NBA: el plan para Zion Williamson, la montaña de músculos a la que le enseñan a caminar

Zion Williamson está realizando una plan de reeducación física: le enseñan a caminar y a correr de una forma diferente para cuidar sus articulaciones Crédito: USA TODAY Tiene 125 millones de dólares asegurados sin debutar en la NBA. Su condición de futuro heredero de LeBron James concentró todas las luces. Espectacular y explosivo. Potente como…

NBA: el plan para Zion Williamson, la montaña de músculos a la que le enseñan a caminar

Zion Williamson está realizando una plan de reeducación física: le enseñan a caminar y a correr de una forma diferente para cuidar sus articulaciones Crédito: USA TODAY

Tiene 125 millones de dólares asegurados sin debutar en la
NBA. Su condición de futuro heredero de LeBron James concentró todas las luces. Espectacular y explosivo. Potente como pocos. Una lesión y estupor. Las rodillas no soportaron semejante estructura: 129 kilos y 1,98 metros de altura.
Zion Williamson paralizó el plantea básquetbol. Y eso, indudablemente repercutió en
New Orleans Pelicans, la franquicia que había depositado su ilusión sobre este chico de 19 años. Por lo tanto, el plan se enfocó en recuperar a semejante proyecto y desde entonces se buscaron todos los métodos posibles para reeducar a Zion.

Cuando se conoció que lo iban a operar de los meniscos de la rodilla derecha, se anunció que en siete u ocho semanas podría estar dentro de una cancha compitiendo con sus compañeros. Sin embargo, ya lleva tres meses y nada. Paso por paso. Hay que quitarle el dolor y evitar una nueva caída. No es simple sostener a este pequeño gigante. Las estrategias deben ser muy controladas, porque algunos pedían que baje de peso para poder competir, como fue el caso de Charles Barkley que advirtió que Zion no iba a poder jugar en la NBA con esa cantidad de kilos. Pero después de varios estudios determinaron que hacer eso le quitaría explosividad a su juego y fuerza en el despegue hacia el aro.

Entonces, lo que se buscó fue enseñarle a caminar y a correr ¿Cómo es eso? El staff técnico de los Pelicans trabaja sobre la cadena cinética de su cuerpo, lo que implica que debe lograr una mayor calidad de movimiento para cuidar sus articulaciones. Se trata de acentuar la coordinación y la destreza. Un plan similar aplicó Golden State Warriors con Stephen Curry, ya que el base en sus primeros años en la franquicia sufría porque sus tobillos no les respondían a las exigencias de la competencia.

Desde hace algunas semanas se lo comenzó a ver a Williamson trabajar en la cancha antes de los partidos. Circularon algunos videos en los que volcó una pelota con la furia de siempre. Antes del duelo entre los Pelicans con los Nuggets, el periodista de ESPN, Jorge Sedano, se acercó a Zion para charlar y el jugador le contó que le están enseñando a caminar y a correr de una manera diferente, que trabajan todo el tiempo sobre la cinética de su cuerpo.

En las tareas específicas, el potente Zion se dedica a trabajar con los entrenadores en sesiones de tiro y tras las rutinas habituales, tiene entrenamientos de 90 minutos a través de juegos para realizar diferentes movimientos corporales. La talla y el peso del jugador ejerce mucha presión sobre las articulaciones y los ligamentos, por eso los especialistas de la franquicia también se concentraron sobre la alimentación del jugador. Pero todo debe ser muy medido, ya que pretenden que la dieta le permita estar un poco más liviano, pero sin perder músculo ni explosividad.

En esa charla de Williamson con Sedano se supo que el jugador está muy confiado en el plan que tiene la franquicia para él. Si bien confesó que esperaba estar jugando desde hace un par de semanas, sigue al pie de la letra lo que le indican y respetará la intención de los Pelicans de completar, al menos, tres entrenamientos antes de debutar. Hace algunos días comenzó a realizar tareas de cinco contra cinco, tras superar las pruebas de acondicionamiento de pretemporada, algo que había anunciado David Griffin, el general manager de la franquicia de New Orleans.

No es la primera estrella seleccionada en el primer puesto del Draft que queda no logra explotar en su desembarco en la NBA. En las últimas selecciones se pudo advertir las dificultades que implican los cambios entre la competencia de elite y lo que realizan en las universidades. Los tres casos más significativos son los de Markelle Fultz, primero en el Draft de 2017, que apenas jugó 14 partidos en su primera experiencia en la NBA y 19 en la segunda. Una lesión en el hombro lo sacó de la cancha y en diciembre de 2018 le descubrieron que padece el síndrome TOS (Thoracic Outlet Syndrome), que afecta a los nervios del cuello y el hombro y tiene como resultado un funcionamiento anormal del movimiento del cuerpo.


Zion Williamson está realizando una plan de reeducación física: le enseñan a caminar y a correr de una forma diferente para cuidar sus articulaciones Crédito: USA TODAY

Otro caso es el del australiano Ben Simmons, primero en el Draft de 2016, que sufrió una fractura por stress en el quinto metatarsiano y no jugó en la temporada inicial. Y el pivote camerunés Joel Embiid, estuvo afuera casi una temporada y media, por la fractura en el hueso navicular del pie derecho.

Para comprender mejor qué implica la figura de Zion en la NBA y por qué la franquicia cuida al detalle cada acción sobre el jugador, sólo hace falta revisar el último acuerdo que Williamson cerró con Jordan Brand: la marca le ofreció un contrato de siete años a cambio de 75 millones de dólares. Incluso, en su lista de patrocinios aparece como uno de los más significativos la firma por tres años para ser la imagen de 2K, la empresa distribuidora de videojuegos, que tiene a Zion en la edición NBA2K20 como una de las principales figuras.

“Algunos dicen que somos idiotas por no hacerlo jugar, o que somos idiotas por no hacerlo jugar ya. La realidad es una sola y es que Williamson jugará apenas esté listo”. Las palabras de David Griffin, en una entrevista con USA TODAY Sports, marcan la presión que existe sobre la franquicia por tener a Zion adentro de la cancha, pero no quieren dar un paso apurado, incluso, ya comenzó a circular que cuando el chico de Salisbury regrese a las canchas será con una restricción de minutos e irá ascendiendo su presencia, en tanto y cuanto, adviertan que no corre riesgos de volver a lesionarse.

Así cuidan a esta montaña de músculos y talento. Celosos hasta el más mínimo detalle para que nada le ocurra al chico de los grandes negocios. Por eso hasta es necesario que le enseñen a caminar.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *