 km cuadrados, un área definida por los deltas de varios ríos que desembocan en la Bahía de Bengala. Conocido anteriormente como Pakistán Oriental, cuando Bangladesh logró su independencia en 1971 ya era un país increíblemente pobre, con un índice de crecimiento de producto bruto interno (PBI) de -14%, según el Banco Mundial.

La comunidad internacional lo consideró un “caso perdido”,
un “saco roto” que necesitaría ayuda exterior perpetua. Estuvo 15 años bajo gobierno militar y, aunque pudo superar la inestabilidad política y restablecer la democracia en los 90, la situación continuó volátil, hasta la llegada en 2009 de
un gobierno popular autoritario. El extremismo islámico ha aumentado en lo que tradicionalmente ha sido un país tolerante.


Bangladesh surgió del otrora Pakistán Oriental, con la comunidad internacional vaticinando que necesitaría ayuda exterior perpetua. Crédito: Getty Images

Otro factor que ha afectado la economía es su situación geográfica. Bangladesh es un país de baja altitud, propenso a ciclones e inundaciones. Es uno de los más vulnerables al cambio climático. Pero, en años recientes, el país ha estado dando
señales de desarrollo sostenido, gracias a su inversión en capital humano, incremento en PBI per cápita, mejoras en infraestructura y su resistencia a las calamidades económicas y ambientales.

La industria de la confección, iniciada en los años 70, se calcula que ahora genera US$30.000 millones, dice el Foro Económico Mundial. Pero su economía se ha ido diversificando.
Sin embargo, Bangladesh ha tomado pasos agigantados al encontrar nuevos mercados para sus exportaciones y atrayendo una gran cantidad de inversión extranjera.

Giros decisivos

El primer gran cambio sucedió en 1991, con el restablecimiento de la democracia que planteó una
igualdad de condiciones para los inversionistas, señala Sabir Mustafa, del Servicio Bengalí de la BBC. “Bajo la dictadura militar, la inversión sucedía en el marco de un capitalismo clientelista. Los que tenían contactos con los militares tenían todas las ventajas y se había desarrollado un monopolio. La corrupción estaba consumiendo todo”, explica.

La corrupción no desapareció, pero se abrió la economía, y con la democracia empezaron a entrar la inversiones. “No fue una avalancha -dice Sabir Mustafa-, pero Bangladesh se ganó poco a poco el prestigio de ser un país que estaba tratando de avanzar”.

En segundo lugar, desde los años 80, el país mantuvo
un muy buen récord de inversión en capital humano, particularmente en educación y salud pública. Hubo acceso generalizado a la educación primaria, privilegiando a las niñas y los cuidados de salud primaria redujeron la mortandad infantil.


La educación primaria a favorecido a las niñas. Crédito: Getty Images

Sucesivos gobiernos continuaron concentrándose en la enseñanza, expandiéndola a la educación secundaria y superior. Hasta los años 80, la educación superior estaba en manos del gobierno, ofrecida a través de universidades públicas. También apostó por las instituciones privadas. Actualmente, hay más de 100 universidades privadas.

El resultado ha sido una fuerza
laboral educada que está entrando en el muy importante sector de servicios, que corresponde a un 50% del PBI del país. Según Mustafa, un factor que no se puede obviar en el desarrollo bangladesí es el papel de las ONG, que potenciaron la labor del gobierno desde los años 80. “El Estado no era lo suficientemente grande como para suplir todos los servicios de educación, proyectos de nutrición y empoderamiento de las mujeres”, explica.

“Las ONG entraron a llenar esos vacíos, creando escuelas informales para los excluidos, proveyendo salud primaria y hasta trayendo capital extranjero a proyectos en los que el gobierno no tenía el dinero para cumplir”, añade.

Mega proyectos

El tercer momento clave fue la llegada al poder de la primera ministra Sheikh Hasina, en 2009. Su campaña se había enfocado en invertir en infraestructura, empezando por la generación de energía eléctrica. Bangladesh era conocido por sus apagones. Sólo el 47% de la población tenía acceso a la electricidad.
Una gran inversión en el tendido eléctrico aumentó la generación energética un 300%, brindando servicio al 95% de la ciudadanía y con efectos positivos en la economía.

Se impulsaron la industria, la agricultura -que depende de la irrigación artificial- y otros sectores. El gobierno de Hasina luego se concentró en rutas y vías de comunicación, emprendiendo enormes proyectos, como la construcción de un puente de 6 kilómetros sobre el río Padma para conectar una tercera parte del país con el resto del territorio.


El gobierno de Sheikh Hasina ha sido decisivo en el impulso de la economía. Crédito: Getty Images

“Normalmente, ese tipo de proyectos son financiados por el Banco Mundial, pero el banco rehusó hacerlo por temor a la corrupción”, resaltó el editor del Servicio Bengalí de la BBC. Así que el gobierno decidió invertir su propio dinero. “Ningún otro gobierno se hubiera atrevido a invertir US$3000 o US$4000 millones de su propio dinero en semejante proyecto”, destacó.

Esa fue una expresión de la confianza del gobierno en sus propias capacidades. Aunque el índice de crecimiento de PBI cayó otra vez en 2012 y 2014,
debido a un período de mucho conflicto político y violencia -tras unas cuestionadas elecciones- que afectaron la productividad y las exportaciones, Sheikh Hasina pudo contener el conflicto y la economía empezó a crecer, hasta el actual 8% al año.

Industria tradicional y diversificación

Bangladesh ha dependido extensamente de la industria textil, exportando ropa confeccionada a la Unión Europea y Estados Unidos, que le representa unos US$15.000 millones en ingresos. La industria de la confección ha ofrecido oportunidades de empleo a mujeres de zonas rurales que, con anterioridad, no habían tenido la posibilidad de ser parte de la fuerza laboral.


La industria textil y de confección ha sido fundamental. Crédito: Getty Images

Otra fuente son las remesas: US$14.000 millones al año son enviados por trabajadores que viven en el exterior, principalmente de los países del Golfo Árabe y el Sudeste Asiático, como Singapur, Malasia, Arabia Saudita, Qatar y Bahréin. Estas son las dos principales fuentes de dólares, pero también está diversificando su economía: la producción en cuero es grande, también los alimentos congelados, como langostinos; y, en años recientes, incluso productos agrícolas han empezado exportarse.

El desarrollo de la industria tecnológica es central a la transformación digital y en la continuidad del crecimiento económico. Bangladesh ha estado siguiendo el modelo indio, queriéndose convertir en un centro de programación de software y tercerización de servicios. Todavía hay limitaciones, como el idioma, comenta Mustafa, pero la esperanza es que el mundo digital sea la próxima revolución en el país.

Haciendo frente a la naturaleza

Como se dijo,
Bangladesh es un país de baja altitud, propenso a ciclones e inundaciones. Es uno de los más vulnerables al cambio climático. En 1991, fue golpeado por un catastrófico ciclón que cobró casi 150.000 vidas y causó daños por US$1700 millones.


El país es propenso a ciclones y severas inundaciones. Crédito: Getty Images

Desde entonces, a pesar de las tormentas tropicales anuales,
Bangladesh ha aprendido a manejar los efectos devastadores de la naturaleza. “En las zonas costeras plantaron bosques, que controlan y bloquean las inundaciones que son las que causan más muertes, y construyeron cientos de refugios con voluntarios que trabajan allí”, dice Mustafa.

También cuenta con un sistema de salud que se despliega para tratar a los heridos y afectados por las enfermedades que generan las inundaciones.
“Bangladesh tiene un sistema de manejo de desastres mejor que el de India”, asegura el editor del Servicio Bengalí de la BBC.

Ahora, el gran desafío viene del cambio climático. Está enfrentando una futura emigración masiva de sus zonas costeras. Así que Bangladesh está empezando a solicitar a países occidentales que abran sus puertas a los “refugiados climáticos”, porque ese desplazamiento no lo puede absorber internamente.

“No es algo en lo que los países occidentales están interesados -señala el editor-, por eso están explorando medidas e inversión en proyectos de mitigación para que la gente se adapte a su nuevo ambiente”. Los investigadores están trabajando
en el desarrollo de semillas que resistan la salinización del agua por inundación, por ejemplo. “Lo podrán hacer”, sostiene Mustafa.

La otra cara de la moneda

La gran mancha en esta próspera economía es la
corrupción. “Es endémica desde arriba hacia abajo y nadie sabe cómo lidiar con el problema a pesar de que el gobierno insiste en que lo está haciendo”, sostiene Mustafa. Uno de los sectores más afectados es la banca, que, según el editor del Servicio Bengalí, soporta casi US$11.000 millones en préstamos que nunca serán saldados, porque son de personas políticamente conectadas.


La corrupción en Bangladesh es “endémica”. Crédito: Getty Images

Al no tener los recursos,
los bancos no pueden dar créditos a quienes los necesitan, por ejemplo, a la pequeña y mediana industria. Al mismo tiempo, el gobierno exige préstamos para sus ambiciosos proyectos y está muy endeudado. “Es un problema que continuará incubándose y podría resultar en un colapso, como pasó en Occidente en 2008, sólo que Bangladesh no tendría cómo rescatar la banca, ni imponer un período de austeridad, porque necesita más dinero para pagar su deuda, no menos”, alega.

“Es el problema de un gobierno autoritario en el que no hay rendición de cuentas, porque hay que mantener contentas a algunas personas: aquellas que necesita para sostenerse”. Mustafa dice que
en los últimos 10 años ha habido enormes escándalos financieros, todos conectados con personas influyentes, que, por lo tanto, no enfrentan cargos y salen libres. “Las empresas de confección necesitan gerentes, expertos en marketing y comunicadores. Para eso, van a buscarlos a Sri Lanka o India, porque los bangladesíes no tienen esas capacidades ni el idioma requeridos”, añade.

Para poder asegurar la continua inversión en el país y garantizar su desarrollo,
el gobierno debe enfrentar la corrupción y los enredos burocráticos que hacen que los inversionistas prefieran ir con su dinero a otra parte, asegura el editor del Servicio Bengalí de la BBC. Si Bangladesh ha podido hacerle frente a los embates de la naturaleza, puede hacerle frente a la corrupción y la burocracia, sostiene Mustafa. “Estos no son actos de Dios, son creados por humanos, son problemas que el gobierno puede abordar y están dentro de su control”, concluye.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *